VÉLEZ CLASIFICÓ A LOS CUARTOS DEL APERTURA

“No llegamos por casualidad”  

El logro futbolístico más importante en muchos años, un equipo convencido de su condición de equipo, un club convulsionado, una parcialidad ilusionada con un sueño siempre postergado. Juan Gérez sabe que, en buena medida, él es el hacedor de tanta alegría velezana. Con EL TIEMPO habló de este tiempo bueno y de la posibilidad que tiene el plantel que dirige de concebir otros todavía mejores.

El hombre al frente de Vélez. “¡Hay una revolución! Tanto de los dirigentes como de los hinchas”.
NACHO CORREA
País y Gérez, emoción de clasificación. “El domingo me puse a llorar, fue un desahogo muy grande”.
ADRIÁN GELOSI
<
>
País y Gérez, emoción de clasificación. “El domingo me puse a llorar, fue un desahogo muy grande”. ADRIÁN GELOSI

Juan Gérez (quizá no sea casualidad que rime con Vélez) es un estado de gracia caminando, ya no ataviado con una remera blanca que luce una v en el pecho, aunque podemos decir que siempre la lleva puesta. Pero alcanza con acercarle cualquier referencia a esta notable campaña de la Primera velezana para que, no obstante su gesto algo adusto, una sonrisa se abra camino en su cara, desnudando la convulsión interna de sensaciones que lo habita.

Ayer habló con EL TIEMPO de la nueva vida de un plantel que él se empeñó en forjar, en los primeros días de 2016, cuando personalmente se encargó de entusiasmar a los jugadores que venían de la temporada anterior y a otros, hijos pródigos, que se mantenían alejados de la institución. De ahí que ahora el DT diga que “más allá de que yo tengo el apoyo de los dirigentes, pero por dentro uno lleva una mochila de tratar de sacar esto adelante. Vélez venía mal y más bajo no podíamos caer, porque veníamos muy mal. Por eso el domingo me puse a llorar, fue un desahogo muy grande”.

Gérez integró los planteles de este club que, a comienzos de siglo, acariciaron el título liguista. También, el que cayó en la final con River en mayo de 2006 (Almeyda era su entrenador). Y si bien no hubo vueltas olímpicas que coronasen aquellos desempeños, el entrenador ahora pugna por apuntalar una experiencia similar en sus dirigidos, primordialmente en los chicos del club. Lo que se ha logrado con esta clasificación cotiza en la bolsa del sentir velezano, cierto apetito está saciado. Pero parece muy confortable, demasiado mullido, el cupo consumado en la próxima fase. Tanto que Gérez enfatiza que “no me quiero quedar en cuartos”.

–Muchos de los chicos nunca vivieron una circunstancia así en Vélez ¿Cómo fue dándose en ellos la asimilación de esta gran campaña?

–La historia de Vélez es más de fracasos que de alegrías, es así. Está escrito así y las pruebas están claras en eso. Yo los veía a los chicos, y siempre lo pensaba para mí, y pensaba “qué lindo sería llevar a estos chicos a que vivan lo que yo viví”. Sin la suerte de haber salido campeón, pero fueron tres o cuatro años donde Vélez estaba allá arriba peleando todo y la gente acompañaba, vos veías en la cancha a todos los hinchas. Yo quería llevar a los chicos, más que nada a los más chicos, a excepción de Sabino, Buceta, Rivarola y Almaida, que lo vivieron una sola vez. Más allá que esto recién empieza, lo que se está viviendo es increíble. Obviamente que uno quiere más.

–¿Cómo juega en vos y en tu mensaje al grupo, aquella experiencia de alto nivel que viviste en el Vélez de los años 2000?

–Lo llevo más para mí eso, esto es otra cosa. Lo que sí he dicho es que en esa época, Vélez era un equipo increíble y que casi nadie le ganaba. Pero la diferencia es que cuando vino “Coqui” Ivanoff trajo muchos refuerzos, como Fabián Siris y José Raidigos entre otros. Del club éramos pocos, el resto eran refuerzos y de calidad.

Hoy es todo muy diferente, yo salí a buscar a los jugadores del club. Me gustaría traer refuerzos para poder aspirar a más. Pero yo estaba convencido de que lavándole la cabeza a los jugadores, incentivándolos, todo se puede. Y darles confianza. Aparte son buenos jugadores… ¡por algo estamos donde estamos! Por algo llegamos, no llegamos por casualidad, Vélez perdió dos partidos en todo el campeonato. Si nosotros hubiéramos tenido un poco más suerte a la hora de embocarla, hubiésemos clasificado tres o cuatro fechas atrás y más arriba. Les hicimos partido a todos.

–El partido ante Sarmiento del domingo, fue uno de los más importantes en mucho tiempo a esta parte para Vélez. Más allá del planteo, ¿buscaste activar algún resorte emocional determinado en el plantel?

–Sabíamos que dependíamos de nosotros y que veníamos haciendo las cosas bien. Entonces, la cabeza de los chicos estaba bien desde el principio. En lo emocional están muy bien, saben lo unido que está el equipo…

–Entonces te cambio la pregunta: ¿Qué tipo de planteo les presentaste a tus jugadores?

–Más allá de saber que necesitábamos un punto, yo no podía salir a especular. Les dije “vamos a salir a ganar, pero con la conciencia de que el empate nos alcanza”. Entonces, el jugador tenía que estar concentrado. Y yo quería clasificar ganando.

A Sarmiento no lo había visto jugar, pero tenía referencias y sabía que era débil atrás. Pero del medio para adelante, si lo dejás jugar, Sarmiento es un equipo que se mueve muy bien, que juegan bien y muy rápido. Entonces ahí estaba: tenía que juntar la línea de defensores con la del medio, sacarle juego y atacar. Tengo dos carrileros que van y van, los hermanos Delippo, que me dan la facilidad de que Buceta pueda bajar a pivotear con Rivarola y así poder armar juego para los costados, y que el otro delantero se mueva. Aparte, Facundo pivotea y va al área. O sea que siempre tengo gente en el área.

Nos salió perfecto, Sarmiento no jugó en los 90 minutos; tuvo su llegada en los minutos finales, quizá alguna desconcentración nuestra. Pero nosotros prácticamente lo anulamos todo el partido. A la vista está, Toledo fue elegido la figura. A mi modo de ver, fue el mejor partido que jugamos, lejos.

“No me quiero quedar en cuartos”  

–Con este objetivo cumplido, que para Vélez tiene un valor extraordinario, ¿sentís que Vélez, de acá en más, tiene mucho para perder?

–Una vez que llegás, vos querés más. Están todos contentos con el plantel dentro del club, así que si quedamos afuera en cuartos no pasaría nada. Pero para nosotros sería un sabor muy amargo, muy amargo. No me quiero quedar en cuartos. Pero no tenemos ese peso de sentir que de afuera nos están obligando a algo más.

–¿Tenés miedo de que, con este objetivo cumplido, el equipo se relaje?

–¡No se van a relajar! Vuelvo a repetir que hay muchos chicos que nunca vivieron esto, estar con Vélez en esta instancia. Por eso no se van a relajar, ellos quieren llegar. Ellos ahora ven la cancha llena… el domingo hasta aparecieron bengalas de colores, ven la gente. ¡La gente se animó a cantar! En el club nos reíamos porque decíamos que vamos a tener que recordar las letras que se cantaban en otra época.

–Vos que conocés bien al club, ¿qué está pasando internamente en Vélez hoy?

–Eh… ¡Hay una revolución en Vélez! Tanto de los dirigentes como de los hinchas. En otras épocas nos ha pasado que la gente aparecía una vez que clasificamos; pero en este torneo no, desde el primer partido empezaron a acompañar. Yo jugué el año pasado y de toda esa gente no veías a nadie.

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. EL BARBARO

    julio 20, 2016 at 3:38 pm

    SOY HINCHA DE ATLETIC PERO DESEARIA DE CORAZON POR LA HUMILDAD QUE SE LE DE A LOS VELEZANOS …FUERZA GARRA Y CORAZON…EL BARBARO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *