HASTA EL MOMENTO

No se han detectado casos de rabia en Azul

 
Lo confirmó ayer el Jefe del Departamento de Zoonosis Rurales, Dr. Jorge Volpe, quien informó que pese a haberse estudiado dos especímenes de murciélagos en el último tiempo, no se ha confirmado la presencia de esa enfermedad en esta ciudad, aunque aclaró que “eso no quita que pueda haber rabia”. De ahí que destacó la importancia de la vigilancia de la misma y la concientización de la población.

“Sí tenemos la identificación reciente en Tapalqué y en Olavarría y se están actuando en lo que es el control del foco”, confirmó Volpe. NICOLÁS MURCIA


El pasado martes se viralizó un audio emitido desde la ciudad de Olavarría que puso en alerta a la población por casos de rabia en murciélagos confirmados en esa localidad y también en Tapalqué.
Hacia fines de febrero este medio publicó justamente una nota al Dr. Jorge Volpe, responsable del Departamento de Zoonosis Rurales con sede en Azul, a partir de la detección de un caso de rabia en un murciélago en la ciudad de Mar del Plata, situación que había generado preocupación en la población respecto a cómo actuar con los murciélagos y qué hacer ante una mordedura de animales que pueden ser receptores de la enfermedad.
Es decir, el caso de un chico mordido por un murciélago despertó el interés por la rabia y al haber una mayor vigilancia, han aparecido más casos y en este caso en sitios cercanos a Azul.
Ayer este medio volvió a contactar al jefe de Zoonosis, quien durante la jornada de ayer fue consultado por instituciones sanitarias y muchos medios de comunicación ante el alerta que generó la viralización del tema.
Afirmó que no han detectado casos en Azul, pese a haberse estudiado dos especímenes de murciélagos en el último tiempo, pero aclaró que “eso no quita que pueda haber rabia”.
“Sí tenemos la identificación reciente en Tapalqué y en Olavarría y se están actuando en lo que es el control del foco”, confirmó.
Otra información como para llevar tranquilidad a la población que brindó el especialista en la materia fue que no hay rabia en humanos en la provincia de Buenos Aires desde la década del 80.
El Dr. Volpe resaltó además que “en este momento tenemos 20.000 dosis de vacunas”.
De esta manera, Volpe consideró que “no se debe generar una psicosis de esto”, sino que por el contrario debe servir para mejorar la vigilancia de esta enfermedad como también la concientización en la población.
“Ha mejorado la vigilancia”
 “En realidad lo que está pasando ahora es que se ha mejorado la vigilancia epidemiológica de la rabia”, resaltó mientras recordó que esta enfermedad no era tan tenida en cuenta.
“La rabia es una enfermedad que estaba controlada desde el ‘84 porque el Estado provincial, a través del Ministerio de Salud, realizaba la vacunación gratuita y obligatoria de todos los perros y gatos que se pudiera y de esa manera se fue controlando el problema del virus que circulaba a través del perro, que es uno de los genotipos del virus rábico, el número 1, que está controlado”, explicó.
“Ahora, en el caso de la rabia de las especies silvestres, su control es muy difícil y por eso hay que vigilarla”, apuntó.
La vigilancia se realiza con animales que padezcan la enfermedad o la infección y se deriva la muestra para su estudio en un laboratorio.
Cómo se actúa
Volpe, la hablar con EL TIEMPO, puso el acento en el término “vigilancia”, aclarando que “significa que si detectas un problema, realizas el control en forma inmediata. Entonces, en caso de detectar un animal con rabia –murciélago, perro o gato- se la investiga en esa especie y se hace lo que se llama el control del foco en el lugar donde se detectó”.
En este marco, agregó que la maniobra más importante que se ejecuta es la vacunación preventiva de todos los animales que puedan tener contacto con el humano y pueden morder.
A su vez, se averigua qué personas pudieran haberse expuesto al animal infectado, y si estuvo con otros animales, se los vacuna a todos como tratamiento, agotándose la posibilidad que el foco se expanda.
“Ese es la actividad que se relató en el audio que está circulando”, comentó.
Los controles en Olavarría y Tapalqué
Según lo relató Volpe, Olavarría está haciendo el control del foco y “a Tapalqué remitimos personal de nuestra dependencia que está inspeccionando el lugar donde se detectó, que es una escuela, así es que estamos verificando si hay una colonia y tendrá que intervenir el área de saneamiento ambiental”.
Insistió que en Azul no hay casos confirmados, aunque sí en localidades vecinas y en ese contexto valoró el hecho que “el municipio local a raíz de esto está fortaleciendo la vacunación de animales con la colaboración de veterinarios privados para reforzar la cobertura de la ciudad con vacunas que le hemos aportado nosotros”, subrayó.
Desde Zoonosis le entregaron al municipio para este operativo unas 2000 dosis.
LAS PRINCIPALES MEDIDAS PREVENTIVAS
 Las medidas preventivas que la comunidad debe tener en cuenta son las siguientes:
-Ante un accidente por contacto con saliva y/o mordedura: concurrir al centro de salud más cercano para que el médico evalúe si es necesario realizar tratamiento con antibióticos, vacuna antitetánica y antirrábico específico.
-Ante una mordedura por animal doméstico consultar a un servicio de salud y paralelamente coordinar para que el animal agresor sea observado por un profesional veterinario durante 10 días, esté o no vacunado contra la rabia.
-Lavar la herida con abundante agua y jabón.
-No colocar alcohol ni otro desinfectante.
-Vacunar obligatoriamente a perros y gatos, a partir de los 3 meses de edad y revacunarlos anualmente. Especialmente al gato que es más propenso a tener contacto con murciélagos.
-Evitar el contacto con animales desconocidos (perros y gatos) y no abandonarlos en la vía pública.
-Evitar el contacto con murciélagos, especialmente si están caídos o con signos de enfermedad: volar de día, caídos o arrastrándose en el suelo.
 “ANTE CUALQUIER MORDEDURA HAY QUE IR AL MÉDICO”
La rabia es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo al hombre.
Volpe señaló que el problema de esta enfermedad es que una vez contraída es cien por ciento letal, aunque hizo hincapié en que entre la mordedura que puede recibir un humano de un animal infectado hasta el desarrollo de la rabia, hay tiempo para evitarla.
Por eso el jefe de Zoonosis Rurales, insistió en que “ante cualquier mordedura hay que ir al médico”.
El tratamiento correcto en el caso de un accidente de exposición potencial al virus de la rabia (mordedura, lamedura o arañazo por un animal) requiere la atención médica inmediata.
“La prescripción de la vacunación en humanos la tiene que hacer por ley un médico. Lo mejor es recurrir a una guardia”, recalcó.
En forma adicional se requiere la observación veterinaria en paralelo del animal mordedor: perro o gato.
En caso de los murciélagos lo recomendable es capturarlo.
LA RABIA Y LOS ANIMALES
En este país los transmisores de rabia son, principalmente los perros y los gatos, pero también algunos animales silvestres como los murciélagos, los zorrinos y los zorros.
Estos animales cuando muerden pueden tener la saliva infectada con el virus y transmitirlo a otro animal y al ser humano.
En este marco, hay que tener presente además cuáles son los síntomas de la rabia en un murciélago como para que la gente identifique que ese animal podría estar afectado y en tal sentido, el especialista explicó a EL TIEMPO que “se sabe que el murciélago tiene hábitos nocturnos, al atardecer y a la noche que es cuando desarrollan su vuelo, durante el día permanecen en su colonia inactivos, entonces si la gente encuentra un murciélago volando de día o caído rectando, una de las posibilidades es que ese animal esté sufriendo una encefalitis rábica que le afecta el cerebro y le haya llevado a perder su habilidad natural”.
Lo importante es evitar el contacto con murciélagos y de estos animales con los perros y gatos, y a estos últimos la recomendación es vacunarlos.
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *