DEL TIGRE A AUSTRALIA

No sabían nada, ahora saben demasiado y les gusta  

 

Mundial para tres. Johanna Pennella, Mario Pennella y Javier Pereira, una vez terminado el Ironman 70.3 en Nordelta. 
GENTILEZA J. PENNELLA
Con EL TIEMPO. “Yo iba a disfrutar la carrera y a terminarla, nada más que eso, iba pensando en terminar”, confiesa Johanna.
<
>
Mundial para tres. Johanna Pennella, Mario Pennella y Javier Pereira, una vez terminado el Ironman 70.3 en Nordelta. GENTILEZA J. PENNELLA

Johanna Pennella y Javier Pereira juran y perjuran que no sabían nada, que su entrenador Mario Pennella hizo un gran trabajo de descompresión al ocultarles la posibilidad de clasificar al Mundial. La cuestión es que ambos triatletas azuleños

finalizaron en el segundo y quinto puesto respectivamente en sus categorías en el Ironman 70.3 de Buenos Aires, que se disputó en Ciudad Nordelta, y consumaron el pasaje al Campeonato Mundial de la distancia que se realizará en Mooloolaba, Queensland, Australia, el 4 de septiembre.

El Ironman 70.3 se realiza en más de 30 países y, desde 2016, la Argentina es parte de esta calendario global. En un principio, la licencia para organizar la carrera es por cinco años, que servirán para evaluar una posible renovación del vínculo.

Johanna, Javier y Mario también fueron entrevistados por EL TIEMPO, para hablar del deporte pero también del factor emocional, ese mismo que se agita como en una coctelera cuando se animan a dimensionar la experiencia que están por personificar y para la cual es fundamental sanjar el pesado aspecto económico.

–Nadie descubre nada al afirmar que como experiencia deportiva y personal, el Mundial de Australia es mayúsculo

–JP: Para mí es algo nuevo. No lo pensábamos así, mi objetivo en Nordelta era sólo llegar… Es la primera vez que hago un medio de esta distancia y por ser la primera vez sólo pensaba  en llegar. ¿Qué me iba a imaginar la clasificación?

–¿Hubo un tramo de la carrera en que ya percibiste que no sólo ibas a llegar, sino que también tenías grandes chances de llegar al mundial?

–JP: No, no, es que yo no sabía ni que había plazas para Australia (risas). Yo iba a disfrutar la carrera y a terminarla, nada más que eso, iba pensando en terminar.

–¿Se entiende por esto que decís que la preparación tampoco consideró la posibilidad del mundial?

–JP: No, nunca se pensó en Australia.

–MP: La preparación fue pensando en hacer una buena carrera. En la previa hablábamos de lo que se podía llegar a tardar, y uno no se lo trasmite lo de la posible clasificación para sacarles presión. Tanto lo de Javier como lo de ella estaba dentro de las posibilidades. Y sabíamos que para lograrlo, había que estar dentro de los cinco primeros. En la categoría de Johana era más difícil porque había poca plaza por haber 26 corredores, daban una o dos. En cambio, en la categoría de Javier eran 300 corredores y daban entre 3 y 5 plazas. Bueno, yo sabía que en ambos casos no era utópico pensarlo.

–¿En tu caso, Javier, cómo influyó esa quita de presión que planteó Mario?

–JPer: Fuimos a correr una carrera muy linda, queríamos disfrutarla. El clima fue fabuloso. La parte más difícil mía, que es nadar, fue muy fácil porque el agua estaba muy calma, no estábamos en el mar, sin correntada, y eso me favoreció mucho.

La bici fue bastante rápida, pero había mucha gente amontonada…

–MP: Y tuviste dos percances en bici.

–JPer: Sí, se me salió la rueda, por no controlar bien, la rueda de atrás, en un puente. Tuve que parar y arreglarla, estaba floja (risas). Y, después, ante de llegar, unos cinco kilómetros antes, se me pinchó la rueda de adelante.

–¿Cómo comienzan a manejar lo emocional? Porque ahora sí saben que van a Australia, ya nadie lo esconde…

–JP: Todavía no sabemos, hay que conseguir la plata. Ganamos la plaza pero tenemos que pagar inscripción, viaje y estadía. Vamos a hacer lo posible, pero es mucha plata. Yo quisiera ir, pero no es fácil conseguir, por decirte, 80.000 pesos.

–No obstante, ¿no empezaste a diseñar imaginariamente lo que puede llegar a ser esa experiencia?

–JP: ¡Sí, desde ya! Desde que me dijeron de ir a Australia que quiero ir; te dicen “¿querés la plaza?” y sí, qué le vas a decir. Para mí, que hace un año que empecé a entrenar bien y que tuve un buen año en cuanto a resultados… sí, quiero ir al mundial.

–Pero los entrenamientos no se pueden demorar hasta que consigan todo ese dinero

–MP: No, por supuesto. Se va a plantear que se va al mundial. Mientras tanto se buscar general algo para conseguir el dinero de apoyo. Los dos son trabajadores y no pueden sacar tanto dinero a su familia. Lo importante es que la clasificación está; había 1900 corredores y 30 plazas. Es la cuarta vez que un azuleño va a un mundial: la primera fue Luis Lozano en el año 91, la segunda fue Javier el año pasado y ahora tercera y cuarta entre ellos dos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *