NOCHE DE MÚSICA Y DANZA

Chillar© El sábado 19 se realizó un encuentro de música y danza sureras organizado por la Agrupación Criolla Chillar en el Hogar Agrícola Municipal Flia. Aztiria. Esta propuesta se había realizado ya hace unos años en la casa de Guillermo Villagras, mentor también de este viaje hacia lo mas profundo de la argentinidad. Y forma parte también de otra serie de actividades relacionadas como las cabalgatas. Por eso la charla se desarrolló con Guillermo, muy buen bailarín aunque ya alejado de los escenarios.

La velada transcurrió en el mas absoluto silencio, respetando y disfrutando los sonidos de las guitarras del “Tata Gederlini, Juan Carlos Maddío, Nahuel Oíz y Federico San Martín, además de dos parejas de danza llegadas de Benito Juárez. “Hemos tenido una abstinencia terrible de danzas tradicionales bonaerenses y ahora Juan Carlos Madío y Nahuel han formado este dúo donde Nahuel ha logrado transmitirle a Juan Carlos los tiempos de la música surera y han logrado esta maravilla. Sobre San Martín dice Villagras, “es veterinario, un profesional que logró reforzar esta aptitud para la música durante su época de estudiante en Tandil donde se reunían en peñas, o sea que la juventud esta volviendo a consumir este tipo de música. Brindó un repertorio muy bien elegido”.

Explicó que “la música y la danza surera corresponden a la zona que termina en el río Negro, y que tiene sus raíces en Andalucía, en tanto que lo sureño es lo que se escucha y se baila en el sur mas profundo y que sus orígenes son tehuelches. “Es una música muy tranquila porque sus orígenes son de la llanura donde se escribe todo por décimas porque hay tiempo y distancia para recorrer, todo es con tiempo, con los ruidos que se escuchan en una geografía abierta”. Y en este momento es donde todo se va redondeando y entra en la charla el caballo. “El caballo le acortó al indio las distancias,  el indio se paraba sobre el para llegar mas lejos con la mirada y eso le dio un toque altanero”.

“Este es un trabajo que comenzamos hace seis años con la agrupación, para juntar gente grande con gente joven, así organizamos cabalgatas porque creemos que alejados del pueblo, sienten y piensan otras cosas. Gervasio Serra es el primer producto de las cabalgatas y cuando comenzó no sabia montar. Con él fue especial porque nos ligó con la equinoterapia; por un problema de salud en su niñez, los médicos habían recomendado que se cuidara de golpearse, que no jugara al fútbol etc. Esto hizo que en su adolescencia tuviera mucha energía acumulada que se canalizó a través del trabajo con los equinos, y eso lo transformó en una persona mas tranquila. Hacemos una cabalgata por año por lo general de 25 km. Se almuerza y se cena y pueden participar familiares, solo en los horarios de comida, que por lo general es carne el sábado por la noche y comida de olla el domingo al mediodía”, agregó.

Villagras contó que quisieron trasladar las guitarreadas de las cabalgatas al pueblo y así nació este encuentro. “Lo pudimos hacer porque ADAC, (grupo de apoyo a la Delegación en el área cultural) se preocupó mucho y nos hizo de nexo con la gente que luego nos ayudó. Y esto quiero que lo sepan las institución es, como funciona ADAC y que pueden recurrir por que se trabaja con seriedad. Tengo que mencionar el trabajo del Delegado Municipal Horacio Chiarelli que se ocupó del combustible para los que venían y dejó todo preparado el dia anterior. La Dirección de Cultura de Azul también tiene mucho que ver en esto”, culminó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *