DE RECORRIDA

  No está saliendo El Sol

 

En horas de la mañana de ayer, EL TIEMPO visitó el barrio El Sol con el objetivo de tomar contacto con las diferentes problemáticas con las que deben convivir los vecinos de esa zona de Azul. El balance, negativo. “Estamos abandonados”, dijo uno de los referentes de ese sector de la ciudad. Las gestiones de gobierno pasan y las respuestas continúan sin llegar.  

EL TIEMPO recorrió ayer el barrio El Sol, el cual por los cráteres que tiene en sus calles podría comenzar a llamarse La Luna, como bien apuntó un vecino de la ciudad. FOTOS NICOLÁS MURCIA

  

 

Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO

jciappina@diarioeltiempo.com.ar

 “Barrio El Sol: lo único que brilla es su nombre”. Ese fue el título utilizado hace unos 8 años para describir cuál era la situación en la que se encontraba ese sector de Azul en aquel momento. Ayer, visitamos nuevamente el lugar y a pesar de que el tiempo pasa –y nos vamos poniendo viejos-, los problemas con los que conviven a diario los vecinos de esa zona de la ciudad siguen siendo muy similares, por no decir los mismos. Las gestiones de gobierno también pasan, al igual que las soluciones, que pasan… pero de largo.

Muchos de los inconvenientes con los que tomamos contacto no difieren demasiado de los de otras zonas de la ciudad, con excepción de algunos, que son exclusivos de El Sol, como el “Desagüe-Basurero” (que se encuentra en el límite con el barrio SOEMPA) y los olores nauseabundos que surgen desde la planta purificadora de la CEAL.

De todo, como en botica

Ni bien ingresamos al barrio, uno de los vecinos se acercó a averiguar cuál era la razón por la que estábamos tomando imágenes del lugar4. Apenas se le dieron a conocer los motivos de la visita, sacó a relucir un batallón de quejas. “Lo del tránsito es un problemón. Por calle Jujuy pasan a lo loco. A mis hijos les tengo que decir que jueguen en el patio, porque a la calle no pueden ni salir. Camiones circulan constantemente y rompen todo. El estado de las calles es horrible. Cuando llueve no se puede pasar por ningún lado. El regador pasa solamente si viene tormenta. Cuando el cielo está por caerse, ahí pasa”. Y lo dijo todo sin repetir y sin soplar.

“Lo del tránsito es un problemón. Por calle Jujuy pasan a lo loco. A mis hijos les tengo que decir que jueguen en el patio, porque a la calle no pueden ni salir. Camiones pasan constantemente y rompen todo. El estado de las calles es horrible”, expresó un vecino de esa zona de Azul.

“Un milagro” en pleno barrio El Sol

Minutos después, caminando por las calles de El Sol nos encontramos con Luis Silva, quien supo estar al frente de la comisión vecinal de ese barrio hasta hace un tiempo. “¿Qué hacen por acá? Si estamos bárbaros”, dijo irónicamente mientras se acercó a saludar.  También contó que actualmente no hay conformada una entidad que represente a los vecinos del sector. “Seguimos estando abandonados”, remarcó.

De igual forma Silva contó que “las problemáticas son siempre las mismas. No nos dan respuestas en nada”. Además hizo hincapié en que “lo de la purificadora es un tema con el que no sabemos a quién acudir ya. Anoche el olor era tremendo. No se podía respirar, picaba la nariz”.

Pero antes de despedirse, Silva dejó un mensaje de fe y esperanza (es ironía, aclaro, por las dudas): “Hoy pasó el regador…es un milagro. No se puede creer”.

Una imagen que se repite en cada recorrida por El Sol. Las pésimas condiciones en las que se encuentra el desagüe ubicado entre ese barrio y el SOEMPA. Una problemática añeja por las cual los vecinos no reciben respuestas.

Un panorama que desalienta

El desagüe que se encuentra entre los barrios El Sol y el SOEMPA es otra de las añejas cuestiones con las que deben lidiar quienes conviven en esa zona de la ciudad.

Basura arrojada sin la más mínima responsabilidad y conciencia, roedores, insectos, “aromas” pestilentes…realmente todo un panorama desalentador.

Escenarios de similares características se pueden encontrar en varios de los terrenos baldíos que abundan en ese sector de Azul.

Abandono y desidia

Los reclamos que se oyen de la zona que ayer visitó este matutino se vienen escuchando desde hace años. La esencia de la cuestión está en que ya son varias las administraciones comunales que no atienden, con soluciones concretas, las necesidades que -a viva voz- los vecinos declaran como insatisfechas.

“Seguimos estando abandonados”. Esa frase de Luis Silva resume perfectamente las condiciones en las que se encuentra el barrio El Sol… que aunque las autoridades municipales no lo vean, siempre está.  

No son pocos los terrenos en mal estado que son caldo de cultivo de inconvenientes de diferentes tipo y factor para los vecinos de la zona.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *