AYER SE REALIZÓ UN ACTO EN EL CEMENTERIO

Pasa el tiempo y el recuerdo de “Poliya” mantiene su vigencia

La esposa, una de las hijas y una nieta de “Poliya” en el momento de colocar una ofrenda floral en el lugar donde descansan los restos del ex intendente. FOTOS JOSÉ BERGERCarmen Vulcano agradeció a los organizadores del homenaje y a todos los que ayer concurrieron a la necrópolis para recordar los 23 años de la partida de Rubén De Paula.Luciano Lafosse, en su carácter de presidente del comité local de la UCR, resaltó la trascendencia que tuvo la figura de “Poliya”.
<
>
La esposa, una de las hijas y una nieta de “Poliya” en el momento de colocar una ofrenda floral en el lugar donde descansan los restos del ex intendente. FOTOS JOSÉ BERGER

Cuando una persona ha dejado huellas –como marido, padre, abuelo o en el ámbito laboral o la índole que sea en la que se desenvolvió- no se necesitan los actos tediosos para recordar su paso por la vida terrenal. Ayer, apenas 15 minutos demandó la realización de un homenaje a Rubén César De Paula, el primer intendente que tuvo Azul en el restablecimiento de la etapa democrática. La ceremonia logró reunir, en torno del mausoleo donde descansan los restos de “Poliya”, a dirigentes radicales de distintas épocas para acompañar a los familiares y amigos de quien fuera jefe comunal local durante 10 años.

El arquitecto Luciano Lafosse, actual presidente del comité de la UCR, tuvo a su cargo la lectura de palabras de circunstancia (ver aparte), no sin antes pedir un minuto de silencio en recuerdo de la Profesora María Raquel De Paula, hermana del extinto intendente, fallecida el 9 de agosto del año pasado.

Al término del breve discurso de Lafosse, María del Carmen Vulcano agradeció a los organizadores y a todos los presentes por mantener vivo el recuerdo de la figura de su esposo, a pesar del paso de los años.

“Hoy me faltan palabras; creo que con un muchas gracias alcanza”, expresó la viuda de “Poliya”, escoltada por su hermana; una de sus hijas: Valentina; y su nieta –hija de Carolina-.

Además de Lafosse, como integrantes de la nueva conducción del radicalismo local asistieron al acto Alejandra Hesayne, Agustín Puyou y Julio Diab. Entre otros también concurrieron Rodolfo Álvarez Prat, Eugenio Martínez, Gustavo Cruz Prat, Oscar Alabart, Carlos Luppi, Ramón Márquez, Omar Losardo, José Presa, Juan Matías Schiaffino, Claudio Jesús Molina y Carlos Núñez.

Al término de la ceremonia, EL TIEMPO conversó con Arnoldo “Titina” Zabalza, quien fuera delegado municipal en Chillar durante la gestión de De Paula en la comuna.

“Siempre fui amigo suyo y que para el cargo político, me buscó y yo no quería aceptar. Estuvimos hablando un rato y me dijo ‘mañana te espero a las 10’ y así terminé asumiendo como delegado en Chillar. Durante su gestión se hicieron muchas obras en la localidad”, expresó Zabalza.

Consultado sobre qué le había dejado esa cercanía con De Paula, señaló: “Muchas enseñanzas y muchas obras para Chillar, como el cordón cuneta que ayudó a levantar el pueblo”.

Coincidió con que no es habitual que, después de tantos años, el común de la gente más allá de los cuadros dirigenciales del radicalismo y sus familiares y amigos, sigan recordando con tanto cariño a “Poliya”.

“Y así será, por siempre”, concluyó “Titina”.

AÚN NOS SEÑALA EL CAMINO

A continuación se transcribe las palabras que ayer, en la necrópolis local, al recordar la figura de Rubén César De Paula hizo públicas Luciano Lafosse.

La gestión del municipio encabezada por “Poliya” fue de las más modernas a nivel provincial, ya que hasta esos momentos cuestiones como la lucha contra la drogadicción, el impulso del turismo, el desarrollo industrial, la promoción de la atención primaria en la salud, la defensa del patrimonio arquitectónico o la articulación entre los sectores público y privado para planificar el desarrollo de los territorios, figuraban en la agenda de muy pocos intendentes de nuestra provincia, los que en su mayoría sólo se dedicaban a la realización de una u otra obra pública.

Poliya fue un hombre que entendió la política de la manera que la comprendía la gente, simple, natural…buscando y encontrando soluciones, a pesar de las múltiples crisis que atravesaba nuestro país. Esa manera de llevar adelante la gestión de puertas abiertas, caminando las calles como un vecino más, siendo un verdadero amigo de la gente y priorizando el diálogo con todos los sectores -sea cual fuere su extracción política- le permitió comprender las necesidades de cada uno, para poder aportar la solución debida.

Hoy, 23 años después de su fallecimiento seguimos recordándolo por todo lo que ha hecho, no solo por ser intendente, sino por su condición humana, que naturalmente trasladó a la gestión cotidiana desde el sillón de Pedro Burgos. Hace 2 años tuve el honor de hablar en una circunstancia similar, y al pensar lo que me parecía importante remarcar, fue el sentido de trascendencia que tienen algunas personas y eso me movilizó y aún hoy me moviliza.

A lo largo de su vida ha ido generando marcas en cada una de las personas con las que dirigía siendo profe, o con sus funcionarios en las distintas gestiones o con sus correligionarios del comité, con todas las personas con las que le tocaba interactuar. Esto nos da la pauta que, uno puede trascender desde las distintas actividades que uno desarrolla en la vida. Y que para lograr alargar la vida propia, en la de los demás, basta con ser generoso, activo y fundamentalmente comprometido con su comunidad y sus pares.

Casualmente ayer en una charla con -su compañera de toda la vida-, la querida Carmen, me recalcaba esta condición suya en la que unos de sus mensajes a los jóvenes, siempre era la de inculcar la participación en la política pero también en las instituciones de la sociedad civil, clubes, comisiones, cooperadoras, etc. y me contaba que una de sus frases de cabecera era que: el lugar que dejan bacante los buenos, termina siendo ocupado por otros, instando a la participación generando un compromiso con el entorno y la propia comunidad y alentando a que la política debía ser el espacio de litigio entre los mejores. Y eso es una enseñanza que tenemos que poner en valor.

“Solamente mueren aquellos hombres a quienes olvida la gente”. Si eso es cierto está claro que polilla nunca morirá, y hoy a 23 años seguimos encontrando elementos de su vida que nos amojonan el camino. Como sabemos que es muy grande el legado que nos ha dejado Rubén Cesar hemos decidido conmemorar su vida política en nuestro partido, aun sabiendo que él era un intendente de Puertas abiertas y eso lo consolidó como el intendente de todos. Y hasta sus adversarios políticos lo recuerdan con enorme afecto y respeto. Por eso durante este mes y el mes de febrero haremos algunas actividades que pondrán de realce su gestión como funcionario público, colocando imágenes como Rubén César que ha hecho grande al partido y contribuido a la grandeza de nuestra ciudad.

Siempre lo recordaremos por ser un gran dirigente de nuestro partido y de la comunidad en general, pero fundamentalmente como un paradigma de los hombres que deben servir a la democracia y fundamentalmente a su pueblo.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *