POSTURA SOBRE CORTE DE RUTA DE LA SOCIEDAD RURAL

“Nosotros queremos vender, pero también hay que pensar en la gente que necesita”

Lo expresó el vicepresidente de la entidad, Guillermo Sonaglia. Junto con Rodolfo Premoli, quien preside la institución, entendieron que el trabajo para la gente vendrá de la mano de incentivar la producción. Sostuvieron que lo que no se comercializa es una pérdida para la sociedad en su conjunto y que el Estado debe incentivar la producción y, a través de los tributos, brindarle a las comunidades las cuestiones básicas que son responsabilidad del Estado: salud, educación, vivienda y seguridad. 

<
>

“Hay que pensar en el problema de los demás y en el problema de uno; así podemos hacer una unidad para que no pasen estas cosas. Nosotros queremos vender, que nos dejen comercializar, pero también hay que pensar en la gente que necesita”. Así comenzó la charla que mantuvieron ayer autoridades de la Sociedad Rural de Azul con este diario, para analizar lo ocurrido el pasado lunes cuando una manifestación social cortó la ruta e impidió la realización de un remate.

Fue la primera reflexión que hizo Guillermo Sonaglia, vicepresidente de la entidad ruralista, quien ayer le envió al presidente Mauricio Macri mediante una carta abierta a su Facebook en esa misma línea de pensamiento.

Sonaglia y Guillermo Premoli, titular de la SRA, hablaron con EL TIEMPO y expresaron que los tomó por sorpresa lo que ocurrió el pasado lunes, cuando integrantes de la agrupación 1 de Octubre se movilizaron a la Ruta N° 3 y cortaron la circulación a la altura del predio ferial de la entidad durante todo el día.

“Nos enteramos ese día del bloqueo y lo vivimos con mucha preocupación y con mucha angustia, porque fue contra el derecho que tenemos los productores de trabajar y a comercializar el esfuerzo de nuestro trabajo, especialmente en lo que es la cría de terneros, que tiene una comercialización puntual en los meses de marzo y abril”, consideró el presidente de la Sociedad Rural local.

Expresó al mismo tiempo que “estamos sorprendidos por lo que es esta metodología coercitiva que tiende a utilizar a un sector de la comunidad; en este caso nos tocó a nosotros ser rehenes para lograr objetivos. No es que estamos en contra, pero la forma debió haber sido el diálogo”.

“Perdimos todos”

“En una sociedad moderna y organizada, tiene que imperar el orden como una cuestión natural para que todos los sectores sociales tengan una convivencia sana y el día lunes vimos un espectáculo que nada tiene que ver con lo que todos los argentinos nos merecemos para el futuro: un país donde todos entendamos que tenemos derechos, pero que también tenemos obligaciones y entendamos el respeto hacia el otro”, opinó el dirigente.

Remarcó en tal sentido que “la metodología no tiene que ser esta forma de coerción, sino más diálogo”.

“Un país sin orden, no es viable y no tiene forma de subsistir”, resaltó.

El presidente de la Sociedad Rural entendió que con lo ocurrido el lunes “perdimos todos”.

“En definitiva, lo que no se comercializa es una pérdida para la sociedad y el Estado debería incentivar y estimular a quienes generan riqueza y a través de los tributos poder brindarle a las comunidades las cuestiones básicas que son responsabilidad del Estado: salud, educación, vivienda y seguridad”, sostuvo.

Las gestiones que se hicieron 

Desde la entidad rural por estos días realizaron gestiones orientadas a intentar que este tipo de hechos no se repitan. CARBAP, la institución que los nuclea, también tomó cartas en el asunto porque “hoy tocó un remate, pero mañana puede tocarle a una industria o un comercio”.

“Hemos hablado con autoridades nacionales, explicándoles la problemática y se pusieron a disposición para ver resolver estos problemas”, indicó Premoli.

Por su parte, Sonaglia sostuvo que “me tomé el atrevimiento de publicar una carta abierta para pedir el compromiso del Poder Judicial”.

“Queremos producir” 

El dirigente consideró que “estamos hablando de garantías constitucionales como transitar y comercializar libremente”.

Evaluó al mismo tiempo que “el corte de ruta además de crear un desorden público, crea un caos”. Por eso, señaló que “les pido a los jueces que interpreten la Constitución porque el Poder Judicial es aquel que tiene que estar como un guardián y hacer cumplir la Constitución a todos, caiga quien caiga, y sin violencia”.

El vicepresidente la Rural local apuntó además que “nosotros queremos producir, recuperar las 12 millones de cabezas que perdimos por las políticas malas que tuvimos y generar más trabajo”.

Como para finalizar entendieron que debe haber un acuerdo nacional entre oficialismo y oposición para terminar con la pobreza y poder progresar con trabajo y producción.

“UNA SITUACIÓN DESAFORTUNADA”

Premoli habló del corte de rutas como “una metodología coercitiva que tiende a utilizar a un sector de la comunidad como rehenes para lograr objetivos”. Esto llevó indefectiblemente a la consulta por los cortes de ruta que hubo durante la protesta del campo y el dirigente contestó que fue una medida que se adoptó como consecuencia de la falta de diálogo y no en una primera instancia.

A su vez, manifestó que “a título personal, lo que digo es que fue una situación desafortunada, pero fue la que nos tocó vivir dada la desidia a la que fuimos sometidos”.

Reflexionando al respecto, indicó también que “el camino es el del diálogo y por eso, en su momento, se fueron levantando los cortes”. “De la única forma que podemos zanjar las diferencias entre los argentinos es la comunicación, entendiendo la posición del otro”, subrayó.

Además, opinó que “en este caso, que se cerró un remate, fue una metodología de suma cero porque perdimos todos”.

CUESTIÓN DE FORMAS

Griselda  Altamirano, coordinadora del movimiento que provocó el corte, expresó a este diario que “necesitamos evidenciar que todos los oligarcas se juntan y venden ganado en un pueblo donde no hay cordón cuneta, asfalto y hay hambre y no hay trabajo”.  Al ser consultados sobre esto, Sonaglia dijo que “estoy preocupado por la cuestión social y por la gente que está angustiada y por eso le escribí a Macri con propuestas en ese sentido”.

Premoli agregó que “a nosotros nos duele que los chicos tengan hambre porque somos personas con sentimientos y toda la situación que estamos pasando”. “Nosotros desde lo institucional siempre tratamos de ayudar a distintos comedores y demás”, aclaró mientras insistió en que “la forma de solucionar la pobreza no es atacando a la producción, sino motivándola”.

Destacó en este contexto que “cuanto más empresas abrís, cuanto más fábricas abrís, más inclusión hay y más bajan los índices de pobreza”.

Asimismo destacó que “se produce alimento para cerca 400 millones de personas y no puede ser que haya hambre. Evidentemente algo no se está haciendo bien”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *