Pareja de tango azuleña en Europa

El baile del tango despierta curiosidad, asombro y encanto en diferentes latitudes del mundo. El ritmo, la cadencia porteña y el abrazo en pareja que tiene esta danza orillera es visto como algo imposible de realizar, comprender y describir, sólo opinan que tiene “una magia” que no se ve en otras danzas, quizás más técnicas pero a la vez más frías al momento de transmitir.

La pareja de tango integrada por Natalia Latini y Sebastian Zapulla, representando a esta ciudad estuvo en el Folklorefeztiva Hungary 2016, con shows también en Estambul y en Viena. El festival internacional contó con el patrocinio del CIOFF (Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y de las Artes Tradicionales) y el aval de la UNESCO, participando bailarines de todo el mundo.

Estuvieron integrando una delegación de este país formada por bailarines de folklore de la ciudad de Rosario y por una orquesta, con dos cantores. Eran más de 30 personas, la única de América, lo que hacia que fuera más original y distinta su participación. Por eso fue una de las más esperadas cuando tenían que actuar.

Compartieron escenario con bailarines de Monte Negro, España, Roma, Checoslovaquia, Italia, Turquía, Rusia y Taiwán.

También dieron clases en las ciudades de Gyöngyös y Metzocaveckz, y se encontraron con nativos. Teniendo la posibilidad de sacarse fotos con ellos.

Los artistas azuleños no sólo han dejado el corazón en cada tango que bailaron en distintos escenarios de Estambul, Hungría y Viena, sino que también han dejado la bandera de Azul a los organizadores de los eventos donde, dijeron, estuvieron poniendo a nuestra ciudad en el corazón de los distintos lugares que han recorrido.

Un viaje, una pasión y el encuentro de culturas siempre enriquecen. Además trae aparejado un crecimiento profesional, más allá de lo personal.  En el intercambio siempre uno se nutre de consejos, de ver la forma de trabajar y las extensas conversaciones sobre el arte, conceptos de baile, y de las disciplinas artísticas.

Dentro del conjunto argentino se produjo un crecimiento de la pareja azuleña porque dentro del show, ya organizado previamente, se había planteado que tenían unos minutos para mostrar coreografías y con el paso de los shows se fueron incrementando.

Esto se debe, según dijeron los artistas azuleños, más allá de la amplitud que tiene la danza, había cosas que distinguían y el tango en si mismo lo era. El contacto físico es primordial y para los ojos de los asistentes a los espectáculos era novedoso, además del juego de pies que también les llamó mucho la atención.

A pesar de que hacían dos o tres espectáculos por día, surgió la oportunidad de visitar otros sitios, además de las ciudades húngaras, que no estaban dentro del itinerario original. Al ir a Austria y Turquía los invitaron para actuar.

Si bien existen otros azuleños bailando el tango por el mundo, la pareja formada por Natalia Latini y Sebastián Zapulla con el escudo de Azul mostrándolo en todos los lugares que fueron, han sido los embajadores azuleños que, por el baile del tango, han dejado muy bien posesionado a los azuleños.

Una cosa que les llamó la atención a esta pareja de bailarines es que cuando decían Argentina inmediatamente se asociaba con Messi y tango. Quiere decir que Messi, antes Fangio, Maradona, y tango personalizan en la gente a un país. Y si se quiere promover el turismo de la ciudad, estos dos bailarines de tango son personas aptas para que nos conozcan.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *