ES UN JOVEN QUE TIENE 22 AÑOS

Otro azuleño fue detenido ayer por la entradera que en Tandil tuvo como víctima a un empresario

 

Junto con esa detención se hizo efectiva otra medida cautelar en Laprida, donde fue arrestado un hombre que habría sido empleado de la víctima de este violento robo ocurrido el pasado martes en la ciudad serrana. Por el mismo hecho ya había sido detenido un comerciante azuleño, a quien ayer le allanaron su local de telefonía celular situado en Mitre entre Lavalle y Cáneva. A ese hombre lo investigan por la entradera, motivo por el cual fue indagado por un fiscal tandilense y declaró, y por un robo ocurrido el pasado viernes en una casa del Barrio Del Carmen.

Una de las detenciones por la entradera del martes se hizo efectiva ayer en Laprida. El imputado habría sido empleado del empresario asaltado.
LA VOZ DE TANDIL
<
>
Una de las detenciones por la entradera del martes se hizo efectiva ayer en Laprida. El imputado habría sido empleado del empresario asaltado. LA VOZ DE TANDIL

Ayer, mismo día que en Tandil el comerciante azuleño aprehendido por una entradera que en esa ciudad se registrara el pasado martes fue indagado en sede judicial y declaró, importantes novedades se produjeron en torno a esa investigación.

En ese contexto, policías allanaron en esta ciudad el local de telefonía celular propiedad del imputado, cuya aprehensión fue convertida en detención después de esa indagatoria a la que fue sometido en una Fiscalía con sede en la ciudad serrana.

Al mismo tiempo, otros allanamientos realizados ayer en Azul y en Laprida, derivaron en las detenciones de dos sujetos.

Al igual que el comerciante que había sido aprehendido el martes por la noche, después de que no se detuvo en un control policial en la Ruta 3, a ambos varones detenidos ayer los consideran los presuntos coautores de esa entradera que en Tandil había tenido como víctima a un empresario transportista al que, tras golpearlo, le habían sustraído unos 80.000 pesos.

Un hombre de 35 años llamado Daniel Alberto Crescitelli, tal lo que ya fuera informado ayer, había sido el primero de los aprehendidos por la entradera que el martes pasado en horas de la noche se registró en la casa de un empresario transportista llamado Daniel Bayala.

Al azuleño lo habían arrestado policías del Destacamento Vial Azul el martes que pasó cuando era alrededor de la hora 23.30.

En ese entonces, según lo informado por voceros de seguridad, Crescitelli guiaba por la Ruta 3 un Volkswagen Vento que no se detuvo en un control policial que se estaba haciendo en la sede del Destacamento de Seguridad Vial, situada a la altura del kilómetro 297 de la mencionada ruta.

Luego de una persecución, el comerciante fue arrestado cuando el auto que guiaba chocó contra una alcantarilla en una calle de tierra perpendicular a la ruta.

En el auto que guiaba Crescitelli iban tres sujetos más, los cuales en ese entonces lograron darse a la fuga a pie.

Al ser requisado el Vento, en su interior se encontraron ocho mil pesos en efectivo, una réplica de un arma de fuego tipo pistola, municiones, pasamontañas y otros elementos que estarían relacionados con la entradera que ocurriera horas antes en Tandil.

Por ese hecho, al día siguiente de que fuera trasladado a la ciudad serrana en carácter de aprehendido -es decir, ayer- Crescitelli fue indagado y declaró.

Según voceros allegados al expediente judicial que el fiscal Luis Piotti está instruyendo, sumario penal en principio caratulado como privación ilegal de la libertad y robo doblemente agravado, por haberse cometido en poblado y en banda y por el uso de arma de fuego, el azuleño negó responsabilidad alguna en el hecho, indicando que había llevado a Tandil a esas otras personas que cometieron el ilícito “engañado” y sin conocer que los estaba trasladando para tal fin.

Pero la declaración del comerciante pareció no convencer al fiscal Piotti, quien después de la indagatoria solicitó que un juez de Garantías convirtiera en detención a su aprehensión, medida cautelar hecha también efectiva durante el transcurso del día de ayer.

Dos detenciones y más allanamientos

Con los elementos surgidos en ese testimonio brindado por Crescitelli fue que ayer se realizó el allanamiento en el local que el hombre posee en Mitre entre Lavalle y Cáneva de esta ciudad, aunque no trascendió si se habían incautado elementos considerados de interés para la investigación por el robo que tuvo como víctima al empresario transportista tandilense.

Junto con ese allanamiento, otros procedimientos similares se hicieron en Azul y en Laprida, lugares donde policías detuvieron a dos sujetos más, los cuales -según se sospecha ahora- iban en el auto con Crescitelli cuando al comerciante lo aprehendieron luego de que no se detuviera en ese control policial que se estaba haciendo sobre la Ruta 3, en cercanías a uno de los ingresos a esta ciudad.

Los ahora detenidos son considerados por el fiscal Piotti, titular de la UFI 3 con sede en Tandil, también los presuntos coautores de la entradera que sufriera hace tres días el empresario Bayala en su casa de Colombia y Portugal de la ciudad serrana.

Voceros allegados a la investigación del robo indicaron que uno de los detenidos, un hombre que fue arrestado ayer en Laprida, sería un ex empleado del empresario transportista y quien, aparentemente, proporcionó toda la información que se tradujo el martes por la noche en este violento robo.

A ese hombre, de 47 años, fuentes policiales lo identificaron como Gerardo Márquez.

En tanto, el tercero de los presuntos autores de este hecho había sido detenido ayer en Azul. Voceros de seguridad señalaron que se trata de un joven que tiene 22 años y que se llama Lucas Nicolás Laguna.

Anoche Márquez -desde Laprida- y Laguna -desde la comisaría primera de Azul- habían sido trasladados a una seccional policial que está en Tandil. Según se estima, hoy ambos serán llevados a la Fiscalía a cargo del Dr. Piotti para que, al igual que ayer ocurrió con Crescitelli, los dos sean indagados por ese violento robo que se les está atribuyendo en carácter de coautores.

Al mismo tiempo, se aguardan novedades con relación al cuarto implicado en el hecho, que iba también en el Vento que guiaba el comerciante azuleño cuando el pasado martes por la noche no se detuvo en ese control policial que se estaba realizando sobre la Ruta 3, frente a la sede del Destacamento Vial Azul de la Policía bonaerense.

El dato

Personal policial de la comisaría primera de Tandil había llevado a cabo ayer un total de seis allanamientos y las dos detenciones, una de ellas en esta ciudad y la otra en Laprida. Entre los elementos secuestrados en esos procedimientos hubo un arma de puño y una escopeta, arma larga de fuego que el empresario transportista asaltado contó que portaba uno de los delincuentes que el pasado martes por la noche había ingresado a su casa.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *