UNA PROMOCIÓN MUY ACEPTADA

Otro concurrido súper miércoles en los supermercados

Los beneficios que otorga el Banco Provincia con sus tarjetas de crédito y débito (el 50 por ciento de la devolución del importe de la compra, con un tope de hasta 1.500 pesos), ha encontrado buena receptividad en el público. Sin embargo la iniciativa tiene sus inconvenientes en la aplicación práctica por la masiva afluencia de clientes. En el caso de los almaceneros, hay múltiples críticas a la propuesta. 

Lo supermercados locales se vieron superados por la masiva afluencia de clientes. Mabel Montanelli. María Luz D’Emilio. Martín Blanco.
<
>
Lo supermercados locales se vieron superados por la masiva afluencia de clientes.

Azul vivió ayer otro “súper miércoles” en las tres sucursales locales de las cadenas de supermercados que adhieren a una promoción exclusiva del Banco Provincia, a través del cual sus clientes tienen la oportunidad de acceder a un descuento del 50 por ciento, con un tope de reintegro de 1.500 pesos, para compras con tarjetas de crédito y débito que hayan sido emitidas por la entidad financiera. De acuerdo con la recorrida que ayer realizó este diario, en lo que fue el segundo miércoles que se implementa este beneficio se pudo constatar que los locales estuvieron desbordados en su capacidad operativa.

Evidentemente la necesidad de ahorro estuvo por encima de la lluvia intermitente y el frío, a punto tal que decenas de clientes se agolparon en los ingresos al Hipermercado de la Cooperativa Obrera y La Anónima, esperando hacerse de un chango para hacer la compra. Hubo demoras que en algunos casos exasperaron los ánimos; otros llegaron a la puerta de los locales y se “espantaron”; también hubo quienes decidieron volver más tarde o, directamente, optaron por hacer sus compras en otras bocas de expendio.

Cuando EL TIEMPO estuvo en los dos supermercados, por la mañana, las cajas estaban colmadas de gente y los empleados no daban abasto para reponer las góndolas.

“Están todas las clases sociales”

EL TIEMPO visitó el supermercado La Anónima y dialogó con tres clientes. Martín Blanco contó que “compré con tarjeta de débito y es la primera vez que decidí venir. Hay muchísima diferencia en los precios y uno ahorra mucho”. Consultado sobre cuáles son los productos más buscados mencionó “leche, arroz, azúcar y productos de limpieza”.

Sobre las compras que realiza habitualmente, sin esta oferta puntual de los miércoles, sostuvo: “Compro en supermercados o almacenes o en los dos lugares. Con la adquisición de hoy, ya tengo la compra de todo el mes y estuve una hora haciendo cola”.

Por su parte Mabel Montanelli, mientras esperaba contar con un chango, contó que “estoy acá aprovechando el 50 por ciento de descuento porque se nota muchísimo la diferencia de precios y se aplica a todos los productos”. Tras recordar que “ya había hecho una compra el mes pasado”,  destacó que “están todas las clases sociales buscando el 50 por ciento. Llegué a las 8.30 con mi hijo y un bebé y fue imposible comprar; compró él y ahora vine yo para esperar tranquila”.  

María Luz D´Emilio también hizo una compra importante en volumen. Según dijo “es la segunda vez que vengo”. “La primera vez compré poco por temor a que no me alcance. Pero esta vez compramos muchísimo con 3.000 pesos”, agregó.

Sobre los tiempos de espera puntualizó: “La vez anterior llegamos a las 9 y ya estaba lleno; hoy (por ayer) estuve dos horas y pico para pagar. Hay muchísima más gente”.

“Estamos colapsados”

A su turno el encargado del Hipermercado de la Cooperativa Obrera, Carlos Hansen, informó al promediar el “super miércoles” que “es algo que evidentemente la gente esperaba”. “La respuesta es muy positiva, ya que se concentra en un solo día en el mes; con la expectativa que hay, viene más gente de la que estamos preparados. Estamos colapsados, trabajando al doble de capacidad que tenemos de atención”.

Recordó lo sucedido en el primer día de la promoción al señalar que “estuvo lleno todo el día, con lo cual se nos hizo muy difícil reponer. De hecho, estamos trabajando mucho con pallet cerrado porque no hay otra manera”.

El encargado indicó que, en líneas generales, llevan “un par de meses” con ventas estables, pero con un incremento si se lo compara con períodos del año pasado.

A la “caza” de un carrito

Florencia Pérez estaba con su chango repleto de mercadería y, a su lado, Liliana Leiva esperaba que lo desocupe para poder iniciar el recorrido de lo que iba a ser su compra. “Llegué a las 9 y tomé el carro, así que no tuve que esperar. Las ofertas no incluyen el 50 por ciento de descuento pero los precios son normales y esperando que en dos días, me devuelvan la mitad de la plata que gasté”, dijo Pérez.

Leiva señaló: “Opino lo mismo que ella; vine más tarde pero esto conviene porque devuelven la plata”.

EN LAS REDES, OPINIONES REPARTIDAS

La publicación de un anticipo de la información publicada en esta edición despertó ayer opiniones encontradas en el muro de Facebook de este diario. Aquí reproducimos algunas de ellas.

Silvia Cos Cipriano: Irá la gente que está con Cambiemos; esa gente que dice que está mejor ahora que con Cristina.

Mónica Verstraeten: Por qué no!!! Todos aprovechan; no importa el color político.

Héctor Getzfried: Parecemos ganado hambriento. Cola hasta para conseguir un chango; cola para pagar; los empleados destruidos. Un caos.

Laura Andersen: Sí, es verdad todo eso, es un caos. Pero la gente lo hace por el 50% de descuento (de los cuales un 30% lo hace el banco y un 20% el super). Les resulta tentador el descuento y van, se bancan todo!!

Marta Muzio: ¿Hasta cuándo puede durar esto?

Beatriz Raffino: Recién venimos del Hiper; de terror: la gente toda loca cola para un changuito, colas eternas en las cajas. Una gran vergüenza. Precios aumentados! ¿Es necesario como personas tener que pasar por esto? ¿No es que estamos mejor? Horrible, obvio; nos volvimos!!!

Lucrecia Valle: El almacenero se jode y es el que les da fiado y los banca todo el mes. Lamentable.

Fabiana Carmona: Cómo benefician a grandes cadenas…qué asco. El almacenero, que se joda. Después se quejan que cierran negocios.

Betina Peralta: Forman los precios y despiden personal porque “disminuyeron las ganancias”; le pagan a los productores una miseria; estafan a los consumidores remarcando a más no poder. Luego, con una ayudita-connivencia del Gobierno, hacen una “devolución”. Y la gente se lo cree.

Maro Echegaray: Ni borracho hago semejante cola. Le sigo comprando a la almacenera que me banca la libreta!!!

Esmeralda Pérez: Uff, la gente siempre desconforme. El que pueda aproveche: es un 50% de descuento. Comprás por 3.000 y pagás 1.500. ¿La cola?…sí, larguísima.

María Fernanda Giménez: Deberían publicar cómo la gente estaciona horas y horas delante de los garaje de los que vivimos cerca!!!

 

 

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. EL BARBARO

    Julio 13, 2017 at 2:55 pm

    ¡¡¡SOY ALMACENERO Y LA GENTE HACE LA QUE PUEDE Y NOSOTROS TAMBIEN AQSI QUE A NO QUEJARSE Y SEGUIR LABURANDO YO NO LLORO AL CONTRARIO ME FORTALEZCO PORQUE NO VENDO UN DIA AL MES BARATO SINO QUE LO HAGO TODO EL AÑO ¡¡¡SALUDOS PARA TODOS Y TODAS¡¡¿QUEDO CLARO,,,’?

    • Aguante EL BARBARO

      Julio 13, 2017 at 3:50 pm

      EL BARBARO! Impecable. Carne en la carnicería, pescado en la pescadería, verduras en la verdulería y lo demás en almacenes de barrio. Esa es la solución

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *