Deportes

Deportes

Hace 70 años, "El Negro" Paradiso ganaba por primera vez en Las Flores

16 de octubre de 2019

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.



Gabriel García Márquez resumía así a la existencia.



Con el paso del tiempo, hay relatos que se desvirtúan a través del “boca a boca”. Pero otros no, siguen intactos.



Juan Carlos Paradiso, más conocido como “Chory”, recuerda que, en aquellas peñas, reuniones y mateadas donde el tema del que se hablaba era su padre Ruben –que falleció el 30 de agosto de 2007- los amigos de su papá siempre le recordaban a él la hazaña que el piloto azuleño protagonizara en aquel circuito de Las Flores que hoy es el Parque Plaza Montero.



En la vecina ciudad, un día como hoy, pero de 1949, Ruben “El Negro” Paradiso se adueñaba de la carrera disputada en esa localidad y, de la mano de aquel triunfo, se convertía en un referente de la disciplina.



¿Por qué fue tan comentada esa carrera? 



Ya pasaron 70 años de aquella victoria de Paradiso a bordo de un Ford T en el circuito florense, mismo escenario que años después se convirtió en el Autódromo General San Martín y que en la actualidad es un parque donde los habitantes de la vecina ciudad van a pasar el día, a correr o a realizar diferentes actividades al aire libre.



Según las crónicas de los diarios de aquel entonces, a aquella carrera habían viajado cuatro pilotos de Azul.



La competencia automovilística estaba reservada para los coches Ford T, semi preparados.



Aquella prueba, de manera conjunta, la habían organizado el Aero Club y el Tiro Federal de aquella ciudad. Y estaba en juego un interesante premio.



Lo anecdótico de aquel 16 de octubre de 1949 fue que “El Negro” presenció el festival junto a varios aficionados azuleños que fueron a alentar a los corredores.



Sin embargo, al dueño de un Ford T le falló el piloto. Entonces, Paradiso se ofreció para correr ese auto, siendo a último momento el cuarto azuleño en formar parte de la competencia.



Un total de 17 autos se anotaron para aquella carrera que, finalmente, terminó ganando el azuleño que se anotó a último momento para formar parte de aquella prueba.



Durante la competencia, los cuatro pilotos de Azul que dejaron maravillados a los espectadores, con sus destrezas y dominios del volante, siendo elogiosamente comentadas las actuaciones de todos ellos, desempeños que se vieron premiados ese día con aplausos y felicitaciones.



El festival se inició con la disputa de la primera serie de clasificación, en la que intervinieron, entre otros, el azuleño José María Castagno e Inchauspe, un piloto de Cacharí. Sobre diez vueltas, el ganador fue “Machito” Castagno, que aventajó por poco al piloto cachariense.



Acto seguido se corrió la segunda serie, que se tradujo en una nueva victoria para los pilotos de Azul.



De esa manera, Alfredo Lomando se adjudicó el triunfo, imponiéndose sobre la veloz máquina guiada por José Demeliz, de Olavarría, y provocando con su desempeño una muy excelente impresión entre el público asistente a la competencia automovilística.



Luego de un descanso reglamentario, la prueba continuó aquel día con la disputa de la final, que fue pactada a cuarenta vueltas.



A esa instancia llegaron más de diez pilotos. Y fue el intendente Municipal de Las Flores, José Trucco, quien dio la orden de la largada a los coches alineados.



“Castagno y Lomando brindaron momentos de extraordinaria emoción al lanzarse en veloz carrera y disputarse palmo a palmo la delantera. Fue en verdad una lucha electrizante, que dio realce al espectáculo, hasta que en la vuelta 29 debieron desertar. Castagno por haber roto la dirección, mientras que Lomando al romper una maza debió detenerse y subsanado el inconveniente siguió en carrera, pero perdiendo cuatro vueltas”, decía una de las crónicas gráficas de aquel entonces.



No obstante, otro azuleño fue el que pasó a encabezar el lote: Carlos Tártara, quien se mantuvo al frente durante un par de vueltas, pero rompió el magneto y también debió abandonar.



“Ya cerca del final, apareció otro azuleño, Ruben Paradiso, en la delantera, con el coche “El que afloja pierde”, del mecánico Ollé. El caso de este corredor es notable. Se trasladó a Las Flores como simple espectador y una vez allí se le animó a la competencia, no obstante tener su máquina con desperfectos mecánicos, como prenderse fuego el carburador y apagarse solo y quedarse sin capot. Sin embargo, aprovechó todas las circunstancias favorables de la carrera, como el abandono de los pilotos coterráneos, que le permitió ser el primer piloto en ver la bandera a cuadros, a pesar que su Ford T llegó en tres cilindros, lo que destaca aún más su actuación”, indicaba otra crónica de aquella carrera ganada por el piloto azuleño.



“Segundo finalizó L. Barragán, de Las Flores, y tercero Lomando, quien recuperó terreno, pese a los inconvenientes que tuvo durante la carrera, entre ellos un trompo y de él salió en excelente forma, reanudando la marcha con rueda torcida, para poco después arribar a la meta”.



“El promedio del ganador alcanzó a 79 kilómetros por hora. En cambio, Lomando conquistó el record de la vuelta con 84 kilómetros”.



“La fiesta resultó lucida, de excelente organización y sin que se registrara ningún accidente. Los azuleños regresaron gratamente impresionados por el notable desempeño cumplido por los volantes que nos representaron”, culminaba la crónica de un diario de aquel entonces sobre aquella competencia en Las Flores, una carrera que convirtió para siempre en un referente del automovilismo zonal a Ruben “El Negro” Paradiso.





Paradiso, alías “El Negro”.





El piloto azuleño inscribió su nombre en una hermosa copa con incrustaciones de oro, de la que pasó ser poseedor tras ganar otra vez en la vecina ciudad.



Clasificación general 



He aquí la clasificación general de la carrera:



1- Ruben Paradisso, de Azul



2- Barragán, de Las Flores



3- Alfredo Lomando, de Azul



“Por la noche se efectuó un baile durante cuyo transcurso se hizo entrega de los premios, recibiendo Paradiso la mayor recompensa consistente en una cifra superior a los mil nacionales”.



“Otro azuleño que recibió premio fue Lomando al ser el primero en las 10 primeras vueltas y en las 20 siguientes, como así una copa y mil pesos por su tercer puesto”.



“Paradiso inscribió por vez primera su nombre en una hermosa copa con incrustaciones de oro, de la que pasará a ser poseedor siempre y cuando triunfe dos veces seguidas en la misma carrera o tres alternadas”, cerraba una de las notas de uno de los diarios de aquella época.



Como se observa la foto de este artículo, Paradiso volvió a ganar en Las Flores y pasó a ser poseedor de esta hermosa copa.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

EN CHILLAR

16/09/2021

EN CHILLAR

EN CHILLAR

Identificaron a los autores de los daños en la Escuela 8

EFEMÉRIDES

16/09/2021

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 16 de septiembre

LO QUE DEJARON LAS PASO

15/09/2021

LO QUE DEJARON LAS PASO

LO QUE DEJARON LAS PASO. Dos que se clasificaron para la elección del 14 de noviembre próximo

UN TRICICLO

14/09/2021

UN TRICICLO

Hurtado y recuperado

Sociedad

Codigo Perfil
Codigo Perfil