Para Juan Carlos Maletta, nuestro recuerdo imborrable

Ricardo Valicenti, José Berger y Juan Carlos Maletta en una de las tantas jornadas de pesca en Reta, allá por el año 1985.
<
>
Ricardo Valicenti, José Berger y Juan Carlos Maletta en una de las tantas jornadas de pesca en Reta, allá por el año 1985.

La palabra como valor supremo. Si Juancito te prometía algo lo cumplía. Los que tuvimos la dicha de haber compartido con él años de labor sabemos de lo que hablamos.

Desde chico abrazó las artes gráficas, y allí desarrolló su vida y crió una ejemplar familia junto a su inseparable esposa Alicia.

Cuando El Ciudadano cerró sus puertas, Juancito llegó con su mochila repleta de humildad a El Tiempo. Primero en la época del plomo y ya más acá en el tiempo, sentado detrás de una computadora, fue edificando su rica vida.

Siempre buscó en el valor supremo de la amistad unir a los compañeros, y eso lo llevó a ejercer funciones dentro del gremio gráfico, cargo al que honró con su honestidad.

Amante de la pesca y las tenidas gastronómicas, Juancito compartía su bondad en cada encuentro.

La vida le fue poniendo obstáculos que fue sorteando con fe cristiana y el amor de su familia sin quejarse nunca.

Juan Carlos Maletta no se hizo SEÑOR con la vida. Nació SEÑOR. Nuestro sincero recuerdo para este gran compañero y amigo. Para Alicia, y sus hijos Carlos y Claudia, el consuelo y la tranquilidad de saber que tuvieron entre ustedes a un ser extraordinalrio.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *