MARÍA DE LOS ÁNGELES HERNÁNDEZ

“Nos ponemos en manos de Dios”

En una conferencia de prensa convocada por la AMLA, la hija de María Cristina Santillán habló ayer de lo que será el juicio con jurados al que su madre será sometida a partir del martes próximo, acusada del crimen de su esposo.

Karen Guber, Agustina Salvi, Vanina Zurita y Luz Ramallo. Las integrantes de AMLA volvieron a pedir ayer por la absolución y liberación de María Cristina Santillán, en la previa al debate que se inicia el martes que viene. De la conferencia de prensa en la sede de ATE participó también María de los Ángeles Hernández, la hija (en cuarto lugar en la foto, desde la izquierda) de la enfermera acusada del homicidio de su marido.NACHO CORREA
<
>
Karen Guber, Agustina Salvi, Vanina Zurita y Luz Ramallo. Las integrantes de AMLA volvieron a pedir ayer por la absolución y liberación de María Cristina Santillán, en la previa al debate que se inicia el martes que viene. De la conferencia de prensa en la sede de ATE participó también María de los Ángeles Hernández, la hija (en cuarto lugar en la foto, desde la izquierda) de la enfermera acusada del homicidio de su marido.NACHO CORREA

“Con mi familia y con mamá estamos viviendo tranquilas estos días. Nos vemos acompañadas por toda la comunidad, a la cual le agradezco muchísimo. También, les pido a todos aquellos que todavía no se sumaron a esta lucha que se sumen. Hoy es mi mamá, pero otro día puede ser cualquier otra persona. Estamos esperando el juicio con paz y tranquilidad. Nos ponemos en manos de Dios y que sea lo que Dios quiera. Lo peor ya lo vivimos…”.

María de los Ángeles Hernández, la hija mujer de María Cristina Santillán, la enfermera de 58 años que el martes de la semana que viene comenzará a ser juzgada por un jurado popular acusada de haber matado a su marido a golpes con un hacha, se refirió así a lo que están siendo para ella y su mamá los días previos a la realización de ese proceso.

En una conferencia de prensa llevada a cabo ayer en la sede de ATE y convocada por la AMLA -la Asociación de Mujeres en Lucha de Azul- la joven evitó hablar de aspectos referidos a la situación que derivara en este hecho, ocurrido en septiembre de 2014 en la misma casa de Villa Piazza Centro donde por estos días la enfermera sigue cumpliendo prisión domiciliaria.

Desde la AMLA sostienen que no se trató de una agresión por parte de Santillán hacia su marido, sino que ella se defendió de una situación que se extendió durante cuatro décadas y la tuvo como víctima de violencia de género.

En ese contexto, volvieron a reclamar ayer en esa conferencia de prensa por la absolución y liberación de Santillán.

La hija de la enfermera tiene ahora a su cargo la custodia de su madre, en el marco de esa prisión domiciliaria que Santillán viene cumpliendo y le había sido otorgada por la misma jueza -Alejandra Raverta, del Tribunal 2- que intervendrá en el debate.

A una consulta sobre qué le pide a la Justicia, teniendo en cuenta ese juicio que se viene, la joven afirmó: “Le pido que realmente sea justa y limpia. En su actuar no fue tan limpia a mis ojos”.

Su mamá llegará acusada a este debate del delito de homicidio agravado por el vínculo.

La causa penal iniciada en principio había sido recaratulada el 30 de mayo de 2015, cuando el esposo de la enfermera -que se llamaba Ricardo Orlando Hernández y tenía 61 años- murió mientras permanecía en un geriátrico de esta ciudad.

Si bien meses atrás había sido solicitado que Cristina Santillán pudiera gozar de salidas laborales, eso finalmente quedó sin efecto. Un cuadro que, a decir de su única hija mujer, agrava la situación económica por la que ambas atraviesan.

“Yo tengo una beca de la Facultad y después recibimos ayuda de gente de la Iglesia, amistades…”, respondió a cómo se están solventando por estos días.

Más adelante indicó que su mamá, en la previa al juicio, “está tranquila”.

“Somos gente de mucha fe. Somos cristianos y creemos mucho en eso. Nos ponemos en manos de Dios”, agregó con relación al debate que se iniciará el martes de la semana que viene.

Al referirse a la campaña llevada adelante desde AMLA para que Santillán sea absuelta y recupere la libertad, la joven indicó: “Toda esta movilización y esta lucha te hacen entender muchas cosas que una tomaba como cotidianas. Era violencia lo que una vivía. Pero no lo relacionaba. No lo tomaba así porque uno no se había criado así. Por eso digo que la lucha tiene que seguir”.

“La comunidad se tiene que sumar. En la última marcha que fui, la de Anahí, no había mucha presencia de la comunidad. Es como que acá se olvidan. Es como que nunca les va a pasar nada. Y no es así. Vos nunca sabés lo que te puede llegar a pasar. Y es bueno que la gente te apoye y esté ahí. Con mamá, antes, nos sentíamos muy solas”, dijo finalmente.

VOCES DESDE LA AMLA 

VANINA ZURITA (ATE). “Estamos convocando a las mujeres y también a los hombres que abracen la causa de Cristina. Pareciera que nosotras tenemos dos opciones: o nos recogen muertas o nos meten presas por defendernos. No podemos abordar y ver el caso de Cristina Santillán sin tener en cuenta los cuarenta años de violencia que ella sufrió. Necesitamos y queremos que el resto de la comunidad tenga y tome conciencia de su historia. No de esta historia recortada tal cual la quieren mostrar, sino de su historia completa. En estos últimos días redoblamos la apuesta. No sólo en dar a conocer el caso, sino también en convocar a las compañeras para el juicio, los días 22 y 23”.

LUZ RAMALLO (Plenario de Trabajadoras en el Partido Obrero). “Estamos levantando como consigna que se reconozca en el caso de Cristina la legítima defensa en violencia de género. La Justicia insiste en que la legítima defensa está escrita en el Código Penal con características diferentes y las recorta. Y está excluyendo totalmente en este caso a la violencia de género. El médico psiquiatra que pudimos interesar en el caso suele decir que la mujer en estas historias no se defiende cuando quiere. Y tampoco cuando quiere la Justicia. Los tiempos de la Justicia no son los de la mujer en estas historias de terror. La mujer se defiende cuando puede. Es interesante ver que en este camino la Fiscal, al haberle dado la espalda a la indagación de la violencia de género que sufrió Cristina a lo largo de cuarenta años, lo que estaba haciendo era un fenomenal aporte a este Estado que prefiere que nos maten y no quiere que nos defendamos. Están atacando no sólo a las mujeres, sino a la clase social. Cristina es una trabajadora, es pobre y pertenece a una clase social constituida en prácticamente un objetivo para la Justicia penal. Casos similares con personas de la clase social a la que pertenecen los actores judiciales reciben un trato diferente. Esto es notorio”.

AGUSTINA SALVI (Patria Grande). “Hay que resaltar que esto no fue un homicidio. Cristina está siendo procesada por homicidio agravado por el vínculo y nosotras sabemos, y también la Justicia sabe, pero obvia esa parte, que el agresor muere nueve meses después. No por causa de las lesiones que ha sufrido, sino por causas de agentes externos que intervienen en el proceso. Es importante aclarar que Cristina está siendo procesada por un delito que no cometió”.

KAREN GUBER (Activemos). “Podemos hablar de Cristina como el femicidio que no fue. Ella representa muy bien el femicidio que no fue porque pudo defenderse. También hay que hacer cargo a las instituciones -estatal, judicial, hospitalaria y familiar- que nos condenan a todas estas situaciones de vulnerabilidad con mujeres. Tenemos una gran falencia cultural y, sobre todo, en la representatividad del Estado respecto de nuestra situación de vulnerabilidad. También, esto es un llamado a la concientización y a la reflexión sobre qué es lo que está pasando con nosotras”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *