No nos callamos más, ¡aborto legal ya!

El debate parlamentario sobre la despenalización y legalización del aborto en nuestro país, está resonando continuamente en las calles, en los medios de comunicación y en las redes sociales.
Como colectiva feminista, popular, mixta y disidente hemos levantado la lucha por el Aborto legal, seguro y gratuito en diferentes oportunidades: acompañando la Campaña nacional, visibilizando la problemática a través de redes y medios locales, marchando el 8 de Marzo, interpelando a cada uno de los gobiernos municipales, participando de los Martes Verdes, y dándonos todo tipo de talleres y encuentros para formarnos y difundir que la muerte de mujeres (y sobre todo las mujeres de los sectores populares) en abortos clandestinos es un problema de salud pública y por lo tanto el Estado es responsable. Un Estado que desvía recursos económicos a otros sectores y no promueve la Educación Sexual Integral. Al decir que es una cuestión de salud pública, creemos que esto no depende de estar o no a favor. A nadie se le obliga a abortar. Cada uno puede decidir si abortar o no, pero aquellos que sí decidan hacerlo, puedan realizarlo con la garantía de que se haga en condiciones seguras.
En la región, las posiciones en contra de este pedido histórico para el movimiento de mujeres en Argentina, se concretaron en reuniones y declaraciones, en la mayoría de los casos, ligadas a la Iglesia Católica.
En Azul, el Obispo Hugo Manuel Salaverry señaló que no cree que para las mujeres pobres sea más dificultoso que para otras, aclaró que entre una madre que duda y un niño por nacer, la iglesia siempre defenderá a este último. Pero lo más repudiable aún de su discurso es que sugirió que las madres embarazadas con dudas, continúen con el proceso y entreguen a los niños nacidos a la Iglesia católica. ¿Será que saben de apropiación de bebés? ¿Será que está tan naturalizado que puedan opinar sobre nosotras? ¿Se olvidan de las denuncias que tienen sobre abusos sexuales a menores? ¿A caso pretenden omitir las leyes de adopción? ¿Será que siguen manteniendo pactos con los gobiernos de turno para obtener más recursos económicos? ¿Creen que todos debemos ser católicos? ¿Será que en nombre de Dios pretenden seguir metiéndose en nuestras casas y nuestras camas? En Tandil, el 25 de Marzo se replicó la marcha a nivel nacional y en esta ciudad recibieron el acompañamiento directo del Municipio (ver Comunicado del Foro de Mujeres http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=146304) sosteniendo slogans como “Pesa menos en tus brazos que en tu conciencia” o “el aborto discrimina”. Mientras tanto, en Olavarría el 26 de marzo también se realizó una charla en Coopelectric sobre la vida y el aborto, donde rezaba una frase de la Madre Teresa de Calcuta: “Cualquier país que acepte el aborto no está enseñando a su pueblo a amar sino a usar la violencia para obtener lo que quieran.”
En la Argentina se practican más de 500.000 abortos cada año, y muere más de una mujer pobre por día1, son muertes clandestinas. En este contexto, los grupos surgidos recientemente y apoyados por la iglesia católica, denominados “pro-vida”, no tienen en cuenta la vida de estas mujeres, ni las de otras personas que mueren por enfermedades de transmisión sexual o por indigencia.
A partir del 5 de marzo del corriente año, ingresó al Congreso de la Nación, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Lleva y llevará varios días de debate, donde hay voces a favor y en contra. Ponencias de especialistas, experiencias de mujeres que cuentan su propia realidad o de mujeres cercanas, que ya no están, por la ausencia del Estado heteropatriarcal, que no les dio la posibilidad de decidir. Estamos a favor de la vida, no queremos más mujeres muertas por abortos clandestinos, que es una realidad, y no va a cambiar, por eso exigimos que sea tratado como lo que es, un tema de salud pública, para que los números presentados anteriormente no sigan incrementándose. Exigimos, además, igualdad social, ya que las mujeres pobres, de escasos recursos, son las que están en situación de vulnerabilidad, porque sólo acceden a abortos clandestinos, sin ninguna seguridad ni acompañamiento, y son criminalizadas.
¡Educación sexual para decidir; anticonceptivos para no abortar; y aborto legal, seguro y gratuito para no morir!

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. juan

    18 de mayo de 2018 at 4:26 pm

    Todo este debate sobre la despenalización del aborto lleva toda una mentira desde el comienzo y no busca la despenalización sino lo que buscan los que la están proponiendo es que sea gratuito y que lo pague el estado para asi zafar el costo porque ahora la que quiere abortar le importa un pito que sea penado o no solo le importa lo que le sale pagarle al medico o la partera que se lo haría y eso es lo que no se dice y todo se basa en la despenalización que se puede estar de acuerdo o no pero para la sociedad es importante lo otro el valor monetario que un aborto tiene asi que no seamos Hipocritas y digamos las cosas por su nombre y no que todos tengamos que pagar las jodas de muchas y muchos que por desconocimiento o por placer hacen lo que hacen y despues lo quieren arreglar a costa de todos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *