ENFOQUE

ENFOQUE

Barrio San Martín de Porres, frente a un cambio de paradigma y la escasa memoria

Días pasados, desde el Departamento Ejecutivo se anunció la próxima ejecución de la obra de extensión de la red domiciliaria de agua potable y el fortalecimiento de la red de energía eléctrica, en el barrio San Martín de Porres, la cual no criticamos, pero al referirse al pasado se hicieron algunas aseveraciones, como por ejemplo hablar de décadas de olvido, e incluso el Secretario de Obras Públicas mencionar que a los vecinos se los quiso "correr de su barrio". Ante esta sesgada referencia, corresponde traer a colación los verdaderos antecedentes que formaron parte del abordaje de la situación de este barrio de nuestra ciudad.

2 de agosto de 2020

Durante la gestión del Intendente Omar Duclós se adoptó la decisión de llevar el servicio de agua potable al barrio, en consonancia con el pedido formulado por el Concejo Deliberante, a instancia de un proyecto presentado por el entonces Concejal Julio Varela.

Mientras se ejecutaba la construcción de la extensión de la red troncal para llegar al barrio, se desarrolló una evaluación integral de la situación territorial y socio-ambiental, con la participación de distintas áreas municipales, arribándose a las siguientes conclusiones: Las distancias del barrio con los servicios de salud, educación, transporte, recreación, comerciales, etc. condicionaban fuertemente su accesibilidad, y la inmediatez del territorio con el Parque Industrial 2 generaba una potencial afectación ambiental, limitándose entonces el acceso a una adecuada calidad de vida.

A partir de aquella evaluación exhaustiva y de un diálogo profundo con los vecinos y con el Concejo Deliberante y en el marco del Plan Estratégico de Desarrollo del partido de Azul que se estaba elaborando, el entonces gobierno municipal toma la decisión de promover el proyecto de transformación estructural territorial y social de relocalización del barrio a un área integrada al desarrollo urbanístico.

La propuesta alcanza un alto consenso con los vecinos bajo las siguientes pautas: Una vez construidas y otorgadas las nuevas viviendas, los vecinos cederían sus viviendas del barrio al Municipio, que les reconocería su valor como parte de pago de las nuevas unidades, que contarían con una amplia financiación y el Municipio demolería las viviendas, permitiéndoles a sus cedentes retirar todos los materiales aprovechables, para luego afectar el suelo al uso industrial, reservándolo para una futura expansión del PIDA 2.

Concretados estos acuerdos con los vecinos, el municipio compró 36 lotes, que integran las manzanas circundadas por las calles Las Flores, 1 de Mayo y calles 4 y 5, e impulsa las gestiones tendientes a obtener financiamiento del Estado nacional y/o provincial para la construcción de las viviendas y de la infraestructura de servicios públicos. Después de explorar distintas líneas de financiamiento se llega a un acuerdo con el entonces gobierno nacional y el 29/06/09 el Intendente Duclós suscribe el Convenio Marco con la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Ministerio de Planificación Federal, inversión Pública y Servicios, a través de cual la Nación se compromete a financiar el 100% de la construcción de las nuevas unidades habitacionales y la infraestructura básica, debiendo ejecutare las obras a través de cooperativas de trabajo locales, bajo el Programa Federal de Integración Sociocomunitaria.

Posteriormente se presentaron los proyectos ejecutivos de obra, elaborados por las áreas técnicas del municipio y se brindó asistencia para la conformación de las cooperativas de Trabajo y cuando ya se acercaba el proceso electoral de cambio de gobierno de 2011 prevaleció la mezquindad política y se frenó la firma del convenio específico y la liberación de los fondos. Lo que sucedería luego durante la gestión del Intendente Inza, de la que los actuales Intendente y Secretario de Obras Públicas fueron funcionarios, pero la incapacidad de gestión y opacidad que tanto padecimos los azuleños, impidió el normal desarrollo del proyecto, que se abandonó con la apertura de una causa penal por el manejo de los fondos destinados a las cooperativas de trabajo y la ejecución finalmente de 4 viviendas por administración.

Desde entonces nada más se hizo y ahora se retoma el proyecto de extender la red domiciliaria de agua potable, desde la canilla comunitaria provisoria que se instaló entonces mientras se impulsaba el traslado del barrio, lo que constituye pasar de aquel paradigma de transformación estructural al fortalecimiento de los servicios básicos. No es nuestra intención polemizar, ni criticar la actual obra anunciada, muy necesaria por cierto al abandonarse el proyecto de relocalización -lo que seguramente se habrá evaluado en un nuevo contexto con los vecinos-, sólo aspiramos a compensar la escasa memoria de las actuales autoridades municipales.

Bloque de Concejales del GEN en Azuleños para el Cambio.

Azul, Agosto de 2020.-

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.