UNIFICAR CRITERIOS PARA REDISEÑAR EL PLAN ESTRATÉGICO (SEGUNDA PARTE)

Pensar y hacer en función de un Azul mejor para todos

Estela Cerone Pedro Sottile Ramón Noseda Hugo Herrera Gustavo Lorusso Guillermo Ravizzoli Carlos Pagano
<
>
Guillermo Ravizzoli

Escribe: Augusto Meyer

De la redacción de EL TIEMPO

Retomando lo publicado en la edición anterior acerca de la charla que este diario tuvo con distintos actores locales sobre la necesidad de implementar un Plan de Desarrollo Estratégico, les presentamos la segunda parte de las entrevistas que se realizaron –sentados a una misma mesa- con Pedro Sottile y Hugo Herrera (presidente y secretario del Concejo Deliberante); la concejal Estela Cerone; el director de Turismo y Medio Ambiente del Municipio, Gustavo Lorusso; el Sociólogo Carlos Pagano; el Licenciado Guillermo Ravizzoli; y el integrante de Fundación CEDA Ramón Noseda.

 Confusión de roles

EL TIEMPO – Hay que aportar desde el lugar que uno ocupa.

Ramón Noseda – Ese planteo es muy bueno porque una cosa es estar en la planificación y otra cosa es estar en la ejecución. Hay mucha gente que confunde esos roles y la confusión de esos roles es lo que lleva al conflicto. El que planifica ha tenido todo un desarrollo intelectual, lo ha agrupado y juntado; ha logrado consenso y por ahí viene el que lo va a ejecutar y plantea que no le gusta. Hay que preguntarle por qué no le gusta y cómo lo vamos a cambiar.

Carlos Pagano – A eso le sumaría algo más, que es la responsabilidad social. Desde mi lugar voy a estar asumiendo también una responsabilidad social para las próximas generaciones. Me parece que es un tema clave.

Gustavo Lorusso – Por eso había surgido la denominación de Compromiso Bicentenario, porque no es un plan estratégico solamente que baja del cielo impuesto sino que es una cuestión que se lleva adelante en conjunto; es un compromiso que todos los actores de la sociedad tienen que desarrollar. Y bicentenario porque se escribiría durante el Bicentenario de la Independencia de la Patria y se mediría durante el Bicentenario de Azul con indicadores claros como señalaba Noseda. El objetivo para el desarrollo sostenido número uno en Naciones Unidas es acabar con la pobreza extrema. En el punto 1.1 dice que se espera para el 2030 acabar con las personas que viven con menos de 1,25 dólares por día. Eso es medible y algo concreto a lo cual se tiene que poder llegar, y es el mayor desafío que tenemos en este trabajo.

“Que Azul crezca bien”

EL TIEMPO – Uno recuerda lo que era la zona de El Centinela hacia 1994 y hoy vemos lo que es. En Azul también tenemos recursos turísticos para explotar.

Gustavo Lorusso – Totalmente y lo hemos conversado con el Intendente, que siempre rescata que este desarrollo estratégico de la ciudad, pensándolo de manera sustentable pero también sostenible, brinda una gran posibilidad de que Azul crezca pero que crezca bien. Tandil ha crecido muchísimo de la mano del turismo pero hoy no se puede contener ese crecimiento. Uno va hoy a pasear a Tandil y se encuentra con una casa en el medio de las sierras. Ese es el sentido en el que Azul tiene un factor diferencial por no haber sido explotado en el pasado.

EL TIEMPO – Con el recital de Ricky Martin no van a alcanzar las plazas para albergar a la gente que nos visite. Si este plan se hubiera implementado veinte años atrás, otro habría sido el aprovechamiento comercial de un evento de estas características.

Gustavo Lorusso – De hecho Azul cuenta con 934 plazas hoteleras y seguramente se genera un derrame hacia poblaciones vecinas, que es muy oportuno también.

EL TIEMPO – Cuando se habla de puestos de trabajo que hoy no están, ¿se dimensiona lo que se pierde?

Gustavo Lorusso – Sí. Igual, cuando se habla de economía, hay que incluir a la economía social dentro del desarrollo.

Ramón Noseda – Yo creo que dentro de este plan de desarrollo en un futuro no se puede dejar de incluir lo regional. Azul sin Olavarría, Tapalqué, Tandil o Rauch; cuando uno lo piensa regionalmente, lo piensa en función de 300.000 personas. Eso cambia la escala totalmente y es por lo que tenemos que bregar.

Pedro Sottile – Cuando hablaban recién del conflicto yo pensaba que hay que ver eso a nivel regional e interactuar para, en vez de ser un competidor o rival, buscar ser un complemento.

Estela Cerone – Ahí viene lo que hemos trabajado tanto y que es la marca ciudad, el elemento fundante que te identifica y te diferencia. No hay otra ciudad en la provincia que tenga una designación de la Unesco. Tenemos múltiples valores y entre todos tenemos que analizar cómo hacemos que ese objetivo primero que planteaba Gustavo, se pueda cumplir. Para eso hay que desarrollar estrategias: el turismo, la cultura y la educación es una muy buena estrategia. Y esa estrategia no la podemos hacer solos. Se hace a nivel local, regional, nacional e internacional. Tenemos puertas abiertas con España, México, Brasil; lo que vemos que está haciendo Azul Solidario. Los chicos van a Uruguay, a Alcalá o vienen de Alcalá a Azul. Tenemos posibilidades de interrelación múltiples y mantenemos relaciones con el mundo por cuestiones que vienen de mucho tiempo atrás y hay en Azul entramados de culturas que ya establecieron esos vínculos. Hay que hacer confluir los planetas para alinear esto que es privado con lo público.

Aporte de recursos económicos

EL TIEMPO – Están los temas, las ganas, las instituciones y los actores, pero en algún momento se van a necesitar recursos económicos ¿Se podrá contar con ellos?

Estela Cerone – Eso depende de lo que el Intendente decida como lo importante.

Gustavo Lorusso – El recurso más importante de todo es la voluntad, que no es poca cosa considerando la situación en la que se ha recibido la comuna. A veces uno mismo ve en la administración pública cómo lo urgente quizás tapa lo importante y en este sentido Bertellys tiene bien claro qué es necesario. Él sabe que este paraguas y esta guía puede llegar a servir para su gestión y para las gestiones que vienen.

EL TIEMPO – Gustavo en tu caso que venís de afuera, ¿te sorprendió la riqueza que hay en Azul y lo poco aprovechada que está en algún sentido?

Gustavo Lorusso – Vengo a Azul a trabajar desde los 17 años, tengo 29 y la verdad que siempre admiré el potencial que tiene la ciudad, tanto en materia turística como en mi caso también ambiental. Azul es consciente de su responsabilidad local ante el mayor desafío a nivel global que es el cambio climático; se ha adherido a la red de municipios frente a este flagelo. Hay un potencial grande, no sólo para que se desarrolle el turismo y se pueda garantizar el goce del presente sino principalmente el futuro de los recursos naturales.

Convocatoria abierta

EL TIEMPO – Hay mucho que hacer en materia de capacitación para hacer un seguimiento de la instrumentación del plan.

Guillermo Ravizzoli – Es una decisión importante en cuanto a políticas de Estado. Si la llevamos adelante trascenderá generaciones. Lo bueno de la voluntad política es que los recursos de conocimiento que hay a nivel local y teniendo el insumo más importante, que es el plan que quedó latente como puntapié inicial, nos da un paso adelantado en el tiempo. Buenos sería volver a convocar a las instituciones intermedias que trabajaron en aquella mesa de diálogo.

Ramón Noseda – Lo más difícil es el consenso social que tenemos que lograr. Si no se logra ese consenso social, no me arriesgaría a seguir avanzando en el plan estratégico porque no lo vamos a poder concretar. Recuerdo una anécdota cuando viajé a Tandil en el año 1972, convocado por la universidad privada para hacerme cargo de una cátedra. Me lleva un taxista desde la terminal hasta lo que era el ex hotel frente a la plaza -lo que hoy es la sede del rectorado de la Unicen- y el hombre no me quiso cobrar el viaje. Me dijo: “usted viene a hacer mucho por nosotros”. El taxista tenía conciencia de lo que iba a ser una universidad que no era la Universidad Nacional del Centro sino un proyecto de una universidad privada que tenía que hacer una rifa para pagarnos los sueldos. No tenían más capital que ese.

Estela Cerone – Esto que decía Guillermo se puede hacer desde un grupo técnico o se puede hacer desde un encuentro comunitario. Son formas distintas de pensarlo. En el Concejo lo pensamos desde lo comunitario, sabiendo que no alcanza con buena voluntad. Hay que tener conocimientos y recursos específicos. Acá nos nucleamos algunos pero no va a quedar nadie afuera. Todos los que quieren estar, tienen que estar. Que nadie se sienta excluido. A partir de una primera reunión informal como la que tuvimos con Marcelo Spotti me entero de lo que están haciendo Gustavo y el resto. Esto no es el gran lanzamiento de nada sino que se trata de volver a pensar otra vez juntos.

Pedro Sottile – Hicimos esta primera reunión el viernes y el martes, durante un encuentro por el Parque, vino el Arquitecto Carlos Fortunato a decir que el parque también tiene que estar acá. También es un elemento a sumarse para ver qué vamos a hacer con el parque de Azul.

Hugo Herrera – En la muestra de la Sociedad Rural se me acercó el vicedecano de la Facultad de Agronomía y me manifestó el interés de la Facultad de participar. Le expliqué lo que había dicho Pedro en cuanto a que lo del viernes fue una primera reunión para conversar e intercambiar ideas. Mucha gente piensa que esto es un gasto y en realidad se gestó como una inversión. Cuando el proyecto fue a esa caja del archivo donde lo encontró Estela se transformó en gasto; ahora vuelve a ser una inversión. Otros gobiernos locales no han tomado planificaciones de diez años atrás sino proyectos de 30, 40 o 50 años, como el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. No importa de qué signo político sea quien haya planificado. Lo importante es llevar el proyecto a la acción.

Ramón Noseda – El gran desafío de esta comisión es analizar todo lo que es cableado social para que tenga conexión con esta idea. Si el cableado social y la sociedad en sí no reciben los estímulos electrónicos suficientes, vamos a caer otra vez en el olvido.

Estela Cerone – Lo interesante es que venimos de un período muy duro -lo digo como parte- y recuperar la confianza es un tema.

Guillermo Ravizzoli – Los periodistas con los que estuve desconocían algunas acciones que se habían llevado adelante. Esto es una iniciativa. Capaz que nosotros estamos con esto ahora y el proyecto lo lleva adelante otra gente.

Ramón Noseda – Yo tengo interés en la restauración de la Catedral. Si hay un monumento que tiene que ver con la espiritualidad y con la sociedad, ese es la Catedral. Es monumento provincial, algo que no muchas ciudades tienen. No lo tienen Olavarría ni Tandil.

Aprender a “vender” la marca ciudad

EL TIEMPO – Son variadas las riquezas desde lo cultural y lo turístico. Las sierras de Azul son las más antiguas del mundo.

Pedro Sottile – Tenemos una ventaja que es que no están intervenidas.

Guillermo Ravizzoli – Hay una cosa importante habiendo decisión política que es devolverle el orgullo al azuleño; que se vuelva a sentir orgullosa de ser azuleño. Hay que trabajar para que defienda a su ciudad y para que la aprenda a vender en el buen sentido de la palabra.

Gustavo Lorusso – Al comenzar la gestión del Intendente Bertellys, desde la dirección de Turismo y Medio Ambiente desarrollamos una campaña que se llama “Azul como nunca lo viste”. Es un spot de 1 minuto y 4 segundos que está hecho con un drone. Mientras estábamos filmando los atractivos de la ciudad la gente se acercaba a ver qué estábamos haciendo. Fue como despabilar a los vecinos de la grandeza de la ciudad.

El arroyo: ¿maldición o “bendición”? 

EL TIEMPO – En declaraciones a este diario el Ingeniero Alejandro Irigoyen ha expresado que el azuleño ve con un sesgo negativo al arroyo, cuando ciudades del mundo que no tienen el recurso lo desean y, aquellas que lo tienen, se consideran tocadas por la varita mágica.

Guillermo Ravizzoli – Por eso yo hablaba de fomentar el orgullo en el buen sentido; de que la gente se empodere de las cosas y que no sea solamente vivir de los campeonatos pasados sino de planificar los campeonatos nuevos.

Carlos Pagano – Lo que estaría bueno es trabajar para no vincular el orgullo a ciertas cosas, porque si no nos quedamos con que lo que está bueno es sólo lo que sale bien -eso muchas veces nos ha pasado a los azuleños- porque, si la cosa se cae, nos caemos todos. Hay que volver a recuperar la confianza en la comunidad.

Pedro Sottile – También salió el tema del arroyo en la reunión con Spotti. Como que el arroyo era el enemigo, Azul se inunda; ¿para qué te vas a ir a vivir ahí al lado del arroyo si te inundás? Y ahora, si la presa La Isidora se termina y se avanza con obras complementarias, el arroyo es algo para poner en valor.

Carlos Pagano – En el consenso social hay que tomar conciencia de qué es el desarrollo. Otra dificultad que tenemos es el vacío del horizonte. No está claro qué entendemos por desarrollo y ponemos en juego la responsabilidad social, la cuestión de las futuras generaciones y las necesidades.

Estela Cerone – Hay algo que se planteaba en la gestión del ex intendente Omar Duclós que es que, al no haber un plan, las distintas áreas del municipio son como partículas dispersas y el de Cultura no se relaciona con el de Deporte o con el de Desarrollo Social; es fundamental que haya un plan de acción claramente definido. El ejemplo más claro fue el Gobierno de Inza, pero otros también lo padecieron. El otro día tuvimos acá una importantísima reunión por la Casa Mailharro. ¿Qué hacemos con la Casa Mailharro…? Yo planteé que primero tenemos que definir qué hacemos con la ciudad y con la cultura de la ciudad; una vez que tengamos eso, veremos para qué nos tiene que servir la Casa Mailharro.

Ramón Noseda – Recuerdo una de las primeras etapas de Fundación CEDA, cuando la entidad decidió lo que se llamó Azul en números. Es imprescindible saber qué números maneja Azul. De buenas a primeras parece que Azul era el primer partido del país en producción de alpiste. Nadie lo sabía y éramos el principal exportador de alpiste de Argentina a Brasil.

Carlos Pagano – Entre 0 y 19 años, somos 20.000 habitantes en Azul. Miremos las políticas que hay para personas de entre 0 y 19 años…

Guillermo Ravizzoli – Para aquellos que preguntan por los costos, siempre hay que preguntarse: ¿cuánto cuesta llevar adelante la planificación de una ciudad? y ¿cuánto cuesta no llevarla adelante…?

Pedro Sottile – Si estamos complicados para conseguir los recursos, debe haber unos cuantos proyectos que se deben autoabastecer. Podemos ir trabajando sobre eso.

Carlos Pagano – En la comunidad se hacen cosas todos los días. Lo que no sabemos es para qué. Hay recursos que se ponen en juego todos los días; desde que se abre un negocio; desde que el Estado empieza a atender; desde que el maestro se toma el colectivo; desde que el chico va a la escuela pero, ¿tenemos claro para qué hacemos las actividades colectivas? Si tenemos claro hacia dónde vamos, los recursos que movemos todos los días tendrían sentido y podrían impactar sobre nuestras vidas. Hay cosas para hacer y capitales que están en juego.

Estela Cerone – Y que si lo llevamos adelante tiene que ser en serio. Tiene que haber un compromiso de fondo, verdadero, vinculado con lo afectivo. Los que estamos acá venimos trabajando por la ciudad desde distintos ángulos y no llegamos recién. Hay un hilo que nos hace seguir trabajando porque queremos mejorar la ciudad. Este componente afectivo, más allá del aporte técnico, tiene que estar presente.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *