PROGRAMA LOCAL “TAPITAS POR LA VIDA”

“No pensamos que los chicos se iban a ‘enganchar’ tanto en esta propuesta”

Es importante señalar que los chicos visitaron el local Pardo, que vende los triciclos; todo lo que es de plástico está hecho con tapitas y lo que se gana de esa venta está destinado al Hospital Garrahan. La idea es que ellos sepan que hay algo concreto. “Este proyecto se llama ‘Tapitas por la vida’ y si bien nació de los chicos de sexto año, se sumaron otros alumnos, el barrio; en general, toda la comunidad”, mencionó la vicedirectora Mabel Novack, en diálogo con EL TIEMPO.
<
>
Es importante señalar que los chicos visitaron el local Pardo, que vende los triciclos; todo lo que es de plástico está hecho con tapitas y lo que se gana de esa venta está destinado al Hospital Garrahan. La idea es que ellos sepan que hay algo concreto.

Así opinó la vicedirectora de la Escuela Nro. 17 “Bartolomé Mitre”, Mabel Novack, en diálogo con EL TIEMPO al referirse a la campaña que están llevando a cabo alumnos del sexto año del establecimiento de nivel primario. Se trata de la recolección de tapitas de plástico para su consiguiente reciclado a total beneficio del Hospital “Juan P. Garrahan”. –

Nenes chicos de corazón grande. Eso es lo que encontró una docente azuleña cuando le propuso a sus alumnos de sexto grado del nivel primario juntar tapitas para el Programa de Reciclado de Tapitas de Plástico de la Fundación Garrahan, iniciativa que nació a fines del año 2006 con un firme compromiso solidario y de defensa por el medio ambiente.

El programa a beneficio del centro asistencial porteño tiene claros su objetivo: obtener recursos económicos para apoyar el desarrollo integral de este hospital que es toda una referencia para los problemas más graves y complejos de la salud de los niños de todas las regiones del territorio nacional. También, claro está, se busca crear conciencia sobre la importancia de la recuperación de papeles, tapitas y llaves en magnitudes importantes para generar acciones de largo alcance que permitan evitar el incremento de la contaminación. A lo largo y ancho del país se tejieron infinidad de conmovedoras vivencias que hacen que hoy un niño desde que comienza a socializar pueda sentir que, con una tapita, está ayudando a mejorar la salud y el bienestar de otro niño.

 

Iniciativa docente con apoyo de los alumnos

En esta ciudad se ha originado un nuevo capítulo en el marco de esta campaña.

La vicedirectora de la Escuela Nro. 17 “Bartolome Mitre”, Mabel Novack, dijo que la propuesta surgió en el marco del 125° aniversario de la escuela. Fue por iniciativa de la docente Verónica Burgos, quien tuvo la iniciativa de que los alumnos de sexto grado del establecimiento se pusieran al frente de esta campaña, que terminó resultando todo un éxito.

“Se sumaron chicos de otros años y hasta se extendió hacia una importante fracción de la comunidad”, indicó Novack, quien se mostró gratamente sorprendida por el resultado que la propuesta encontró en la comunidad educativa, que hasta superó las expectativas que se tenían en tal sentido.

“La idea nació porque ella (Verónica Burgos) tiene a su cargo el área de Ciencias Naturales y esto, además tiene que ver con la enseñanza y el aprendizaje y la educación. Esto deja en los chicos una formación de que ‘estoy trabajando con un fin predeterminado’. Además, resaltamos la importancia de mantener en el tiempo valores como el respeto, el compromiso y la solidaridad que hacen que nazca la idea de colaborar con el hospital de pediatría”, indicó Novack.

“El proyecto se llama ‘Tapitas por la vida’ y si bien nació de los chicos de sexto año, se sumaron otros alumnos, el barrio; en general, toda la comunidad. Consiste en reunir tapitas de plástico para juntarlas en la escuela, donde los chicos las clasifican por colores: rojo, azul, verde, transparente, negras y las envasan en bidones. Después, por intermedio del correo Oca -cuando tienen sobrante de espacio en los viajes hacia Capital Federal- se trasladan las tapitas. Lo hacen de manera totalmente gratuita, o sea que todos colaboran con esta causa”, agregó. Ejemplifico que “el otro día vino una señora que tiene relación por su hijo con el Hospital Garrahan y nos trajo diez bolsas y nos dijo que en su casa tiene más”.

Confidenció que los chicos están trabajando fuertemente en la campaña –hasta durante los recreos trabajan con la temática-, contándose con lugares específicos en la escuela y en el salón.

Destaco que “ha sido todo muy motivador; desde la elección democrática del logo que lo caracteriza -agradecemos a la docente Carolina Pérez de Antueno que nos hizo el diseño gráfico-. Se repartieron bidones con el logo por todos los barrios de Azul y la verdad es que no pensamos que los chicos se iban a enganchar tanto en esta propuesta”.

Recordó, al mismo tiempo, que “los chicos visitaron el local Pardo, que vende los triciclos; todo lo que es de plástico está hecho con tapitas y lo que se gana de esa venta está destinado al Hospital Garrahan. Ellos saben que hay algo concreto; no que las tapitas van a parar a nada”.

Es importante resaltar que este proyecto se realiza en el marco del 125° aniversario de la escuela ubicada en la Avenida Mitre esquina España. La institución cumplió años el 1 de junio, pero el acto central será el 17 de noviembre.

Consultada sobre si es la primera vez que se desarrolla un proyecto tan convocante como este de recolección de tapitas para el Hospital Garrahan, Novack aseguró que “en tanta cantidad nunca como en esta oportunidad. Es importantísima la cantidad que se reunió; podríamos llenar toda una habitación”.

La idea es que quede una marca, un regalo en estos 125 años de la escuela. En ese marco enumeró que “se realizaron torneos deportivos y se hizo una fiesta no oficial cuando la escuela cumplió años y vino gente muy grande que (en su etapa educativa) pasó por este lugar”.

 

La experiencia de los alumnos 

Los alumnos de sexto año de la Escuela de Educación Primaria N° 17 no quisieron quedar fuera de esta charla con EL TIEMPO y aceptaron contar su visión acerca de esta experiencia solidaria y pensando en el medio ambiente. Tania Conde dijo que “nos sentimos bien, contentos por cuidar el medio ambiente y cuidar de los chicos del barrio”.

Ángel Peralta, por su lado, expresó que “estamos orgullosos de participar en este proyecto tan grande, de acompañar a toda la ciudad y darles ayuda a los chicos que necesitan comida y tiene problemas de salud. Además, es divertido”.

Los chicos ya piensan en alguna otra actividad solidaria que puedan encarar el próximo año.

 

PROCESO DE RECICLADO DE TAPITAS DE PLÁSTICO

El reciclado de las tapitas de plástico requiere de un proceso industrial. Este procedimiento requiere del paso por diferentes etapas, a saber:

-Se ingresan las tapitas a un sitio en el que se las pesa y se las acondiciona, como paso previo al traslado al sector de molienda.

-Una vez molidas, son embolsadas y luego entregadas a las empresas compradoras. -Las empresas que adquieren esta materia prima introducen la molienda en una extrusora donde el material es calentado, fundido y comprimido por un tornillo que gira dentro de un cilindro.

-Este proceso termina luego de que el material fundido pasa por unos filtros donde quedan las impurezas remanentes.

En tanto que el reciclado del material requiere de los siguientes pasos:

-Peletizado: El material reciclado y filtrado es cortado en pedacitos por una fresa que gira a gran velocidad y quedan conformados los “pellets”, similares a los de la materia prima original y que pueden utilizarse para fabricar nuevos productos.

-Reciclando las tapitas que se donan se fabrican, entre otras cosas, los siguientes productos plásticos: cajitas de CD, baldes, palitas para basura, broches, perchas, cajas de herramientas, caños de agua caliente y fría, tazas y espejos para autos, comederos para perros.

-La fabricación de productos a partir del reciclado de tapitas de plástico evita el uso del petróleo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *