LA POSTURA DE LA FEB

“No vamos a negociar la salud de nuestros docentes”

Así se lo aseguró desde la Federación de Educadores Bonaerenses. “Rechazamos de plano la propuesta del Gobierno por considerarla insuficiente, por incluir cifras que no conforman el básico”, se indicó desde la organización gremial.

“En un contexto de permanente incremento del costo de vida, donde se han impulsado desde el Gobierno incrementos de todos los servicios, donde las diferentes previsiones prevén una inflación por encima del 20 por ciento, se hace imposible aceptar un ofrecimiento del 15 por ciento. Y mucho menos, negociar la salud de nuestros docentes”, se indicó desde la FEB. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


Desde la Federación de Educadores Bonaerenses se aseguró que “rechazamos de plano la propuesta del Gobierno por considerarla insuficiente, por incluir cifras que no conforman el básico y porque no vamos a negociar la salud de nuestros docentes”.
Según se informó, la oferta que llevó el Gobierno a la mesa de negociación no difirió demasiado de la presentada la semana pasada: un incremento salarial del 15 por ciento en tres tramos, sin cláusula gatillo, y un premio por presentismo 2018 de hasta 6.000 pesos.
“El porcentaje y los tramos siguen siendo los mismos que ya habíamos rechazado durante la última paritaria y dejan el salario de un docente que recién se inicia por debajo de la línea de la pobreza”, se recordó desde esa organización gremial y se agregó que “tampoco podemos aceptar un premio por presentismo porque es perverso y no resuelve la discusión que queremos dar acerca de licencias médicas y salud docente”.
Asimismo, el Gobierno se dio a conocer que a partir del 2 de marzo, pagará un reconocimiento por presentismo 2017, por fuera de la paritaria de este año, de 4.500 pesos.
“De ninguna manera queremos escaparle a la discusión acerca del ausentismo. Pero desde febrero de 2017 estamos pidiendo números concretos y el Gobierno no nos proporciona ningún tipo de dato. No sabemos las causas del ausentismo, si se trata de enfermedades preexistentes. Entonces, pareciera más una medida que apunta a castigar a los docentes enfermos y a generar un ahorro a costa de la salud de los educadores”, se manifestó.
De igual forma se indicó que “no estamos pensando en medidas de fuerza, porque todavía hay tiempo de elaborar una propuesta digna para todo el sector. Pero no podemos desconocer que estamos pidiendo que nos reciban desde el 1° de noviembre de 2017 para evitar llegar a esta instancia. Si quieren discutir el ausentismo, deberían comenzar por explicar por qué las autoridades provinciales son las grandes ausentes desde noviembre del año pasado”.
“En un contexto de permanente incremento del costo de vida, donde se han impulsado desde el Gobierno incrementos de todos los servicios, donde las diferentes previsiones prevén una inflación por encima del 20 por ciento, se hace imposible aceptar un ofrecimiento del 15 por ciento. Y mucho menos, negociar la salud de nuestros docentes”, se concluyó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *