OMAR MENCHACA: “HAY COMPAÑEROS EN SITUACIÓN LIMITE”

ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


Omar Menchaca dejó un mensaje en su perfil de Facebook a 101 días del cierre de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Azul.
“Qué tristeza me invade; cuánto te extraño mi querida fábrica FANAZUL. Hoy estás prácticamente cerrada; te están desmantelando. Ya no queda nada del laboratorio; están sacando las materias primas de planta K y mañana (por hoy) comenzarían con talleres y planta K, que es la de dinamita. Están por vaciar los reactores de planta G (T.N.T.).Y nosotros todavía en la lucha, por vos y por nosotros. Mientras escribo, lágrimas caen, mi piel se pone como la de una gallina y el corazón parece querer detenerse. A lo mejor es el día que no me acompaña, pero también me entero que hay compañeros en situación límite. Cuando digo límite digo en situación de calle: ya no pueden pagar alquileres, hay uno que duerme en el auto; algunos afrontan una ruptura matrimonial por la situación que estamos viviendo. Nos queda el acampe y contención por lo menos para pasar la noche y tener un plato de comida. No estábamos acostumbrado a esto; nosotros queremos que nos devuelvan nuestro trabajo para vivir dignamente y sin tener que mendigar un subsidio. Porque a Fanazul la cerraron por capricho, por un Gobierno insensible al que nada le importa la gente, y menos la soberanía Nacional, la cual la están entregando, y eso es peligroso. La verdad es que no tengo palabras; me cuesta creer todo lo que nos está pasando, y además no hay trabajo en ningún lado, donde la desocupación en Azul ya esta rondando el 23%. Pienso en los chicos jóvenes, en mis nietas y nieto; en mis hijas, una de ellas también desocupada de Fanazul con una hija de 14 y otra de dos. Le robaron el futuro y a nosotros, los laburantes, el trabajo. Sigo escribiendo, ya con la borra de café mojada por mis lágrimas y temblando. Ya no tenemos cobertura médica. Los fabriqueros que teníamos un nivel de vida relativamente bueno, pasamos a ser indigentes; muchos tuvieron que sacar a sus hijos de las escuelas privadas porque ya no pueden pagar la cuota; a los chicos hay que explicarles que su papá o mamá se quedó sin trabajo ni plata. A nosotros no nos corresponde indemnización alguna. Nos quedamos de un día para otro con una mano atrás y otra adelante. Ya no puedo más. Mi emoción me puede. Sólo le pido a Dios que nos ayude y también poder ver algún día que Fanazul vuelva a producir y su gente a trabajar en ella. Mientras tanto, nosotros la seguimos peleando, con la ilusión de poder revertir la situación con las fuerzas que nos quedan”, indicó “Mencho”.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *