ÚLTIMOS APRESTOS PARA LA FESTIVIDAD DE SAN JUAN

Ocho barrios de Azul se movilizan, articulan y salen en la búsqueda de su “fuego sagrado”

Un improvisado set de filmación, ayer a la tarde, en un sector del barrio Urioste. “La Pericana” es una de las ocho puestas en escena que se realizarán entre jueves y viernes próximos.
<
>
“La Pericana” es una de las ocho puestas en escena que se realizarán entre jueves y viernes próximos.

Comisiones barriales, el Municipio y, especialmente, la comunidad de distintos sectores de la ciudad trabajan por estas horas ultimando detalles de lo que será la festividad de San Juan, que tendrá desarrollo el jueves y viernes próximos. Ayer, EL TIEMPO presenció el ensayo –con filmación incluida- que realizó la comunidad del barrio Urioste, que pondrá en escena “La Pericana”, y conversó con algunos de sus protagonistas. –

Azul será sede, una vez más, de la festividad de San Juan. Se trata de una actividad que se viene llevando a cabo desde hace algún tiempo, sólo que para la edición 2016 hay promesa de aires renovados. Es que, ahora sí, hay una labor que proviene del interior profundo de los barrios. Los protagonistas de las ocho puestas en escena que se harán entre el jueves y el viernes próximo, son los mismos vecinos –muchos de ellos adolescentes y jóvenes- que han sabido integrarse y realizar un trabajo comunitario con el propósito de contar historias. Serán ocho realizaciones, en virtud de que serán ocho los barrios que estén participando.

Desde el área de Cultura del Municipio se destaca el alto grado de compromiso de la presidente de la comisión barrial, Sandra Mayer, quien es además docente de la Escuela N° 22, por haber logrado una inserción real y concreta del proyecto, que ha permitido la participación y movilización de niños, jóvenes y adultos. Este agradecimiento se hizo extensivo a referentes de los demás barrios participantes: Marcelo Ibarra, Omar Bermay, Luis Giménez, Beto Horucade, Luis Silva, Alfonsina Céspedes, Rosa Bardas y Ramón Márquez.

Margarita Troncoso, quien está a cargo de la coordinación de esta festividad, resaltó que un proyecto de estas características, netamente cultural, involucra   necesariamente la participación del sector educativo, comunitario y artístico de la ciudad. “Por eso todas las áreas del Municipio son parte de esta propuesta de participación comunitaria. Cada fogata representará una época, un mensaje, una historia. Algunos grupos han seleccionado temas de concientización; otros temas cuestiones más sensibles, como la diversidad cultural; y otros han querido divertirse eligiendo temas como marcianos o pericanas”, explicó Troncoso.

La festividad de San Juan y San Pedro recuerda a los apóstoles que, junto con San Pablo, son considerados lumbreros de la humanidad; ellos alumbraban a la gente predicando la palabra de Dios. La tradición marca su recordación con inmensas fogatas, ya que el simbolismo del fuego tiene un trasfondo religioso que, según la creencia popular, se tiende a la comunicación con el mundo pagano. Este ritual da paso también al cambio de estación y es así que siempre se celebra conmemorando el paso al invierno. En muchos lugares del mundo las celebraciones actuales tienen una conexión directa con las celebraciones de la antigüedad ligadas al solsticio de verano, influidas por ritos precristianos o simplemente vinculados con los ciclos de la naturaleza. Sin embargo, la mayor parte de Sudamérica se encuentra al sur de la línea ecuatorial. Por ende, los días de la celebración, en torno al 20 de junio (solsticio de invierno austral), son los más cortos del año. Prácticamente en toda Iberoamérica se celebra la Noche de San Juan, siguiendo las prácticas llevadas por los españoles y portugueses y otros migrantes europeos (principalmente italianos y alemanes) y, en ciertas zonas, unidas a rasgos culturales indígenas e incluso afrodescendientes. En los territorios donde la población de origen europeo es mayoritaria, los rituales se asemejan más a los de Europa, con menos influencia de las culturas originarias.

Ayer a la tarde, EL TIEMPO presenció el ensayo –con filmación incluida- que realizó la comunidad del barrio Urioste de cara a la presentación de “La Pericana”, a realizarse el próximo viernes (ver aparte detalle del programa). Tanto dentro como fuera del set natural de filmación fue palpable la integración y las ganas de participar en este evento que promete dejar huella en la ciudad. El barrio Urioste, en su conjunto, se ha sumado a esta propuesta comunitaria y participativa donde todos han tenido de posibilidad de integrarse y hacer un aporte a esta “movida”.

“Movida” posterior al carnaval

Sandra Mayer, presidente de la comisión del Barrio Urioste, confió que esta “movida” surgió a posteriori de los carnavales, por invitación de Daniel Galizio –secretario de Cultura- y la mencionada Margarita Troncoso.

“Nos juntamos con los chicos, porque hay un grupo grande de adolescentes y no adolescentes y un grupo de padres que colabora en gran forma, y les conté lo que me habían propuesto del área de Cultura y les gustó la idea. Nos empezamos a juntar en la plaza, que es el lugar de encuentro que tienen los chicos; empezamos a leer varios mitos y leyendas y les gustó el mito de ‘La Pericana’. En este barrio hay muchísimos chicos y ellos no pueden dormir la siesta. Toda la tarde andan en la plaza o en el barrio y ‘La Pericana’ es una vieja, de cara malvada y dientes largos, con una cola llena de espinas y un garrote o rebenque, que salía a correr a los chicos que andaban en el horario de la siesta sin el permiso de sus papás; por primera vez los advertía y la segunda, los llevaba a su cueva y los hacía trabajar para ella”, explicó Mayer, quien acredita 17 años como docente de la Escuela N° 22, situada en el mismo barrio.

“La mayoría de los chicos (que participa de la puesta en escena de ‘La Pericana’) fueron alumnos míos, pero son adolescentes que tienen iniciativa y les gusta trabajar. Una, cuando da el primer paso, sabe que la gente acompaña. Esto de participar en una festividad tiene una importancia que excede a lo que es ese evento. Sirve para que la misma gente conozca su barrio. Hay gente que pregunta dónde queda la plaza y vive en este barrio y hay gente que no es del barrio y ni siquiera sabe dónde queda el barrio Urioste. La idea final es, en definitiva, poder ir agregando todos los días algo nuevo para que el barrio sea conocido, para que los vecinos colaboren, para que los vecinos se conozcan e intercambien entre ellos y ‘tirar’ por el barrio. Estamos bastante castigados como barrio y la idea es darle un toque distinto”, agregó.

Mayer confidenció que “esto (de coordinar a los jóvenes que van a participar del evento) lo hago porque me gusta y porque, como dicen los chicos, hay que ponerse la camiseta del barrio. Yo vivo acá y era hora de salir a hacer las cosas junto con ellos. Todos, con poquito que colaboren, están ayudando: el que acercó papel de diario, el que trajo cartón, el que ayudó con la confección de los trajes. Es fundamental poder trabajar en equipo”.

Otra importancia, distinto resultado

Daniela García Angerami, una de las responsables de la organización de la festividad, resaltó que la edición 2016 los encuentra con un mayor grado de participación comunitaria. “Son ocho las fogatas y los vecinos se han movilizado muchísimo en todo lo que tiene que ver con la producción. También se están documentando todas las actividades que se ve van generando a lo largo de todo este proceso. Obviamente se convoca a que la comunidad vaya a ver la quema de las fogatas, pero esto lleva un trabajo previo profundo de organización (como la elaboración de máscaras) de los grupos que va a finalizar en esas quemas”, agregó. García Angerami significó que “se dejó de ver el día de la quema como lo único importante y se valora el proceso previo que termina con esa fogata, donde se generan espacios de creación y se conocen grupos que viven en el mismo barrio y, a partir de esto, se juntan y queda un lazo que permite seguir trabajando”.

La entrevistada destacó la labor de los ocho barrios participantes y, en especial del Barrio Urioste, mencionó que “se ha sumado por primera vez y se los ve muy participativos, entusiasmados y movilizados”. “Es difícil atraer a los adolescentes. Por eso es muy importante que los adultos se comprometan; están las comisiones barriales, los grupos organizados o semi organizados que participan, por ejemplo, en el carnaval, con familias enteras y los docentes. Hay que lograr que los chicos le ganen el respeto a los adultos y los sigan. Yo, cuando era chica, nunca viví la fiesta de San Juan y quizás a partir de actividades como estas, ellos puedan empezar a contar sus historias”, sostuvo la joven.

PARA AGENDAR Y DISFRUTAR

 Jueves 23

-18.30: Barrio El Sol. Interpretación de el sol en la plaza sita en Calle 7 y San Carlos.

-20.00: Barrio Pedro Burgos. La diversidad cultural (“Sikus”), en De Paula entre Calle 2 y 3.

-21.30: Barrio Villa Fidelidad. “La llorona”, en la rotonda de Güemes y Escalada.

-23.00: Barrio Villa Piazza Sur. “La fuente misteriosa”, con una representación de Erópido, una mezcla de garza con cigüeña.

Viernes 24

-18.30: Barrio Del Carmen. “El ratón colilargo”, en Plaza Italia, de Neuquén entre Leyría y Castellar.

-20.00: Barrio Alfonsina Storni. “Los marcianos”, en espacio lindante con el cementerio, de Rauch y Tapalqué.

-21.30: Barrio Urioste. “La pericana”, en la plaza homónima sita en Leyría entre Mesura y Darhanpé.

-23.00: Plaza Oubiñas. “El duende”, en la Plaza Arturo Ibarra, de Jujuy esquina Bogliano.

Importante: en derredor de los sectores de fogatas habrá espectáculos artísticos (musicales, danzas, murgas) y servicio gastronómico.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *