Nos caímos del partido?

CARTAS DE LECTORES

La sensación es que estamos siempre al borde, salvo las fechas excepcionales previas a alguna elección. Ahí sí somos gente, claro tenemos que votar. Pasado ese momento volvemos a la orilla de la nada. No hay máquinas, no hay dinero, no hay audiencias, no importamos. Lo que me lleva a escribir esta carta tiene que ver con la cultura, con ese sentir propio que mueve a cada pueblo y que para algunos es, junto a la educación, de suma importancia como mecanismo eyector del resto, llámese economía, producción, trabajo genuino entre otros. Asi comienza esta historia, hace varios meses, cuando charlando con Mónica Garcia de Zubiría, ella propone a ADAC (Ayuda a la Delegación en el Área Cultural) hacer alguna escultura en papel maché, para obsequiar a la Delegación de Chillar. Como el Señor Intendente nos había pedido que participáramos del Festival Cervantino decidimos -con la anuencia del Señor Horacio Chiarelli- que la obra que se hiciera fuera donada a la ciudad de Azul. La artista decidió realizar un Quijote en tamaño natural y puso manos a la obra en el mes de julio. El resultado pudo verse en este diario, una obra de 2,10metros magnífica. El día 12 de octubre estuvo finalizada, incluso se consiguió un camión preparado para el traslado que no era tarea  fácil. Ese mismo día se avisó a la comisión de esta fiesta y, desde ese momento, quedamos esperando… nunca nos llamaron, sí el día 22 cuando ya la fiesta había finalizado. En ese momento nos dijeron que nos esperaban el día jueves 25. El Delegado quería llevarlo igual, el resto de los integrantes de ADAC no, y mucho menos la Señora García, que se sintió sumamente defraudada ante lo que parecía por lo menos un mal trato. Algo hizo que Chiarelli llamara a Azul, el día antes, momento en que se enteró que no estaba el Intendente en la ciudad, cuando se había hablado que estaría y que nos recibiría con algún pequeño acto que le diera relevancia. Qué vamos a hacer? Es como si te invitan a un cumpleaños y el homenajeado se va, la paradoja es que seguramente a nadie le importó nada, y todos quienes trabajamos en esto nos sentimos, como mínimo, avergonzados ante Mónica y profundamente defraudados, ya que habíamos puesto todo con alegría y ganas. Esto nos enseña a trabajar, de ahora en mas, por y para Chillar y esto es nada mas que una expresión propia, mía, de Silvia Parra, que además de todo lo expuesto estoy enojada, muy enojada aunque no les importe.

Silvia Parra.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *