Pena de tres años de prisión a cumplir para el autor de un robo en una estación de servicios


La sanción le fue impuesta a un azuleño que en noviembre de 2016 había cometido el ilícito en la “Shell” que está en Colón entre Perón y Olavarría. Si bien se mencionaba que utilizó un cuchillo para asaltar al playero, no quedó probado con la certeza necesaria que tuviera el arma blanca. Eso se tradujo en que un juez lo condenara a una pena inferior, y por un delito menos grave, a la que las partes habían acordado en la previa a solicitar la realización de este proceso en un Tribunal local.
Una pena de prisión de tres años de efectivo cumplimiento le fue impuesta a un hombre que en noviembre de 2016 había cometido un robo en una estación de servicios de esta ciudad.
Fuentes judiciales informaron que por el hecho se había tramitado días atrás un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 y que la condena le fue dictada a un azuleño que tiene 41 años y se llama Luciano Eduardo Imaz.
En el proceso abreviado intervino Carlos Pagliere (h), juez que halló al encausado autor del delito de robo simple.
Según quedó probado, Imaz cometió el robo en horas de la tarde del 28 de noviembre de 2016.
Aquel día, cuando habían pasado unos minutos de la hora 17, circulaba en una motocicleta en la que se hizo presente en la estación de servicios que está en Colón entre Avenida Perón y Olavarría.
“Previo extraer de entre sus prendas de vestir un elemento con apariencia de un cuchillo tipo ‘Tramontina’ y colocárselo en la cintura al empleado del lugar, Franco Nicolás López, se apoderó ilegítimamente de la billetera que tenía guardada la víctima en el bolsillo de su pantalón, en cuyo interior había 2.685 pesos provenientes de la recaudación del lugar”, escribió el juez en el fallo.
En el dictamen se indicó también que Imaz, antes de huir, le advirtió al playero: “Si llamás a la Policía, me denunciás o gritás, te mato”.
El robo quedó filmado a través de las cámaras de seguridad instaladas en la estación de servicios.
También, en el marco de la investigación iniciada, el encausado después fue reconocido por el empleado como el mismo sujeto que lo asaltó.
Además, policías habían hecho un allanamiento en la casa de Imaz donde se incautó la motocicleta que utilizó para cometer el ilícito.

“Robo simple”

Según el juez, con las pruebas reunidas en la Investigación Penal Preparatoria “no se ha acreditado con el grado de certeza requerido en esta instancia que el elemento utilizado para amedrentar efectivamente se haya tratado de un arma blanca, más precisamente de un cuchillo tipo ‘Tramontina’”.
Si bien el playero así lo sostuvo en la denuncia, dichos que para el magistrado del TOC 2 resultaron “plenamente verosímiles y creíbles”, en el allanamiento que se hizo el arma blanca no pudo ser hallada. Y a criterio de Pagliere (h), “han faltado en esta instancia indagaciones más específicas y profundas para cerciorarse de que, efectivamente, lo que aparentaba ser un arma blanca, realmente lo haya sido”.
El acuerdo entre las partes, en la previa a peticionar este juicio abreviado,  incluía que Imaz fuera condenado por un delito más grave –“robo calificado por el uso de arma”– y que le impusieran una pena de “cinco años y medio de prisión”.
Pero al no quedar fehacientemente demostrado que había utilizado un cuchillo durante el ilícito que cometió, el funcionario judicial que lo condenó le dictó esa ya referida pena de tres años de prisión a cumplir como autor de un delito menos grave: un robo simple.
Si bien Imaz registra antecedentes penales computables, el juez Pagliere (h) no valoró los mismos como una circunstancia agravante “por no haber formado parte del acuerdo de juicio abreviado”.

El dato

Con relación al modo de ejecución de la pena que le dictó al autor de este robo, el magistrado del TOC 2 Carlos Pagliere (h) escribió en el fallo: “Corresponde que sea de cumplimiento efectivo, por cuanto no se trata de primera condena de prisión, ya que el encausado registra una condena en la cual este Tribunal Oral Criminal N° 2 de Azul le impuso, con fecha 29 de abril de 2003. una “pena única de cinco años y cinco meses de prisión de cumplimiento efectivo”, más declaración de “reincidencia”, por resultar autor penalmente responsable del delito de “robo calificado por el uso de armas”, operando la caducidad registral el día 10 de abril de 2017, es decir, con posterioridad a la comisión del hecho que aquí se juzga”.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *