LA VÍCTIMA TIENE 89 AÑOS

Otro “cuento del tío”: a una jubilada le sustrajeron ayer varios pesos y dólares

Ocurrió en horas de la tarde en una vivienda situada en Pringles entre Burgos y De Paula. El autor del hecho fue un sujeto que se hizo presente en dos ocasiones en el domicilio de la jubilada. A la mujer, para engañarla, le dijo que venía de parte de uno de sus hijos, que lo había enviado para que le diera la plata con el fin de depositarla en un banco “para que no se devaluara”, dijeron fuentes policiales.

 

La casa donde vive la anciana que ayer a la tarde se convirtió en víctima de un nuevo “cuento del tío” que se registra en la ciudad.
MARCIAL GARCÍA
<
>
La casa donde vive la anciana que ayer a la tarde se convirtió en víctima de un nuevo “cuento del tío” que se registra en la ciudad. MARCIAL GARCÍA

Una anciana se convirtió ayer en esta ciudad en víctima de un nuevo “cuento del tío”, cuando al menos un sujeto que se hizo presente en su casa en dos oportunidades logró sustraerle una importante suma de dinero, tanto en pesos como en dólares.

Para eso, el delincuente la engañó a la mujer diciéndole que venía de parte de uno de sus hijos a buscar toda la plata que tenía ahorrada, con el fin de llevarla al banco y depositarla.

Según el autor de este hurto le expresó también a la víctima, el hijo de la mujer lo estaba aguardando en el banco, por lo que la jubilada, que tiene 89 años, no dudó en entregarle una importante cantidad de plata que tenía ahorrada.

El dinero se lo dio al delincuente en una caja. E instantes después, una vez que el autor de este episodio delictivo se dio a la fuga y la maniobra ilícita fue descubierta, efectivos policiales concurrieron al lugar para comenzar con las primeras averiguaciones en torno al caso.

Ayer a la tarde, la mujer había sido llevada por sus familiares a la sede de la Seccional Primera local perteneciente a la Policía de la Provincia para radicar la denuncia por lo sucedido, al tiempo que los investigadores trabajaban sobre diferentes pistas tendientes a identificar al autor de este ilícito.

En ese contexto, de acuerdo con algunas versiones de testigos referidas a la Policía, el sujeto que se apoderó del dinero habría huido en un automóvil que quedó estacionado a pocos metros del domicilio donde vive la jubilada a la que le fueron sustraídos todos sus ahorros.

Otras versiones, además, señalaban que el delincuente estaba acompañado por una mujer, aunque todos esos datos todavía están tratando de determinarse con certeza por parte de los investigadores en el marco del sumario penal que por el caso se inició y está caratulado como hurto.

Dos visitas y, en el medio, un llamado por teléfono

Del hecho se tomó conocimiento por parte de la Policía ayer a la tarde, cuando alrededor de la hora 17 se recibió un llamado al teléfono de emergencias dando cuenta que a una anciana la habían despojado de todos sus ahorros mediante un “cuento del tío”.

La mujer a la que le sustrajeron el dinero tiene 89 años y está jubilada. Fuentes policiales la identificaron como América Cuevas, quien se domicilia en una vivienda ubicada en la calle Pringles entre Burgos y De Paula de este medio.

Los datos precisos con los que contaba el sujeto que se hizo presente en dos oportunidades en la vivienda de la anciana -en un lapso de tiempo que los investigadores estiman entre la hora 14 y las 16 de ayer- hicieron que la víctima de este engaño no sospechara en absoluto nada raro.

Entre esos datos con los que contaba el autor de este “cuento del tío” figuró que sabía que a la hora en que concurrió en dos ocasiones a la casa de la anciana iba a encontrarla sola, más allá de que habitualmente sus hijos y demás familiares suelen a ir a verla en todo momento del día.

Además, el delincuente conocía los nombres de los hijos de la mujer. Y en el marco de los diálogos que mantuvo con la jubilada en esas dos oportunidades en las que concurrió a su casa, le dijo que venía de parte de uno de ellos, al que incluso mencionó por su apodo.

Cuando el delincuente concurrió por primera vez a la casa de la víctima, ni bien la mujer abrió la puerta el sujeto le expresó que venía de parte de uno de sus hijos para que le diera todo el dinero que tenía, con el fin de depositarlo en el banco “para que no se devaluara”, refirió ayer un vocero policial consultado por EL TIEMPO.

Pero en esa primera oportunidad el delincuente no se apoderó del dinero, sino que se fue y le indicó a la jubilada que regresaría instantes más tarde para llevarse la plata.

En ese lapso de tiempo que transcurrió entre que el ladrón fue a la casa por primera vez y que regresó, la anciana recibió un llamado telefónico que sirvió para reforzar el engaño.

En esa comunicación, el sujeto que llamó se hizo pasar por su hijo. “Y ahí le dijo que le entregara la plata a un contador que la iba a ir a buscarla instantes después para venir a depositarla al banco”, contó la fuente policial.

Lo concreto fue que minutos más tarde el delincuente regresó. Y en ese entonces la mujer, sin sospechar absolutamente nada raro, le entregó todo el dinero que tenía: pesos y dólares que eran el producto del ahorro de varios años.

Además, el delincuente le dijo a la jubilada en esas dos oportunidades en las que fue a su casa que su hijo lo estaba esperando en el banco, lo que de alguna forma -sumado a ese llamado telefónico que recibió- hizo que la anciana no sospechara en absoluto que estaba convirtiéndose en víctima de este “cuento del tío”.

De esa manera, sin mediar violencia alguna y a través de un engaño, el sujeto logró que la mujer fuera hasta el lugar donde tenía ahorrados desde hacía tiempo varios pesos y dólares y después se los entregó.

La anciana colocó la plata en una caja que luego le dio al delincuente, que rápidamente se dio a la fuga llevándose una considerable cantidad de dinero.

El dato

Fuentes policiales consultadas por este diario indicaron que durante este nuevo “cuento del tío” que se registra en Azul a la jubilada le sustrajeron 80.000 pesos y 3.000 dólares.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *