FALLO DE UN JUICIO ORAL

Pena de dos años de prisión en suspenso para un joven que, en moto, atropelló a una anciana

El accidente ocurrió el 28 de marzo de 2015. Y la anciana que fue atropellada falleció dos meses después, mientras estaba internada.
<
>
El accidente ocurrió el 28 de marzo de 2015. Y la anciana que fue atropellada falleció dos meses después, mientras estaba internada.

El accidente de tránsito materia de este debate ocurrió en marzo de 2015. Y la víctima, que tenía 82 años, murió dos meses después, mientras estaba internada a causa de las lesiones sufridas. El encausado la había embestido en Mitre y Necochea, cuando guiaba una moto. Además, la condena por lo sucedido implicó que un juez inhabilitara al joven para manejar por el plazo de siete años.

Una pena de dos años de prisión en suspenso y otra de siete años, que lo inhabilita de manera “especial” para conducir vehículos automotores, le impusieron a un joven azuleño en un juicio donde fue hallado autor del deceso de una anciana, hecho ocurrido a causa de un accidente de tránsito que se registró en esta ciudad en marzo de 2015.

Por el caso, durante el transcurso de la semana que pasó, se había realizado un juicio oral en el Juzgado Correccional número 1 con sede en los Tribunales de Azul.

Además de las pruebas incorporadas a lo que fue ese juicio, el propio reconocimiento sobre lo ocurrido que el causante hiciera durante el debate derivó en que finalmente el juez Aníbal Álvarez lo condenara a las penas ya referidas.

El encausado, identificado como Sebastián Fani y de 26 años, fue hallado autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor.

La pena de prisión de ejecución condicional que le fuera impuesta en esta primera instancia implicó que el mismo juez que lo condenó le fijara como pautas de conducta -tal como habitualmente sucede en estos casos- las obligaciones de “constituir domicilio y someterse al control del Patronato de Liberados”, por el plazo de dos años.

Manejaba una moto y atropelló a una anciana

Fani fue condenado como el responsable a título penal de un accidente de tránsito que en esta ciudad había ocurrido el 28 de marzo de 2015 en el cruce de Avenida Mitre y Necochea.

Cuando era aproximadamente la hora 18 de aquel día, por la avenida y en dirección hacia el centro, el joven guiaba una moto Sukuzi AX 100. Al llegar al cruce con la calle Necochea embistió a la anciana que después moriría, que tenía 82 años y se llamaba Sara Ida Souberbil.

El hecho se produjo cuando la mujer intentaba cruzar a pie por el sector en el que fue atropellada por la motocicleta conducida por el azuleño condenado en este juicio oral.

De acuerdo con lo que el juez Álvarez señaló con relación a las circunstancias que derivaron en este accidente, el motociclista no respetó en ese entonces la prioridad de paso que la mujer tenía en su carácter de peatona, violando así lo establecido en uno de los artículos de la Ley de Tránsito.

Al ser atropellada, la anciana sufrió “fractura expuesta de tibia y peroné derecho”, se indicó en el fallo. También, “un traumatismo craneal que le ocasionó una hemorragia”.

Esas lesiones fueron consideradas “graves”. Y derivaron en el deceso de la víctima de este accidente de tránsito -en 2015 fueron un total de 15 las personas fallecidas por hechos de estas características en la zona urbana de Azul- el 21 de mayo de aquel año.

“La autoría y responsabilidad penal, a título de culpa, de Sebastián Fani en el suceso antes descrito se acredita mediante el reconocimiento liso y llano que efectuara el imputado en el curso del debate de ser el autor del suceso”, escribió el juez en el fallo. Y agregó en ese sentido: “Así, refirió que circulaba en su motocicleta por calle Mitre y al llegar a la intersección con Necochea vio que venía una señora que empezaba a cruzar la calle y, creyendo que la misma se iba a detener, continuó su marcha, embistiéndola”.

También, fue valorada como otra prueba que derivó en la condena del joven una pericia realizada durante la instrucción del sumario penal relacionado con este hecho, la cual señalaba que “la colisión obedeció a que el conductor de la motocicleta no respetó la prioridad de paso del peatón”.

“El obrar imprudente del imputado, de no detener su marcha pese a que había advertido la presencia de la víctima que intentaba cruzar la avenida -violatorio del “deber de cuidado” y de lo establecido en la ya referida Ley de Tránsito- ha sido la causa generadora del suceso que ocasionó que Sara Ida Souberbil sufriera las lesiones que posteriormente le provocaron la muerte”, concluyó el juez del Juzgado Correccional 1, que consideró como una atenuante a la condena que le impuso al motociclista la circunstancia de que no registra antecedentes penales.

El dato

Carlos Ever Tellechea, hijo de la mujer que muriera a causa de ese accidente de tránsito, se mostró conforme con las penas impuestas al motociclista implicado en este hecho. En diálogo con este diario, agradeció y destacó la tarea realizada a instancia judicial en lo sucedido por el juez y el fiscal -Javier Barda- que intervinieron en el debate. También reconoció lo realizado desde el “Estudio Cordeviola”, a través del cual el hombre se había presentado como Particular Damnificado en la causa penal, contando para eso con el patrocinio del abogado Alberto Puyou.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *