Para el concejal Norte, el aumento de la tasa urbana ronda el 40 por ciento anual

REVALUACIONES FISCALES

El año pasado el Concejo Deliberante aprobó un tope del 32 por ciento de aumento de la tasa urbana. Sin embargo, el concejal Omar Norte advirtió que aquel proyecto tenía “una trampa”, ya que uno de los artículos de la Ordenanza Impositiva dejó la puerta abierta para que el Ejecutivo pueda aplicar ese tope de incremento en base a las valuaciones fiscales inmobiliarias de 2018, que son un 1000 por ciento superiores a las del año anterior. De ahí la fuerte y no prevista suba que están recibiendo los contribuyentes en las tres últimas cuotas de la tasa.

El concejal Omar Norte indicó que el aumento de la tasa aumento “va a afectar la cobrabilidad porque la gente está cada vez más comprometida con el pago de todos los servicios”. NACHO CORREA

En los últimos días, comenzaron a llegar las boletas de la Tasa por Recolección, Limpieza y Conservación de la Vía Pública correspondientes al último trimestre con incrementos que no estaban previstos por los contribuyentes.

Si bien el Concejo Deliberante aprobó el año pasado un tope del 32 por ciento de aumento de la tasa urbana para 2018, la realidad es que ese porcentaje es mayor al que cada uno pudo haber calculado porque se aplicó -a partir de octubre y retroactivo a enero- sobre el revalúo fiscal inmobiliario que hizo la provincia de Buenos Aires.

Así lo explicó el concejal y contador Omar Norte al dialogar con este diario. De acuerdo a lo que señaló, el revalúo general llega al 1000 por ciento y sobre esos nuevos valores inmobiliarios es que el Ejecutivo aplicó el tope. Indicó que esto hace que en realidad el aumento ronde el 40 por ciento anual.

“La gente pensó que durante este año iba a pagar lo que venía pagando desde enero”, pero no fue así. El último trimestre se está encontrando con aumentos significativos.

Comentó asimismo que muchos de quienes lo consultaron se mostraron con mucha bronca porque “no tienen previsibilidad” de los alcances del aumento de la tasa urbana.

El revalúo 2018 

En un principio, el concejal marcó que “los aumentos que comenzaron a llegar son importantes, dispares todos entre sí ya que es producto de un revalúo técnico que se hace cada 10 años aproximadamente, donde se revalúa por un lado la tierra y por el otro la edificación. El revalúo general es del 1000 por ciento”.

A fines del año pasado, antes del cambio de concejales, el Legislativo local aprobó el aumento de tasas con un tope del 32 por ciento para el caso de la urbana. Pero como todo tiene un pero, el aumento que los contribuyentes están recibiendo supera ese porcentaje.

En ese marco, Norte explicó que “los concejales Juan Sáenz y Pablo Yannibelli, en negociaciones con el Ejecutivo, generaron un despacho alternativo al que nosotros nos opusimos pero se terminó aprobando por mayoría”.

Ese despacho, según defendieron Sáenz y compañía en ese momento, establecía que la tasa no podría incrementarse más allá del 32 por ciento, “pero no es así”, advirtió Norte, ya que dijo que “la trampa” está en uno de los artículos de la Ordenanza Impositiva que dejó la puerta abierta al Ejecutivo para que pudiese aplicar ese porcentaje sobre las valuaciones fiscales inmobiliarias de 2018, que son muy superiores a las de 2017.

“Con el revalúo técnico, que repercute distinto en cada caso por las amortizaciones y el valor sobre edificación, aplicaron el aumento sobre las nuevas valuaciones porque el despacho del ex concejal Juan Sáenz dejó la ventana abierta para que se aplicara el tope del 32 sobre los nuevos valores inmobiliarios”, indicó.

Asimismo, subrayó que “nosotros proponíamos un incremento menor y que el tope fuera sobre las valuaciones fiscales 2017. Eso le daba previsibilidad a la gente de que durante todo el año no iba a tener ningún incremento superior”.

En resumidas cuentas, el tope del 32 por ciento “se superó porque se aplica sobre las valuaciones fiscales de 2018”.

No obstante, si no hubiese habido revalúo o si el cuestionado artículo de la Ordenanza Fiscal no abría la oportunidad que abrió, “al Ejecutivo le quedaba igual un margen del 3 por ciento para incrementar porque la tasa había aumentado el 29 por ciento de enero a septiembre”.

“Un 40 por ciento anual” 

Consultado de cuánto es entonces el aumento que los contribuyentes están recibiendo, consignó que “nos reunimos con el subsecretario de Ingresos Públicos -Guido Ingrassia- y cuando le preguntamos eso, nos dijo que no tenía el porcentaje de incremento”.

Si bien cada caso es particular y repercute de manera diferente, el concejal estimó que el aumento de la tasa urbana “andará en un 40 por ciento anual.

En este punto, advirtió que “en la proyección de ingresos, el cobro de la tasa daba un 40,6 por ciento anual. Si estaban previendo cobrar un 40,6 por ciento más que el año anterior, quiere decir que la tasa iba a estar aumentando más o menos ese porcentaje, aunque ahora digan que no lo saben”.

Añadió que “es imposible que la cobrabilidad aumente 8 puntos. Ellos (por el Ejecutivo) ya tenían una base donde estaban estimando que esto iba a ocurrir”.

Asimismo, yendo a números más finos dijo que de la cuota de septiembre a la de octubre, el incremento llega al 30 por ciento entre una y otra.

“Va a afectar la cobrabilidad” 

Sobre si se podría haber hecho de otra manera y no desfinanciar al Estado municipal, como siempre remarcan los funcionarios comunales, Norte apuntó que “el municipio está desfinanciado desde hace muchos años. El déficit es estructural, esto no lo va a salvar. Obviamente que es un aporte más a los recursos necesarios para el Estado”.

Añadió que “el tema es que la gente no tiene previsibilidad de lo que va a ser el aumento de tasas. La gente pensó que durante este año iba a pagar lo que venía pagando desde enero. Y ya se la engañó con la famosa cuota 13 el año pasado, anteriormente con el 8 por ciento por inflación y ahora con este último trimestre, en donde cada una de las cuotas, además del aumento, incluye el prorrateo de los nueve meses en que no se cobró en base a las nuevas valuaciones fiscales.

En la reunión con el subsecretario de Ingresos Públicos, que tuvo lugar el último viernes, “le manifesté a los concejales que estén alertas este año cuando se trate la Ordenanza Impositiva para que estas cosas no vuelvan a ocurrir y qué implica aprobar lo que se aprobó el año pasado. Esto no le da previsibilidad a la gente de lo que va a terminar pagando en el año de la tasa”.

A su vez, Norte entendió que el aumento “va a afectar la cobrabilidad porque en esta situación de tarifazos e inflación, la gente está cada vez más comprometida con el pago de todos los servicios.

Incertidumbre para 2019 

La cuestión que preocupa también es qué va a pasar en 2019, con las valuaciones que aumentaron 1000 por ciento. En ese aspecto, Norte indicó que en la reunión con el subsecretario de Ingresos Públicos le planteó esa situación “y me dijo que están bajando las alícuotas por las cuales se calculan las tasas, aunque no me supo decir en qué porcentaje. Obviamente que van a tener que hacer una baja importante en las alícuotas porque si no va a impactar directamente.

Por último, el concejal señaló que “uno entiende que el Estado también tiene que seguir los pasos de la inflación porque tiene gastos, pero el tema es la previsibilidad para que la gente sepa, que no se desayune como lo hizo ahora sin el debido preaviso”, ya que el incremento fue realmente sorpresivo para los contribuyentes que ya recibieron los adelantos del último trimestre del año.

“NO DAN EXPLICACIONES” 

En un tramo de la nota con este diario, Omar Norte comentó que en el bloque GEN al cual pertenece recibieron en estos últimos días “gente que nos viene a consultar por las tasas, porque obviamente no entiende. En algunos casos los hemos redireccionado para que hagan el reclamo en Ingresos Públicos porque según el subsecretario se les iba a explicar caso por caso como es el incremento”.

Sobre el ánimo de la gente dijo que “hay bronca porque entre todos los aumentos que llegan, ahora le viene uno más que no estaba previsto”.

A su vez, advirtió que desde el Ejecutivo le informaron que desde marzo estaban trabajando con las revaluaciones que determinó la provincia -haciendo el entrecruzamiento de datos- “y que en agosto ya tenían toda la información. Tendrían que haber informado inmediatamente a la gente que esto iba a ocurrir. Tenían dos meses para hacerlo y no dejar que se enterara cuando llegara la boleta a la casa”.

Norte entendió que “políticamente impacta sobre la gestión, sin duda, porque no dan explicaciones. Es el peor defecto que tiene el Ejecutivo. Independientemente de que personalmente uno vaya a consultar, a la ciudadanía en general hay que explicarle por qué se está haciendo lo que está haciendo”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *