ACUSADO DE VENDER DROGAS

No declaró y quedó detenido

 

El hombre que había sido aprehendido el miércoles pasado, luego de un allanamiento en una casa del Barrio Monte Viggiano donde policías de la Federal incautaron marihuana, cocaína y más de veinte mil pesos, fue indagado ayer en Tribunales. Dada su discapacidad motriz sigue todavía en el Hospital Pintos, a la espera de un cupo para su traslado a una unidad penal.

Una casa situada en Alberdi entre Pringles y Tandil, el lugar donde la Policía realizó anteayer el allanamiento relacionado con esta infracción a la Ley de Estupefacientes.
POLICÍA FEDERAL/DELEGACIÓN AZUL
<
>
Una casa situada en Alberdi entre Pringles y Tandil, el lugar donde la Policía realizó anteayer el allanamiento relacionado con esta infracción a la Ley de Estupefacientes. POLICÍA FEDERAL/DELEGACIÓN AZUL

La aprehensión de un hombre implicado en una casa por drogas fue convertida en detención por un Juez de Garantías, después de que el ahora acusado de esta infracción a la Ley 23.737 se negara a declarar durante una indagatoria llevada a cabo ayer a la mañana en Tribunales.

Identificado por fuentes policiales y judiciales como Luis Carlos Alberto González y de 30 años, policías de la Delegación Azul de la Federal lo habían aprehendido durante un allanamiento que anteayer realizaron en su casa, ubicada en la calle Alberdi del Barrio Monte Viggiano de este medio.

La causa penal que por el caso se inició se está instruyendo a través de la UFI 22 que está a cargo de la fiscal Laura Margaretic.

Un pedido de esa Fiscalía se tradujo -el pasado miércoles por la tarde- en que desde el Juzgado de Garantías 3 departamental, que está a cargo de Juan José Suárez, se ordenara ese allanamiento que en la casa del encausado llevaron adelante los policías de la Delegación Azul de la Federal.

En la vivienda, en una habitación donde el imputado está postrado -después de que siendo menor de edad había sido baleado por un remisero al que intentó asaltar junto a un cómplice-, los efectivos de seguridad incautaron marihuana y cocaína para la venta al menudeo. También, elementos utilizados para el fraccionamiento de esas sustancias estupefacientes, entre los cuales hubo una balanza de precisión, y más de veinte mil pesos en efectivo.

Ese dinero, presumen los investigadores ahora, es producto de esa venta de droga que al parecer el acusado llevaba a cabo desde su casa, teniendo en cuenta su condición de discapacitado que le impide desplazarse por sus propios medios, ya que tiene paralizadas ambas piernas y uno de sus brazos, según un vocero judicial señaló ayer a EL TIEMPO.

Además de la detención para González, el Juez de Garantías que está interviniendo en esa causa penal que se sustancia desde la UFI 22 ordenó que el hombre sea trasladado a un establecimiento carcelario perteneciente al Servicio Penitenciario Bonaerense que reúna las condiciones para alojar a un interno con la discapacidad que el encausado posee.

Mientras tanto ese cupo se consigue, hasta anoche el hombre permanecía con custodia policial en el Hospital Pintos en carácter de detenido, el centro asistencial municipal al que había sido trasladado el miércoles pasado luego de que resultara aprehendido durante el allanamiento llevado a cabo en su casa.

Cumplía prisión domiciliaria

Hasta el miércoles pasado en que fue arrestado, Luis Carlos Alberto González cumplía prisión domiciliaria, después de que tiempo atrás había adquirido rango de firmeza un fallo de un juicio donde lo condenaron a una pena única de siete años de prisión por delitos vinculados también a infracciones relacionados con la Ley de Estupefacientes.

Ese beneficio -dijeron fuentes judiciales- le había sido otorgado desde el Juzgado de Ejecución Penal departamental que tiene sede en General Alvear y está a cargo de Adriana Bianco.

En junio del año 2013 también policías de la Federal habían allanado la vivienda del hombre, ocasión en la cual incautaron -al igual que sucedió anteayer- varias dosis de drogas ya listas para ser comercializadas al menudeo.

Desde la Fiscalía interviniente en la causa penal que ahora se está instruyendo se informó que González se negó a declarar ayer acusado de los delitos de comercialización de estupefacientes en dosis fraccionados directamente al consumidor y tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas, en concurso ideal.

Por esos mismos ilícitos, el juez de Garantías Suárez decidió posteriormente dar lugar al pedido formulado desde la UFI 22 para que su aprehensión fuera convertida en detención.

El dato

Diego Prado es el defensor Oficial que está patrocinando a González en esta nueva causa penal donde ha sido procesado otra vez por una infracción a la Ley de Estupefacientes. Teniendo en cuenta que su defendido padece la ya referida discapacidad motriz, el funcionario judicial había formulado ayer en el Juzgado de Garantías número 3 un pedido de excarcelación extraordinaria, presentación donde también pidió que el hombre -en caso de que el juez Suárez dé lugar a dicha solicitud- sea enviado al domicilio de una hermana suya.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *