FALLO DE UN JUICIO ORAL

Penas de seis años de prisión para los autores de un violento asalto a un matrimonio en un campo

Los tres encausados fueron condenados en un debate que se llevó a cabo en el Tribunal 2 de esta ciudad. En ese proceso quedó probado que en agosto de 2013 cometieron un robo en un establecimiento rural que está en el Partido de Benito Juárez. A las víctimas las golpearon y las ataron. Y con el dinero y demás elementos de los que se apoderaron, huyeron en una camioneta del dueño del campo, la cual después dejaron abandonada en una cuneta llena de agua, en la Ruta 86. 

La camioneta en la que los ladrones huyeron fue hallada al día siguiente en la banquina de la Ruta 86.
ARCHIVO/EL FÉNIX DE BENITO JUÁREZ
<
>
La camioneta en la que los ladrones huyeron fue hallada al día siguiente en la banquina de la Ruta 86. ARCHIVO/EL FÉNIX DE BENITO JUÁREZ

Penas de seis años de prisión, que para uno de los encausados se tradujo -por los antecedentes que tenía- en el dictado de una pena única de diez años de cárcel, les impusieron a un joven y a dos hombres que fueron hallados durante un juicio realizado en un Tribunal azuleño autores de un violento robo ocurrido en un establecimiento rural del Partido de Benito Juárez, hecho que había tenido como víctima a un matrimonio.

El caso había sido materia de un proceso judicial en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 y contó con la intervención en forma unipersonal de la jueza Alejandra Raverta, quien halló a los encausados coautores penalmente responsables de los delitos robo doblemente agravado por el uso de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido acreditarse y por ser cometido en despoblado y en banda, en concurso real con privación ilegal de la libertad calificada.

Los condenados en esta primera instancia fueron identificados por voceros judiciales como Leandro César Del Giorgio, de 27 años; Daniel Ramón Lezama Sánchez, de 37 años; y Mariano Fernando Vega, alias “Peligro”, con último domicilio en Tres Arroyos y de 41 años.

Vega fue declarado “reincidente” en este juicio que se hizo en el TOC 2 de Azul. En ese sentido, se indicó en el fallo que en abril de 2011 Casación lo había condenado a trece años y diez meses de prisión por los delitos robo doblemente calificado por resultado de homicidio y por la causación de lesiones graves, en concurso real con tenencia ilegítima de arma de guerra. Y estaba con libertad asistida desde junio de 2013, es decir, dos meses antes a que cometiera el asalto en ese campo de Benito Juárez por el que ahora fue nuevamente condenado.

En el caso de Lezama Sánchez, quien de acuerdo a lo referido en el fallo de este juicio actualmente está preso en la Unidad 37 que se encuentra en la localidad de Bárker, se le mantuvo su condición de reincidencia a la que un Tribunal de Mercedes lo había declarado, cuando en julio del año pasado lo condenó a cinco años de prisión como autor de otro ilícito. Y ese antecedente penal computable que registraba fue el que ahora derivó en que en este debate realizado en el TOC 2 de Azul le impusieran la ya referida pena única de diez años de prisión.

Un violento robo

El hecho materia de este debate había ocurrido el 24 de agosto de 2013. Aquel día quedó probado en el juicio que los encausados ingresaron armados, encapuchados y con fines de robo a una vivienda situada en el establecimiento rural “San José”, que está ubicado en el Cuartel VII del Partido de Benito Juárez, en la localidad de Coronel Rodolfo Bunge.

Alrededor de la hora 21 de ese día, mientras que el matrimonio que resultara víctima del hecho se encontraba en la vivienda del establecimiento rural donde por entonces se domiciliaba, los delincuentes accedieron a la casa por una ventana, tras quitar un vidrio.

En el marco de lo que fue el accionar desplegado por los autores de este hecho, durante más de dos horas privaron de la libertad a un hombre llamado Ricardo Luis Di Lello y a su esposa, María Hebe Courreges.

Utilizando precintos de plásticos, pedazos de una cortina y trapos, a ambos les ataron las manos y las piernas, después de que el hombre dueño de la propiedad forcejeó con uno de los asaltantes y se desmayó.

Además, les taparon las bocas con pañuelos y cinta adhesiva, al tiempo que les pegaron varias patadas mientras ambos estaban en el piso y los amenazaban con un revólver y una escopeta, arma larga esta última que los delincuentes tomaron del lugar al que ingresaron a cometer el ilícito.

Treinta mil pesos y ocho mil dólares fue el dinero del que los autores de este violento robo se apoderaron. Además, de la vivienda sustrajeron dos computadoras portátiles tipo notebook, armas largas de fuego, un televisor del tipo LED de 42 pulgadas, varias cámaras fotográficas y relojes, entre otros elementos de valor que en el lugar hallaron.

Todo lo robado lo cargaron en una camioneta propiedad de Di Lello en la que huyeron, una Volkswagen Amarok que al día siguiente fue hallada en la Ruta Provincial 86. En ese lugar, los delincuentes la habían tirado a una banquina llena de agua donde la dejaron abandonada.

Los condenados en esta primera instancia habían sido reconocidos por las víctimas, tanto durante la investigación del hecho como en el juicio.

El dato

La jueza Raverta valoró como agravantes para los tres las siguientes circunstancias: “La extensión del daño causado, no sólo por la cantidad de objetos de los que desapoderaron a los damnificados, sino también por el daño moral ocasionado, que los obligó inclusive a dejar de vivir en el campo de su propiedad” y los antecedentes penales que registran.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *