“No queremos perder el valor a la vida”  

Se llevará a cabo hoy a las 16.30 horas una manifestación en el marco del proyecto “Salvemos las dos vidas”. En este sentido, en Azul hay un grupo de personas que se encuentran trabajando haciendo conocer su postura en contra al proyecto de ley y que comenzarán un plan de acción para contener a aquellas mujeres que estén en una situación de vulnerabilidad.

Sandra Esquivel, Alicia Macías, Adriana Farina y Sergio Alberro son parte del grupo “Por la vida”

Se llevará a cabo la segunda marcha “Salvemos las dos vidas” en la Plaza San Martín. ARCHIVO

El pasado 14 de junio, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó por mayoría dar media sanción al proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Esto dio paso a su tratamiento en Senadores que será el próximo 8 de agosto. El aborto es un tema controversial y hay dos posturas marcadas que a su vez tienen sus matices.

Están quienes piensan que el aborto es una forma de decisión sobre su cuerpo, la libertad de las mujeres sobre su maternidad y que entienden que es una práctica por la cual mueren muchas mujeres y es necesario legislarlas para que haya exista una forma segura de practicarlo.

Pero existe otra que no encuentra punto de encuentro. Son quienes están en contra de esta práctica y que comenzaron una campaña llamada “Salvemos las dos vidas” que suma millones de adherentes a lo largo del país.

Es así como en nuestra ciudad hay un grupo que se encuentra trabajando para concientizar sobre el tema y que hoy realizará una concentración en la Plaza San Martín para manifestarse en contra de este proyecto de ley y hacer visible este reclamo.

Por esta razón, este medio dialogó con Alicia Macías, Sandra Esquivel, Adriana Farina y Sergio Alberro quienes comentaron cuáles son los fundamentos del encuentro que se llevará a cabo a las 16.30 horas.

En un principio, Alberro contó que comenzaron a trabajar con un grupo de personas para hacer visible su postura y comenzar a tratar este tipo de temas en el campo de acción. “Desde marzo que estamos reuniéndonos y la idea es trabajar en relación al tratamiento de la ley que llegará al Senado en agosto”, expresó.

En este marco, dijo que es necesario que se escuche su postura “en distintos medios y en la calle”. Este grupo trabaja en Iglesia Catedral pero está abierto a que personas de cualquier religión o postura “que quiera salvar las dos vidas puedan sumarse a nosotros”.

La postura que tiene este grupo “es muy simple: es defender las dos vidas. Más que nada la vida del bebé, embrión, feto o como quieran decirlo ya que es totalmente inocente y que se termine con su vida a nosotros no nos parece bien”.

“Cuestión moral”

Al respecto Esquivel mencionó que “nosotros nos estamos formando y prepararnos para trabajar en lo que es contención de aquellas mujeres que están en una situación de vulnerabilidad, de riesgo o que están pensando en abortar”.

Su visión no es sólo oponerse y quedarse en ese lugar sino que “lo que queremos en primera instancia es que las mujeres no aborten, pero después es ayudarlas, acompañarlas en este proceso de maternidad. Hay muchas más salidas que el aborto”. Además, expresan que hay una serie de “campañas para vendernos que el aborto es la única opción, para nosotros la muerte nunca es una opción: tanto del niño por nacer que es totalmente inocentes y de la mujer que está siendo manipulada con una campaña mediática”.

Así, Farina agrega que se argumenta “que la mujer es libre y puede elegir. Nosotros cuestionamos esto porque en nombre de esa libertad ¿podemos matar al otro? Y ese otro en este caso es su propio hijo”.

Consultada si ese embarazo es producto de una violación “creemos que es un bajísimo porcentaje, pero puede ser fruto de una relación con una persona que a veces no se sabe quién es. Por eso ser libre es poder hacer lo que quiero pero sin poner en peligro la vida de los demás, y esa criatura que lleva en su vientre es ‘los demás’”, enfatizó Farina.

En este marco, expresaron que se reúnen por el punto de vista de la fe “pero también lo hacemos por la moral. Esto es un tema de valores, es ponderar la vida”. En este marco, Esquivel citó al periodista Eduardo Feinmann “que plantea que si no hay dos vidas por qué se reclama la asignación por embarazo. Entonces ahí hay una contradicción importante, porque esto reconoce con una política pública que hay una vida que se está gestando”.De este modo agregó que “no podemos decidir sobre la vida de los otros, esto es muy temerario”.

Detrás de la campaña a favor de la despenalización del aborto “hay un negocio importante, millonario. Acá se forma gente para difundir que el aborto es lo mejor y eso no es real pero hay muchos intereses creados”.

En esa campaña que dio lugar al proyecto de ley “se dice que mueren miles de mujeres por esta práctica y la realidad es que no es una causa alta de muerte en edad materna, mueren por otras cuestiones”, expresó Alberro.

Por eso este negocio del que hablan “la pastilla tiene un costo de elaboración que luego se vende por mucho más precio. El negocio es farmacéutico, detrás de todos los pañuelos verdes hay intereses empresarios”.

Entonces “no sabemos contra quién nos estamos enfrentando. No sabemos si es con la libertad de la mujer o con grandes empresarios que ven de esto un negocio”.

“Valor a la vida”

Este debate abre puertas que tiene que ver con otras luchas que tienen que ver con las mujeres. Farina expuso que en los “últimos años todas estamos luchando en contra de la violencia de género y ahora esa misma campaña busca la violencia de un bebé inocente”. Por eso Alberro destacó el concepto de “feticidio”

Esquivel agregó que “el aborto es algo que sucede y por eso lo quieren legalizar. Entonces que legalicen el femicidio, lo despenalizamos así no sucede más. Con esta teoría habría que legalizar todo lo malo de la sociedad. Obviamente no estamos de acuerdo con que el Estado legalice un crimen”. En este marco, expresaron que el movimiento feminista “no está acompañando la naturaleza, no nos cierra su postura”, dijo Alberro.

Que una mujer llegue a la instancia de practicarse un aborto “habla de una falta de educación sexual, hay un exceso de alcohol, a las horas de conocerse ya tienen relaciones. Hay una falta de amor en esta sociedad”.

En relación a la Ley de Educación Sexual que fue promulgada en el año 2006 expresó que “antes de la ley el inicio de las relaciones sexuales era alrededor de los 16 y 17 años; ahora es a partir de los 12 o 13 años. Por eso ahora los embarazos adolescentes son una moneda corriente”, expresa Alberro.

Entonces “esta educación sexual que se viene dando no sirvió para nada. Pero necesitamos que sea una medida preventiva y no posterior. Siempre la educación es preventiva”.

“Necesitamos de una formación en valores, no sólo la genitalidad o sexualidad. Por eso cuando se forman hombres y mujeres con capacidad de discernir, de pensar, elegir, tomar conciencia de sus actos y sus consecuencias es porque se los educó con valores humanos”, expresó Esquivel. Y uno de los valores “que nosotros no queremos perder es el de la vida”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *