UNO DE ELLOS RESULTÓ GRAVEMENTE HERIDO

UNO DE ELLOS RESULTÓ GRAVEMENTE HERIDO

A un año del tiroteo entre policías, la investigación penal sigue parada

Todavía la Corte Suprema no resolvió si es competencia de la justicia federal o de la ordinaria intervenir en aquel hecho. Los protagonistas de ese intercambio de disparos, ocurrido en la playa de estacionamiento de la YPF que está sobre la Ruta 3, fueron un policía de la Bonaerense y tres de la Federal.

11 de julio de 2020

Un 11 de julio como hoy, hace exactamente un año, la playa de estacionamiento de una estación de servicios ubicada sobre la Ruta 3, en jurisdicción del Partido de Azul, se convertía en el escenario de un tiroteo protagonizado por un efectivo de la Policía bonaerense y tres de la Federal.

En el marco de un episodio en un principio considerado como confuso y por el que aún persisten diferentes versiones sobre los motivos que derivaron en ese intercambio de disparos entre los agentes, todavía la investigación penal por aquel hecho no ha avanzado.

En ese contexto, las dos causas que se iniciaron por lo sucedido, una desde la justicia ordinaria y otra desde la Federal, están paradas.

El motivo de esa demora en la tramitación de los expedientes, que tendrán que ser unificados en el futuro, obedece a una cuestión de competencia que se planteó no bien ambos sumarios comenzaron a sustanciarse.

La última palabra para definir esa mencionada competencia la tiene la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que a un año de ocurrido aquel episodio todavía no ha resuelto si corresponde que en Azul sea la justicia ordinaria o la federal la que quede a cargo de esta investigación penal.

En horas de la mañana del 11 de julio del año pasado, en la estación de servicios de la firma YPF que está a la altura del kilómetro 299 de la Ruta 3, el hecho quedó registrado a través de las cámaras de seguridad instaladas en ese lugar, uno de los elementos incorporados a los sumarios penales que se iniciaron.

Desde la justicia ordinaria, aquel mismo día de sucedido el tiroteo quien quedó al frente de las pesquisas fue José Ignacio Calonje, el fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Investigaciones Especiales. Ese funcionario judicial estuvo presente en el lugar y presenció las pericias que realizaron efectivos de Gendarmería Nacional que fueron convocados a tal efecto.

Al mismo tiempo, desde la justicia federal con asiento en Azul también se inició una investigación penal aquel día, generándose de esa manera ese conflicto por la competencia en el caso que todavía la Corte Suprema de Justicia no ha dirimido.

Uno de la Bonaerense y tres de la Federal

Diego Coronel, uno de los policías involucrados en lo sucedido, de la mano de un dato y en busca de un sujeto que estaba siendo investigado en una causa por drogas había llegado aquel día en su auto particular hasta la YPF, vehículo que detuvo en la playa de estacionamiento donde después, en ese tiroteo que protagonizó con los efectivos de la Delegación Azul de la Federal, resultaría con las lesiones más graves.

Casi al mismo tiempo, en un Ford Focus de color oscuro, siguiendo ese mismo dato que tenía el actual capitán de la Bonaerense -que desde que ingresó a la fuerza desarrolló la totalidad de su carrera en la DDI Azul- llegaron al lugar los efectivos de la Federal, quienes al igual que Coronel aquella mañana estaban vestidos de civil.

Ese 11 de julio del año pasado en que este tiroteo se produjo los agentes de la Delegación Azul de la Federal implicados en lo sucedido fueron identificados como Matías Iván Quiroga, Mauricio Marcolongo y Sergio Raúl Ferreyra.

Una vez que cayó al piso gravemente herido por los disparos efectuados por uno de los policías de la Federal, con su arma reglamentaria Coronel hirió a dos de ellos.

De los tres ocupantes del Focus, quien resultó con las heridas más complicadas, en sus extremidades inferiores, fue Ferreyra.

Al igual que Coronel, aquel día ambos fueron trasladados al Hospital Pintos. Después, el capitán de la Bonarense y el efectivo de la Federal fueron derivados a centros asistenciales porteños.

El que más tiempo estuvo internado fue Coronel, cuyos disparos que recibió en aquel tiroteo lo tuvieron al borde de la muerte, aunque meses después, tras ser sometido a diferentes intervenciones quirúrgicas, logró recuperarse.

NOTA RELACIONADA: El policía herido en un tiroteo que afirma que volvió a nacer

"Clara legítima defensa"

En las investigaciones penales que todavía están estancadas a Coronel lo está patrocinando el abogado Roberto Dávila.

"Esperamos una resolución al respecto, aunque para nosotros es indiferente qué fuero intervenga. Nos inquieta que la contienda de competencia se resuelva en el menor tiempo posible para que el proceso avance", le dijo a EL TIEMPO el representante legal del efectivo de la DDI Azul, quien todavía no ha vuelto a desempeñar tareas tras aquel hecho que protagonizara hace un año.

"Tenemos la tranquilidad que en ambas pesquisas se trabajó de manera responsable y que se han logrado acreditar los hechos con precisión, lo que se verá enriquecido al momento en que las causas se unifiquen", agregó Dávila.

Desde su punto de vista, su cliente "fue víctima claramente de un accionar policial ilegítimo cuando acudió a un llamado y en auxilio de un vecino, que con fundamento temía por su integridad".

De acuerdo con su versión de lo sucedido aquella mañana del 11 de julio del año pasado en la YPF que está en la Ruta 3, en ese lugar Coronel "logró interceptar a uno de los vehículos sospechosos, que según había manifestado el sujeto que le requirió ayuda lo estaba siguiendo".

"Respetando los protocolos policiales y cumpliendo con su deber descendió de su auto, se acercó al otro vehículo, se identificó y hasta realizó un ademán solicitando claramente que bajen las manos. En ningún momento levantó su arma, que mantuvo en un ángulo de cuarenta y cinco grados apuntando al suelo. Además había solicitado apoyo, por lo que también arribó al lugar un móvil identificable del Destacamento Vial", precisó el abogado sobre el accionar de su cliente durante lo que fue aquel tiroteo.

"El vehículo interceptado resultó un móvil policial sin identificar de la Policía Federal. Uno de los ocupantes, que había descendido del rodado, en una maniobra irracional y sin mediar palabra disparó a traición, escondido detrás del automóvil".

Desde su punto de vista, el abogado sostiene que "la ilegitimidad de ese accionar surge evidente y clarifica cualquier conjetura que se pretenda aventar. Siendo que habían coincidido en el lugar dos fuerzas policiales, nunca debió abrir fuego".

"Diego Coronel, ya herido y en el suelo, respondió los disparos en una clara legítima defensa, logrando que cese el fuego y salvando su vida", afirmó finalmente Dávila.

EL DATO

Teniendo en cuenta lo que vendrá, una vez que se defina la competencia en esta causa, el abogado Roberto Dávila también declaró: "Estamos trabajando en determinar si la maniobra ilegitima fue dirigida por una absoluta ineptitud y configura un delito imprudente o si el sujeto tuvo un mayor conocimiento de la situación y, por ende, de los elementos del tipo penal, correspondiendo en este caso calificar el hecho como doloso".

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

RELANZARON EL PROCREAR

Cabrera: "No es una noticia menor para aquellas personas que tienen el sueño de la casa propia"

10/08/2020

El responsable de la oficina de ANSES en esta ciudad explicó que los créditos que se otorgarán para refacción y construcción de viviendas tendrá un cociente de actualización ligado al aumento salarial y no atado a la inflación como se había instrumentado con los UVA. leer mas