TRABAJO EN CONJUNTO

“Nos juntamos para defender nuestro futuro laboral”

 

Un grupo de acompañantes terapéuticos de Azul se reúnen de manera quincenal para resolver distintas problemáticas que hacen a su profesión, siendo una de ellas la validez de su título a partir de dos resoluciones estatales. Los cuidadores domiciliarios también participan de estas reuniones con el objetivo de profesionalizar su labor y que sean reconocidos por el Estado como trabajadores de la salud.

 

 

Claudia Recofky, Betiana Rebollo, Yanina García Vázquez, Vanina Zurita y Adolfo Selaya brindaron detalles de la situación actual de los acompañantes terapéuticos y cuidadores domiciliarios en nuestra ciudad. FOTO NICOLAS MURCIA
<
>
Claudia Recofky, Betiana Rebollo, Yanina García Vázquez, Vanina Zurita y Adolfo Selaya brindaron detalles de la situación actual de los acompañantes terapéuticos y cuidadores domiciliarios en nuestra ciudad. FOTO NICOLAS MURCIA

 

 

Los acompañantes terapéuticos y cuidadores domiciliarios de Azul comenzaron a reunirse de manera formal con objetivo bien claros: darle un marco legal para obtener ciertas formalidades en su trabajo.

La primera tarea que realizaron fue llevar a cabo un censo con el objetivo de ver cuál es la cantidad exacta de trabajadores para lograr una unidad y de este modo hacer un reclamo que incluya los derechos de ambas profesiones.

Por este motivo, este medio dialogó con las acompañantes terapéuticas Claudia Recofky, Betiana Rebollo, Yanina García Vázquez, el cuidador domiciliario Adolfo Selaya y la referente de ATE, Vanina Zurita.

En un primer momento, la representante de la Asociación Trabajadores del Estado y la CTA dijo que desde estas dos instituciones gremiales “lo que estamos haciendo es apoyar la organización del conjunto de los trabajadores. Además tener la posibilidad de ser puentes con los ministerios de Salud y de Educación”.

Esta es una actividad relativamente nueva pero que merece una organización que regule las distintas prácticas profesionales pero también que les dé una serie de reconocimientos para mejorar distintos aspectos que tienen que ver con la validez del título, los convenios colectivos de trabajo y el salario.

En este marco, y puntualmente para los acompañantes terapéuticos, hay dos resoluciones que se presentaron en el 2014 y 2015 que plantea que “todos aquellos que nos recibimos antes de esa fecha quedaríamos fuera del campo laborar”, explicó García Vázquez. Lo cual para ellos es muy “injusto porque nosotros tenemos una carrera hecha” y además lo que se enseña es lo mismo; lo que cambió es simplemente una fecha que es cuando esta práctica profesional comenzó a ser regulada.

Hace una semana hubo una reunión en donde se dejaron en claro estos aspectos y se consideró que es necesaria una homologación. “La discusión con el ministerio es ver la forma de revalidar el título”, explica y agrega que tiene que debe ser gratuita a través de la forma que el ministerio crea pertinente “pero tiene que ser garantizada por el Estado”.

Las acciones que están llevando es este censo que es una primera instancia “que ya se empezó a replicar en otras ciudades. Con el número que arroje vamos a presentarnos al Ministerio para poder ir y pedir que si hay alguna nueva capacitación se pueda hacer en la ciudad”.

Cuando estas dos resoluciones se hagan formalmente efectivas “la legalidad de nuestros títulos se pierde y no vamos a poder seguir trabajando. Por eso, es muy importante para nosotros que se pueda realizar esta homologación porque de esto depende nuestro futuro laboral”, dijo Rebollo.

 

El caso de los cuidadores domiciliarios

 

La situación de los cuidadores domiciliarios es aún más compleja. En este sentido, Selaya explica que por la cantidad de horas cátedra que tiene la carrera aún no se pueden matricular y el “reclamo que nosotros estamos pidiendo es que se hagan una serie de capacitaciones que sumen la carga horaria”.

Esto no sólo es una cuestión formal, sino que implicaría tener un salto de calidad en el trabajo para, por ejemplo, trabajar con las obras sociales. Además actualmente “nosotros trabajamos como empleados domésticos y en realidad somos trabajadores de la salud”. Por eso “nuestro canon es diferente, nuestros aportes son diferentes y no tiene nada que ver con un empleado doméstico porque el trabajo es profesional”.

El Estado es quien tiene que garantizar estas capacitaciones ya que el trabajo es bien específico y requiere de conocimientos que sin las capacitaciones no se pueden obtener. Además, que sean reconocidos como empleados de la salud pueden, por ejemplo, “tener la derivación de un médico que para nosotros es muy importante”.

En el segundo semestre del 2017 se realizarán una serie de capacitaciones que se le sumarán a la currícula que se llevarán a cabo en la sede de ATE, que están certificados por el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires. Por eso “cobra mucha importancia el censo de los cuidadores porque al saber la cantidad que hay se podrán traer más capacitaciones y que estén todos enterados”.

En este sentido, Zurita agregó que lo bueno de esta unión de ambas profesiones con sus particularidades es poder “aunar criterios para la organización. Esto es absolutamente positivo para los trabajadores, no sólo pelear por cuestiones que son derechos que tienen y ver que es mucho mejor si se juntan que hacerlo individualmente ya que se consiguen muchas más cosas y mejores”.

Hoy lunes seguirá el censo en la sede de ATE (Bolívar y Lavalle) de 13 a 15 horas para ambas profesiones. Para formar parte tienen que llevar fotocopia del título y del DNI.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *