UNO YA FUE INDAGADO Y NO DECLARÓ

UNO YA FUE INDAGADO Y NO DECLARÓ

Ahora son tres los detenidos por varios casos de abigeato

Los encausados formarían parte de una organización delictiva que entre febrero y abril del año pasado cometió hechos de cuatrerismo en campos de Azul y Rauch. Domiciliados en esa vecina ciudad, uno de los imputados había sido detenido el domingo y hasta anoche seguía internado en el Hospital Pintos, con síntomas compatibles con COVID-19. Los demás acusados, que también están presos, son un hombre y su hijo. Al joven lo arrestaron ayer en Tribunales.

5 de agosto de 2020

Luego de más de un año y medio de investigaciones encabezadas por policías del CPR local y de Rauch, efectivos de seguridad desbarataron lo que sería una organización delictiva que en campos de Azul y la zona se dedicaba a cometer hechos de abigeato por los que actualmente hay tres detenidos.

Mientras que uno de los imputados -tal lo que EL TIEMPO informara en su edición web- había sido arrestado durante una serie de allanamientos que el domingo que pasó se hizo en Rauch, en horas de la noche del día siguiente se llevó a cabo la segunda de las medidas cautelares. Y ayer a la mañana, en el Palacio de Justicia de Azul, quedó formalmente detenido el tercero de los encausados.

Las investigaciones penales por estos hechos, pesquisas que incluyeron gran cantidad de horas de escuchas a los teléfonos intervenidos de los sospechados, están radicadas en la Ayudantía Fiscal de Delitos Rurales dependiente de la UFI 13 a cargo de Adrián Peiretti. Y el magistrado Juan José Suárez, desde el Juzgado de Garantías 3, había sido quien dispuso las detenciones y los allanamientos.

Tres de esos procedimientos, durante el domingo que pasó, se hicieron en Rauch. El otro, que fue el único que arrojó resultado negativo para estas pesquisas, en un campo ubicado en el Partido de Ayacucho, lugar donde actualmente trabaja uno de los ahora detenidos.

Identificado como Hugo Antonio Casal y de 50 años, en ese establecimiento rural -llamado "Santa Isabel"- había sido arrestado por una comisión policial en horas de la noche del lunes que pasó. Y ayer a la mañana uno de sus hijos, cuya medida cautelar -al igual que las demás- estaba vigente para él desde el pasado 31 de julio, fue detenido por policías del CPR local en el Palacio de Justicia de Azul.

Voceros allegados a estas investigaciones lo identificaron como Gustavo Adrián Casal, de 23 años, a quien el domingo que pasó le había sido allanada la casa donde reside, situada en el barrio MIT de Rauch.

El domicilio de Casal padre, también en la vecina ciudad, fue otro de los objetivos allanados hace tres días.

Ubicado sobre la calle Pellegrini, en la parte trasera de ese inmueble se llevó a cabo el tercero de los allanamientos en la vecina ciudad ordenados por el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías 3 con asiento en el Palacio de Justicia local.

Durante ese procedimiento, que arrojara resultados positivos teniendo en cuenta los elementos incautados, del mismo modo que sucediera con los allanamientos que se hicieron en los domicilios de Casal padre e hijo, resultó detenido otro imputado.

De 44 años, voceros policiales y judiciales lo habían identificado como Juan Alfredo Sallete.

Este domingo que pasó, una vez que lo trasladaron a la sede del Comando de Prevención Rural de Azul -la dependencia de seguridad situada en Urioste y Ruta 3-, a causa de problemas de salud que evidenció tuvo que ser derivado al Hospital Pintos.

Hasta anoche permanecía detenido y con custodia policial en el centro asistencial municipal. Aislado y a la espera del resultado de un hisopado que le fuera realizado por protocolo, teniendo en cuenta la actual pandemia por coronavirus.

Mientras tanto, Casal y su hijo estaban privados de la libertad en el CPR local, hasta que se consigan cupos para sus traslados a una alcaidía de una de las unidades del SPB situadas en jurisdicción del Departamento Judicial Azul.

Cinco hechos

De los tres detenidos, Juan Alfredo Sallete figura mencionado como imputado -en algunos casos como autor y en otros como coautor- en los cinco hechos que son materia de estas investigaciones penales.

Todos esos ilícitos sucedieron entre los meses de febrero y abril del año pasado, en un campo del Partido de Azul y en tres establecimientos rurales ubicados en jurisdicción de Rauch.

A excepción de uno, vinculado con el robo de dos baterías de un tractor, los demás hechos incluyeron que varios vacunos -y también un chivo- fueran faenados; y que esos cortes cárnicos fueran posteriormente comercializados de manera ilegal.

Sallete y los Casal, se menciona en estas actuaciones penales, son considerados integrantes de una banda dedicada a cometer este tipo de ilícitos, para lo cual sus miembros tenían roles especialmente asignados.

Al respecto, entre los sospechados figuraban quienes aportaban "la mano de obra" para llevar a cabo esos hechos de cuatrerismo; mientras que había otros dedicados a brindar la llamada "logística".

En ese marco, facilitaban "sus moradas para faenar, reducir y comercializar el producto de lo ilícito; como así también aportando sus vehículos para transbordar la carne, luego de que quienes dan muerte y faenan los vacunos atraviesan los campos en bicicletas preparadas para sacar los cortes a campo traviesa en dirección a los caminos o ruta".

También, entre los investigados figuran personas que aportaban la información necesaria a los cuatreros para que, una vez carneados los animales, huyeran con los cortes por lugares que no eran recorridos por la Policía, asegurando de esa manera las comisiones de estos ilícitos.

Casal padre e hijo figuran mencionados como coautores de una de estas carneadas. Además, al hombre detenido el lunes en ese campo de Ayacucho donde trabaja le imputan otro de estos hechos de abigeato, causa penal en la que es considerado coautor junto con Sallete.

EL DATO

El único de los detenidos que pudo ser indagado fue Hugo Antonio Casal. Esa audiencia se realizó ayer en Tribunales y el hombre se negó a declarar en el marco de esas dos causas penales por abigeato donde figura imputado. En tanto, había sido previsto que a su hijo le fuera tomada declaración, a tenor de lo que establece el Artículo 308 del CPP, durante el día de hoy. Y en el caso de Sallete, para poder ser indagado se aguardaba lo que sucediera con su estado de salud, a causa de esa situación por la cual el domingo que pasó, una vez traído a Azul, tuvo que ser derivado al Hospital Pintos con síntomas compatibles con COVID-19.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

BOMBEROS DE AZUL

Siguen trabajando para combatir un incendio

20/09/2020

Una dotación del Destacamento Bomberos local continuaba trabajando hasta esta hora para sofocar un incendio que durante la tarde de este domingo se declaró en un basural a cielo abierto ubicado en inmediaciones del predio "EcoAzul", en cercanías a la Ruta Nacional número 3. leer mas