RESOLUCIÓN JUDICIAL

Para un juez, la ex tesorera del Consejo Escolar “no cuidó debidamente los bienes del Estado”

Valeria Coussirat era tesorera de ese organismo cuando en octubre de 2013 fue destituida por mal desempeño de su función. En mayo de 2014, se presentó en la justicia demandando al Consejo Escolar y solicitando la nulidad de su destitución. Hace unos pocos días, el juez Pablo Quaranta rechazó su pedido asegurando que “faltó a sus deberes y obligaciones”. Coussirat también presentó una demanda contra Patricia Quattrocchio por daños y perjuicios, que también fue desestimada.

En octubre de 2013, el cuerpo de consejeros escolares interpeló a Valeria Coussirat y días después decidió destituirla. La ex tesorera se presentó a la justicia intentando que se revoque esa sanción. El juez rechazó su pedido. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA
<
>
En octubre de 2013, el cuerpo de consejeros escolares interpeló a Valeria Coussirat y días después decidió destituirla. La ex tesorera se presentó a la justicia intentando que se revoque esa sanción. El juez rechazó su pedido. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA

El titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo de esta ciudad, Pablo Quaranta, rechazó la demanda que en mayo de 2014 inició la ex consejera Valeria Coussirat contra el Consejo Escolar requiriendo que se deje sin efecto su destitución, que había sido decidida por unanimidad del cuerpo de consejeros en octubre de 2013.

El juez también desestimó la demanda que por daños y perjuicios interpuso contra la entonces presidenta del Consejo, Patricia Quattrocchio.

Ahora, la ex consejera tiene la posibilidad de apelar esta resolución, que llega tres años después de haberla iniciado.

La presentación de Coussirat

Cabe recordar que Coussirat era tesorera del Consejo Escolar al momento de ser destituida. Luego de una interpelación que se desarrolló el 3 de octubre de 2013, la decisión del cuerpo de consejeros fue destituirla de su cargo por mal desempeño de su función (Ver recuadro “Suspensión, interpelación y destitución”).

El 9 de mayo de 2014, de la mano de su abogado Julio Vélez, Coussirat presentó en el Juzgado Contencioso Administrativo Nº1 de esta ciudad una demanda contra el Consejo Escolar requiriendo que se deje sin efecto su destitución y alegando daños y perjuicios. De la misma manera, ese día también demandó por daños y perjuicios a la consejera escolar Patricia Quatrocchio.

En la presentación, la ex tesorera alegó que fue calumniada e injuriada públicamente por varios integrantes del Consejo Escolar cuando le imputaron distintas irregularidades; que se le notificó su suspensión preventiva un día antes de que se realizara la sesión especial en la que se definía esa sanción; que encontró abierto el armario de su oficina donde guardaba bajo llave la información y la cerradura “violentada” y que por eso presentó una denuncia por “Robo”.

En el escrito presentado en el Contencioso Administrativo, pidió la nulidad de la destitución porque fue votada por el consejero Miguel Mugueta “por ser manifiesto su interés personal en tanto su destitución implica la confirmación de su cargo como consejero escolar”.

También alegó violación del derecho de defensa y del debido proceso, ya que según entendió los puntos por los que se la llamó a la interpelación no se condecían con los que originaron su citación a la primera sesión especial de interpelación el 30 de agosto de 2013, que luego fuere suspendida y convocada para el 4 de octubre.

El descargo de Quattrocchio

Ante la demanda de Coussirat contra Patricia Quattrocchio, ésta se presentó por decisión propia y negó haberla injuriado, calumniado o haberle provocado daños y perjuicios.

Asimismo, sostuvo que fue legítima la destitución ya que Coussirat “incumplió los deberes a su cargo, vinculados al manejo de los fondos públicos” y advirtió que “se acreditó fehacientemente la responsabilidad de la actora, siendo la sanción impuesta razonable a la gravedad y envergadura de las faltas”.

La posición de la representación fiscal

En la causa también se presentó el delegado de la Fiscalía de Estado, Luis Miralles, quien negó cada una de las afirmaciones de Coussirat.

Entre otras, aseguró que se acreditaron las faltas imputadas a la ex tesorera ya que se detectaron “graves irregularidades”; que los miembros del Consejo Escolar no la calumniaron ni injuriaron; que Coussirat “incumplió los deberes a su cargo vinculados al manejo de fondos públicos”; y que cada uno de los cargos por los que se la destituyó fueron “debidamente acreditados”.

Las consideraciones de Quaranta

Una de las cuestiones en las que hizo hincapié el titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo fue en la imputación que le hizo al Consejo Escolar de Azul Coussirat respecto a que hubo una serie de vicios en el procedimiento y por lo tanto sería ilegitimo lo resuelto.

En este sentido, evaluó que el Consejo cumplió cada una de las etapas que corresponden para aplicar una sanción disciplinaria.

A su vez, con la prueba documental que Quaranta tuvo en sus manos, apuntó que “entiendo que el Consejo Directivo del Consejo Escolar ha tenido pruebas suficientes para encontrar por probado los hechos que se le endilgan a la actora y haber creado convicción suficiente para entender que la misma ha incumplido sus deberes y obligaciones en forma regular y continua”.

No quedó ahí, sino que remarcó en su sentencia que como tesorera debía velar por la transparencia, seguridad, resguardo y amplia información del manejo de los fondos públicos, por lo que consignó que “no parece irrazonable entender, como lo hizo el Consejo Escolar de Azul, que la Sra. Coussirat faltó a sus deberes y obligaciones, no cuidando debidamente los bienes del Estado”.

En cuanto a la demanda contra Patricia Quattrocchio, Coussirat había asegurado en su presentación que la consejera “profirió expresiones injuriosas” para deshonrar y desacreditar su nombre y ocasionarle un “daño moral”.

En este punto, Quaranta determinó que la ex tesorera del Consejo no puntualizó cuáles fueron los dichos injuriosos o calumniosos, por lo tanto “no prospera” la demanda.

La resolución

La sentencia de Pablo Quaranta está fechada el 2 de junio y en su parte resolutiva decidió:

– “Rechazar la demanda interpuesta por la Sra. Valeria Raquel Coussirat contra el Consejo Escolar de Azul por la que requería se deje sin efecto la decisión de destitución del Consejo Escolar de Azul y los daños y perjuicios reclamados.

– Desestimar la demanda por daños y perjuicios interpuesta por la Sra. Valeria Raquel Coussirat en autos contra la Sra. Patricia Lujan Quatrocchio”.

SUSPENSIÓN, INTERPELACIÓN Y DESTITUCIÓN 

El 16 de agosto de 2013, el cuerpo de consejeros escolares -integrado en ese momento por Claudia Bustos, Patricia Quattrocchio, Néstor Álvarez, Gabriel Terra y Miguel Mugueta– dio una conferencia de prensa para informar la detección de una serie de supuestas irregularidades en el manejo de la Tesorería, a cargo de Valeria Coussirat.

Días después, con más elementos en la mano se realizó una sesión especial y decidieron suspender preventivamente a la entonces tesorera que estaba de licencia por maternidad.

El 29 de agosto, funcionarios del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires estuvieron en el Consejo y analizaron distintos documentos. Luego, elaboraron un informe con una serie de recomendaciones respecto a las anomalías detectadas.

Al día siguiente, los consejeros radicaron la denuncia penal para que se investigue la existencia o no de delito.

El 24 de septiembre, el cuerpo convocó a Coussirat para que el 3 de octubre se presente a la interpelación y ejerza su derecho a defensa en 16 puntos concretos.

Entre otros, la citaron porque había facturación sin respaldo del legajo del proveedor; porque se detectaron sobres de licitaciones cerrados, emisión de cheques sin el respaldo administrativo correspondiente, falta de información al cuerpo de consejeros sobre las contrataciones de Tesorería; por mantener bajo llave información administrativa del Consejo; por tener relación laboral con proveedores; por la falta de rendición de las distintas cuentas del Consejo Escolar, de justificación de los gastos e inversiones realizados en su oficina particular, de justificación de pagos de viáticos a proveedores.

La justificación que Coussirat dio sobre estos temas no satisfizo al cuerpo de consejeros escolares y el 8 de octubre la destituyó de su cargo por considerar que violó una serie de leyes, reglamentos y resoluciones en el ejercicio de su función como tesorera.

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. Yoli

    junio 17, 2017 at 6:33 am

    Y ahora?ya se sabía de su maniobra fraudulenta. No pagará con nada su descuido? “”Descuido UN POQUITO LOS FONDOS” la cara como piedra.y demanda? No se puede creerrr.

  2. Pablo

    junio 17, 2017 at 9:03 pm

    Una de las pocas veces,que se hace justicia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *