“Nos quieren poner de rodillas, pero no lo van a conseguir”

Lo expresó el secretario General de La Bancaria Seccional Azul, José Luis Iturralde. Ayer, los bancarios comenzaron a concurrir a asambleas, por lo que hubo cese de actividades con cierre de operaciones en las dos últimas horas de atención al público. Esto se da luego de que el Ministerio de Trabajo autorizada a los bancos a pagar un primer aumento de 7 por ciento, que fue rechazado por el gremio. Hoy y mañana proseguirá la atención reducida y, si continúa la situación, no se descarta un paro nacional la semana próxima.

A partir de las 13 de ayer, los bancos quedaron sin atención ya que los trabajadores realizaron un cese de actividades con cierre de operaciones para participar de las asambleas convocadas por el gremio.


Los bancarios comenzaron ayer una semana de lucha que contempla la realización de asambleas con cierre de operaciones en las últimas dos horas de atención al público, que se extiende desde ayer mismo y hasta el miércoles.
La medida se tomó ante el fracaso de la última audiencia en la que las Cámaras que agrupan a las entidades bancarias propuso un incremento salarial del 15 por ciento en tres cuotas no acumulativas: 7 por ciento en enero y dos cuotas del 4 cada una en julio y octubre. Ante la falta de acuerdo, el Ministerio de Trabajo de la Nación intervino y autorizó a los bancos a pagar el primer aumento del 7 por ciento, que fue rechazado por La Bancaria.
Así lo explicó ayer al hablar con este diario el secretario General de ese gremio seccional Azul, José Luis Iturralde, quien marcó que ayer, en el primer día de asambleas, las sucursales cerraron en su totalidad de 13 a 15 horas.
Cabe recordar que los bancarios pidieron en la mesa de negociación un 24,8 por ciento de aumento o, en su defecto, un 19,5 con cláusula gatillo.
 
“Inconsulta e inconstitucional” 
 
En principio, el dirigente de La Bancaria explicó que la cartera laboral “en forma inconsulta e inconstitucional decretó el pago del 7 por ciento al ver que no se llegaba a un acuerdo, coincidiendo con la oferta que habían hecho las empresas. Quiere decir que el Ministerio está consolidado en una propuesta monolítica con los empresarios, violando toda ley de paritarias, poniéndose de un lado y en contra del sector sindical y de los trabajadores”.
En ese marco, ayer comenzaron las asambleas que, según indicó, fueron “contundentes” en todas las sucursales de la Seccional. “A las 13 se dejó de atender al público. El personal concurrió a las asambleas por lo que hubo cese de actividades con cierre de operaciones”, señaló, al tiempo que advirtió que esta metodología se reiterará hoy y mañana, ya que jueves y viernes son feriado.
En este punto, Iturralde advirtió que “si el miércoles el gobierno y las empresas financieras persisten en esta actitud provocativa, vamos a terminar en un paro nacional la semana que viene, en una fecha sorpresiva”.
 
Otros temas en discusión 
 
Asimismo, subrayó que las Cámaras empresarias “están incumpliendo un fallo judicial de la provincia de Chaco, por el cual tienen que firmar una paritaria o cumplir con la anterior, específicamente con la cláusula gatillo de la paritaria anterior” y esto no está siendo reconocido por las entidades bancarias.
Otro de los temas en discusión es el adicional por el Día del Bancario, que se redujo a un monto fijo, cuando en la actualidad es un porcentual de los ingresos. En ese sentido, el promedio que cobran los bancarios casi duplica a lo que ahora se estaría autorizando a pagar.
Pero las cuestiones por las que no llegan a un acuerdo no se agotan en estas cuestiones. Desde La Bancaria “se solicitó también la devolución inmediata de los días de paro que descontaron a las compañeras y a los compañeros de Banco Provincia de Buenos Aires en las medidas que están llevando adelante en pos de la defensa de la Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones del Personal de ese banco”.
En ese contexto, el dirigente marcó por último que “nos quieren poner de rodillas, pero no lo van a conseguir”.
 
“Echan nafta al fuego” 
 
Por otra parte, Iturralde dio a conocer el comunicado que La Bancaria emitió a propósito de la situación. “Echar nafta al fuego es lo que han hecho bancos y gobierno, cuando el Ministerio de Trabajo convalida la codiciosa posición de los bancos, autorizando a abonar un 7 por ciento de aumento a partir del 1° de enero”, sostuvieron desde el gremio.
En otro párrafo, apuntaron que “hacer esto no sólo vulnera la ley, es echar nafta al fuego de un conflicto generado por quienes en vez de respetar el funcionamiento de la comisión paritaria, son funcionales al interés empresario. Lo hacen sin considerar nuestros derechos adquiridos, entre otros las compensaciones anuales de enero y del Día del Bancario. O nuestras propuestas vinculadas con los índices de precios al consumidor, 24,8 por ciento en 2017, con una proyección de más del 20 para 2018”.
A su vez, advirtieron que los bancos deben respetar el fallo judicial de pagar mes a mes lo establecido en el artículo 2 del acuerdo salarial 2017 ya que, a falta de otro, ese acuerdo está vigente. Esto significa aplicar la cláusula gatillo al 1,8 por ciento de inflación registrado en enero, y al 2,4 registrado en febrero. Y si no hay nuevo acuerdo, también aplicarlo a los meses siguientes.
Entendieron además que “acá, como siempre, opera la codicia y la conducta antisocial de muchos banqueros que fogonean la conducta necia y perversa del Sr. Federico Adolfo Sturzenegger, que sabe bien que con este aumento no alcanza y por ello, como dejó constancia en el acta de la última audiencia, ha otorgado aumentos por méritos que excluye de este 7 por ciento, con la intención de debilitar protestas en el banco que preside”.
“La ley determina que el Ministerio debe conciliar entre las partes, de ninguna manera ofrecer atajos a una de ellas para que eluda fallos judiciales”, sostuvieron, para informar luego las medidas que llevarán adelante esta semana.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *