QUIEREN CORTAR EL CAFECITO

QUIEREN CORTAR EL CAFECITO

"Mi trabajo lo hago con amor y porque me gusta"

Esta semana un empleado municipal interceptó al cafetero que trabaja en el centro y le informó que no podía seguir con su actividad porque estaba prohibida la venta ambulante en Azul. Walter le contó a este medio que hace 22 años que brinda el servicio y que cuenta con un permiso para hacerlo. Aseguró que insistirá para que lo dejen seguir trabajando.

22 de mayo de 2020

El vendedor de café, Walter Esquivel, hace 22 años que se dedica a brindar el mismo servicio. Con su carrito y sus termos recorre la zona céntrica y comercial de la ciudad durante las primeras horas de la mañana despachando café y alguna que otra medialuna. La pandemia de COVID-19 impactó en el trabajo de Walter como en el de muchos y durante dos meses el carrito y los termos tuvieron que descansar y los clientes fijos se tuvieron que olvidar de los exquisitos cafés servidos por las mañanas, entre charlas y comentarios.

Pero con la reactivación comercial la demanda de los clientes y amigos no se hizo esperar y Walter el lunes pasado volvió a las calles.

En diálogo con EL TIEMPO aseguró que en el año 2000 el municipio le otorgó un permiso para poder vender café en la vía pública y remarcó que antes de retomar la actividad realizó la consulta correspondiente en la Municipalidad de Azul, donde le indicaron que podía trabajar sin inconvenientes.

"El miércoles cuando estaba trabajando noté que una persona me seguía y disimuladamente me sacaba fotos y ya eso no me había gustado y ayer se me acercó una persona de la municipalidad que no sé quién es y comenzó a decirme que no podía trabajar y que no podía vender café porque está prohibido" comentó el trabajador.

Esquivel contó que cuando le preguntó por qué no podía trabajar el empleado comunal le explicó que en Azul supuestamente está prohibida la venta ambulante: "Le dije que tenía un permiso para poder vender café y le aclaré que lo único que no está prohibido es la venta de café".

Luego de esto el empleado municipal le manifestó que habían recibido una denuncia por parte de otro comerciante y que debían actuar en consecuencia, impidiendo que siga con su tarea habitual.

Walter contó que horas más tarde se dirigió al Palacio Municipal donde fue atendido por una empleada que le explicó: "Que en estos momentos está prohibida toda venta ambulante y que iban a tratar de ver si en un futuro podían dejar vender café, pero que en estos momentos no se podía".

La estamos pasando todos mal

El vendedor reconocido y querido por buena parte del universo de comerciantes y trabajadores de oficinas públicas que hace años requieren su servicio, le dijo a este diario que no bajará los brazos y que hará todo lo que está a su alcance para continuar con su emprendimiento: "Voy a volver a ir al municipio con los papeles que tengo y se los voy a mostrar a la persona que me dijo que no podía trabajar, para que vea que no mentía y voy a seguir insistiendo para poder trabajar".

"La venta de café la hago hace 22 años y cuento con el permiso correspondiente y el servicio que brindo me lo gané y me lo busqué, porque nunca me paré en frente de los negocios para ofrecer nada, no voy a ferias ni a ningún otro lado, solamente salgo a venderle café a la gente de los negocios y trabajadores de oficinas que están ocupados y no tienen tiempo para ir a una cafetería" agregó.

En este punto Walter reflexionó sobre la actitud de quien decidió denunciarlo y expresó: "Entiendo que hoy la estamos pasando todos mal y puede ser que las cafeterías que no pueden estar abiertas al público, lo que están haciendo es brindar el servicio de llevar el café y es entendible y no iría en contra de nadie, pero la gente elige y a mí desde que abrieron los negocios la gente me está pidiendo que les lleve el café".

"Mi trabajo lo hago con amor y lo hago porque me gusta y es mi forma de vivir y con esto crie a mis hijos y les di un estudio" destacó Walter, quien aclaró que además es trabajador ferroviario y agregó: "Pero mi trabajo de cafetero lo hago desde hace muchos años y me ayuda porque tengo una familia grande y muchísimos gastos y considero que es un trabajo que me gusta y me ayuda mucho en mi forma de vivir".

"Estos dos meses se me complicó mucho, tenía un vehículo y lo tuve que vender y gracias a Dios pude bancarme todo este tiempo, pero volví a salir a la calle porque necesito trabajar" finalizó diciendo Walter.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

VER TODOS LOS VEHÍCULOS

Datos extraidos de   Autos de Hoy

Encontrá tu Vehículo

Concesionarias Oficiales y Multimarcas