Osvaldo Urbina: Ciudadano Ilustre

En una de las últimas reuniones del Concejo Deliberante de esta ciudad se llevó a cabo un acto por el cual fue distinguido como “Ciudadano Ilustre del Partido de Azul” a Osvaldo Urbina. Además se entregaron reconocimientos como personalidades destacadas del deporte en el partido de Azul  a Pablo Ernesto Oliveto, Ángel Alberto Panario y Ariel Ignacio Robbiani.

Osvaldo Urbina, cuya distinción es muy  merecida, nació y vive en esta ciudad, donde ha formado una numerosa familia. Desde temprana edad se identificó con las expresiones musicales de la región, en especial con la poesía gauchesca. Ha honrado el nombre de Azul en cada lugar del país donde actuó. Fue galardonado como ganador en el rubro recitador en el Festival Nacional del Folclore de Cosquín, en 1976. Fue uno de los fundadores y el primer presidente de la Asociación de Intérpretes Folclóricos de Azul, ADIFA, en 1988. Se desempeñó como presidente de la Comisión Municipal del Folclore del Partido de Azul en 1988. Ha sido convocado para actuar en el Festival del Día de la Tradición en San Martín de los Andes en 1995, en la Fiesta del Gaucho de General Madariaga, en 1997, donde resultó ganador en los rubros recitador y cantor surero.

En el año 2006 presentó su libro “Poesías gauchescas y otras yerbas…”. En el marco de los festejos de la declaración de Azul Ciudad Cervantina de Argentina fue seleccionado para representar a nuestra identidad portando la Bandera Argentina en 2006.

Desde chico, cuando asistía al colegio empezó a escribir, pero nunca guardó nada. Hasta que en el año 1975 un texto suyo fue musicalizado con Alberto Hernández.

En ese tiempo escribía versos criollos, trataba de manejar la décima ya que le gustaba lo criollo. Tenía mucho material guardado y un grupo de amigos editó ese material en el libro que se llamó “Poesías gauchescas y otras verbas”. Porque es un admirador del paisano, del hombre de campo.

Dentro de unos meses publicará otro libro cuyo personaje es un paisano que andaba recorriendo el país. Que dejó una enseñanza de cómo se debe vivir, a tratar a un ser humano, a respetarlo y a cumplir, que no son nada más, ni nada menos que las enseñanzas que me dejó mi padre, dijo. De estos hombres que van derecho en la vida, que siempre vivieron de su trabajo, que cuidaron su familia, humildemente, pero se sacrificaron y fueron dando valores a través de los valores.

Osvaldo Urbina se define no como un poeta, sino simplemente un tipo que escribe porque le gusta, le encanta todo lo que tiene que ver con Argentina y principalmente con Azul y es un decidor, nada más. Yo la guitarra la toco mal, cantar ahí nomás y jamás un payador. Eso no es para cualquiera, enfatizó.

“Yo estuve soñando en cantar canciones sureras y llevarlo a Azul donde iba para también volcarlo en canciones sobre algún escenario”.

Estas palabras reflejan la humildad de un Grande. Es el reconocimiento a un ser humano que está a la altura, o la supera, de “un montón de gente” que fueron reconocidos con esta distinción en tiempos pasados.

Osvaldo Urbina, Ciudadano Ilustre de la ciudad de Azul. Si para él recibir esa distinción fue una tremenda emoción y alegría, para los azuleños fue sentir que ha sido un justo reconocimiento a un trotador de caminos que hizo conocer a su Azul querido en todo el país.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *