COLUMNA DE LA UCR AZUL

COLUMNA DE LA UCR AZUL

Voces que se oigan

El pasado 9 de julio y ante la imposibilidad de concurrir a los típicos desfiles conmemorativos del día de la independencia, se llevó a cabo una importante movilización en todo el país, donde la ciudadanía salió a efectuar una serie de reclamos y pedidos al gobierno nacional.

12 de julio de 2020

Varios fueron los motivos que incentivaron a la gente a expresar su reclamo en las movilizaciones, pero trataremos de sintetizar algunos, en clara alusión al día que se festejó, que fue justamente, el día de la independencia. Y sobre todo, teniendo en cuenta los últimos acontecimientos que se han dado en el país y seguro influyeron en la decisión de expresarse y reclamar. Está en juego la libertad de pensamiento, porque estamos viendo una repetida acción estatal en la intención de imponer una sola idea de pensamiento, que se basa a la permanente exaltación de las figuras de los ex presidentes Perón y Kirchner, inculcando los mismos en todos los niveles educativos, fundamentalmente en los más jóvenes. Pasó últimamente con la entrega de un librito llamado "Donde está Perón" que hiciera entrega la titular del Inadi Victoria Donda en nombre del gobierno, seguro pagado con fondos públicos y en clara actitud de adoctrinamiento.-

Corre peligro la libertad de expresión, luego de la furia mediática desatada contra Baby Etchecopar, luego de su desafortunada expresión en contra de la ex presidente Cristina Kirchner; donde se ha salido a decir desde el gobierno que hay que acallar y no hay que escuchar a un periodista que opina distinto, como lo planteo la Defensora del Público, en clarísima violación de la libertad de expresión y constituyéndose en una típica conducta de censura previa. Está en riesgo la libertad de trabajo, cuando vemos los vandálicos hechos acontecidos hacia los silobolsas donde se guarda la producción argentina o la quema intencional de sembrados, que son incentivados por comunicadores informales del partido gobernante, generando una impresionante pérdida económica, no solo a los productores perjudicados sino al país también, ya que, recuérdese, de cada 2 silobolsas que destrozaron, 1 era del estado en virtud de las retenciones y carga impositiva que poseen dichos productos primarios. No sólo hubo silencio del gobierno; debieron presentarse como "particulares damnificados" ante las fiscalías intervinientes, ya que el gobierno perdió mucha plata por dichos vandalismos.-

Se impide la libertad de ahorro y la libertad de esparcimiento, que con las medidas restrictivas a la compra de moneda extranjera se impide a los ciudadanos con capacidad de ahorro, poder volcar los mismos en un resguardo de capital, como lo es -indudable e inevitablemente- el dólar. Y a los que pueden comprar, autorizados sólo 200 dólares, se los castiga con un 30 % de recargo. Y si alguno quiere viajar fuera del país, por trabajo, familia o simplemente placer, también se lo castiga con un confiscatorio impuesto; y lo peor de todo, es que lo recaudado no van a la solidaridad declamada a favor de los más necesitados, sino que se destina a inflar los salarios de los funcionarios estatales.

Se condiciona la libertad judicial de fallar conforme a derecho y las íntimas convicciones que deben primar en todo proceso judicial, con un terrible apriete de los tribunales y juzgados que han tenido que liberar a mansalva a todos los funcionarios que se encontraban condenados (Boudou) o procesados (De Vido y Báez entre otros) y que están identificados con la gestión de gobierno. Si hay un silencio cómplice del gobierno, hay un ruido repulsivo de la sociedad en expresarse en contra de todas estas acciones. Sin duda la trágica muerte de Fabián Gutiérrez hace 10 días como la excarcelación de Lázaro Báez esta semana, removieron en la sociedad todos los hechos de corrupción que se dieron en el gobierno anterior y que tanto calla el gobierno actual. Cuando en las marchas se dice que se defiende la democracia y la república se está pensando en una forma de gobierno, una forma de proceder, de actuar, no se trata de una entelequia que "a la gente no le llega". Un sistema republicano garantiza que todos los gobiernos provinciales y locales reciban lo suyo, porque les corresponde, y no por obra y gracia de una mano amiga; y peor aún, recibir un castigo por pensar, decir o actuar en contra del gobierno. Eso es lo que le pasó a Mendoza en estos últimos días; y también es lo que le pasó a Azul desde el 2005 al 2011, cuando luego del periodo de seducción y cooptación, vino el periodo de castigo de los gobiernos de los Kirchner, castigando no solo a las autoridades, sino -y sobre todo- a la comunidad, al pueblo.

Otro ejemplo de vigencia del sistema republicano es la ley que garantiza a los jubilados ajustar sus haberes conforme al ritmo inflacionario; esto es lo que estableció como una clara razón de justicia equitativa y redistributiva el anterior gobierno de Cambiemos. Y Fernández que había dicho que a los jubilados les iba a aumentar el 20 %, lo primero que hizo cuando asumió fue dejar sin efecto aquel sistema sumamente equitativo, pulverizando el haber jubilatorio de nuestros mayores. Y todo ello se hizo antes de la pandemia, así que no hay excusa que valga. Contracara de la misma moneda, el condenado por querer quedarse con la máquina de hacer billetes, el ex vicepresidente Amado Boudou, le concedieron una jubilación de unos 400.000 pesos. Una bofetada a nuestros abuelos.

Por último, la vigencia de una República hace que funcionen todos los resortes y mecanismos del estado, que en nuestro sistema tiene 3 poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Agarrados del aislamiento consecuencia de la pandemia, sólo funciona uno de ellos -el Ejecutivo- hace 100 días y sólo para contadas y raras excepciones funcionan los otros dos.

Podríamos también mencionar en caso Vicentin, pero ya mucho de ello se ha hablado sobre el avance del gobierno en la propiedad privada y la preeminencia que debe tener en la materia el poder del estado que tiene que intervenir: el Poder Judicial (en el caso, de la provincia de Santa Fé).

La sociedad ha sido muy paciente con el nuevo gobierno; además de los 100 días iniciales que todos los gobiernos tienen de gracia una vez que asumen, el gobierno de los Fernández x 2 ha tenido otros 100 días más, en virtud del encierro que ha cumplido acabadamente la sociedad merced al ASPO. En estos últimos 100 días casi todos los ciudadanos argentinos han tenido que #quedarseensuscasas, salvo los trabajadores esenciales de la salud, de las fuerzas de seguridad, del campo, del comercio alimenticio; más Amado Boudou, Luis D'Elía, Julio De Vido que pudieron "salir" y casi Lázaro Báez, a quien no le alcanzó la plata para salir (quizás para mañana lunes la junte).

Por último, hay que destacar dos cuestiones que deben ser tenidas en cuenta por el presidente: la convocatoria fue espontánea y a través de las redes sociales, no fue generada por partidos políticos de la oposición, que sólo adhirieron y acompañaron; y por otro lado, fue pacífica y nadie le pidió al presidente que renuncie o que se vaya, como sí lo hicieron en 1989, en 2001 o como lo hacía el nefasto "club del helicóptero" durante los 4 años de gestión de Cambiemos, ante cada reclamo que se hacía al gobierno encabezado por Macri. El del 9 de julio fue un reclamo pacífico, para hacerse oír en la lucha por los derechos ciudadanos, pero respetando las autoridades legítimamente constituidas. Así debe ser la democracia representativa. Así se respeta una república. Así se pelea por los derechos. Esperemos que los reclamos se oigan.-

Unión Cívica Radical de Azul

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.




Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.