“No dejemos que EL TIEMPO calle su voz”

LECTORES QUE SE EXPRESAN

Como desprendimiento de la publicación que se realizara el domingo 2 de febrero en la página 2 de este matutino www.diarioeltiempo.com.ar/caricia.html, lectores de EL TIEMPO aceptaron la propuesta de expresarse respecto de la difícil situación por la que atraviesa esta empresa. Lo hicieron libremente. He aquí algunas de esas consideraciones.

 

No mirar de reojo

Algún filósofo de la vida o alguien ligado al estudio de la existencia en sociedad debe haber expresado que  “cuando un medio de comunicación calla, el sentimiento de tristeza de la gente es imposible de medir”. Porque las sagradas misiones que tenemos quienes de uno u otro modo estamos ligados a un medio de difusión sabemos por sapiencia, pero también por sentido común, que ese silencio duele donde más sensibilidad tenemos. Porque nuestros maravillosos y viejos maestros nos enseñaron que haciendo nuestra tarea con la sana ética tan necesaria en estos días vacíos de sosiego, tendremos el merecido premio del aplauso o felicitación del oyente, del lector o del  televidente. Porque una sociedad que se tilde de tal no puede subsistir sin medios de comunicación que informen, entretengan o eduquen al pueblo todo. Porque el ruido de una radio encendida, el popular grito del canillita diciendo…diario!!! o una televisión mostrando el hoy o el ayer, no pueden estar silenciados, no pueden dejar de existir, no pueden mostrar oscuridad. Por todo esto considero que un grupo de personas, una formación comercial o en último caso todo un pueblo, no puede permitirse el lujo de mirar de reojo el posible cierre del querido diario que hoy sufre los embates de una economía dura.

Ruben Montaño

 

Por la continuidad de Diario El Tiempo

La Fundación Teatro Español de Azul Ciudad Cervantina cree necesario destacar la importancia y necesidad de lograr la continuidad de Diario El Tiempo. El medio local, de más de 85 años de vigencia, constituye en sí mismo un hecho cultural que la sociedad azuleña no puede darse el lujo de perder. Las páginas de Diario El Tiempo reflejan, como nadie, la historia de nuestra ciudad. En sus historias pasadas y presentes están condensados los hechos que nos orgullecen y que han dado forma a nuestra identidad y a nuestro devenir. Diario El Tiempo ha sido un medio comprometido en la difusión no sólo de los espectáculos que semanalmente se presentan en nuestro Teatro Español, sino de todas las actividades artísticas, culturales y comunitarias de Azul. Durante la reconstrucción del Teatro –tarea que demandó 25 años de esfuerzos conjuntos–, el Diario fue una pieza fundamental para dar cuenta de las marchas y contramarchas y lograr el compromiso de toda la comunidad. También ha acompañado el proceso que inició en 2004 con la Exposición “Cervantes: de La Mancha…a la Pampa” –realizada en el Teatro– y alcanzó en 2007 la declaración de Azul como “Ciudad Cervantina de la Argentina” y la realización del primer Festival Cervantino. Vale destacar la cordialidad y predisposición diarias de los trabajadores y las trabajadoras del Diario que a lo largo de todos estos años han acompañado la actividad artística del Teatro, brindando los espacios necesarios para dar a conocer las más destacadas propuestas escénicas y musicales que han pasado por nuestra Sala. Por todo lo dicho, y por la importancia de contar con un medio gráfico que nos permita no sólo acceder a la información sino también ejercer la libertad de expresión, es que hacemos un llamado en pos del mantenimiento y la continuidad de Diario El Tiempo.

Ezequiel Valicenti

 

La historia de todos nosotros

En Azul cuando decimos “el diario”, es El Tiempo; no hay dudas: 85 años que es el medio de comunicación escrito de toda una ciudad. Desayunar los domingos, el olor a tostadas y a café y…el diario. Desde mi infancia es así; escuchar a mis abuelos y los comentarios de las noticias, con mis padres y luego con amigos y familia. Todo pasó y pasa por sus páginas, bodas, nacimientos, profesionales recién graduados, fallecimientos, cultura, deportes y hasta…clasificados! Y esa foto de un casamiento, recortada, amarillenta por el paso del tiempo y atesorada por miles de parejas y luego las de sus hijos. En mi adolescencia las fotos de egresados de distintos establecimientos educativos. Y ahí estábamos…buscándonos en esas páginas con una mezcla de vergüenza y alegría. Con la llegada de la democracia todos los candidatos políticos, sus opiniones y sus equipos de trabajo…hasta las distintas mesas y lugares de votación. Debates sobre temas que interesan a los ciudadanos, que nos permiten reflexionar, disentir, coincidir, siempre pudiendo expresar las diferentes ideas. La palabra escrita, tan poderosa siempre. Las comunidades educativas, cooperadoras escolares, que siempre tienen su espacio incondicional pudiendo compartir así, actividades, proyectos y logros. En sus páginas encontramos agradecimientos al médico que salva vidas, al santito que protege y novenas que hay que publicar, junto a eso objetos perdidos y animales extraviados. Todo en un diario, increíble, pero real. A través de tantos años cambió su formato y diseño; de unas páginas enormes pasó a un formato más pequeño y actual; sus titulares un día aparecieron con color y nos sorprendió, nuestro diario se aggiornaba. A pesar de estar transitando esta era digital, de comunicación, de inmediatez, hay cosas que no hemos podido dejar. El diario en papel es una de ellas: insustituible, poder marcar un artículo que nos interesó, subrayar y hacer notas al margen como con los libros. AZULEÑOS: NO DEJEMOS QUE EL TIEMPO CALLE SU VOZ. Este diario es de todos; de la comunidad azuleña, que da empleo a periodistas, técnicos, fotógrafos, personal administrativo, etc. Diario El Tiempo es la historia de mis abuelos y de los tuyos; de nuestros padres y de nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros.

María Gabriela Sarno – Prof. de Ed. Especial

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *