INDIGNANTE

Pérdida del patrimonio en el Cementerio local

Tras la caída del paredón perimetral en el sector denominado “de los disidentes”, desde el municipio se comenzaron a realizar tareas de “mejoras” que generaron en realidad un mayor daño al lugar.

La imagen de fines de diciembre de 2017, cuando se produjo el derrumbe del paredón perimetral en el cementerio local. FOTOS NACHO CORREA


Días pasados, desde este medio, dábamos cuenta de la caída de un sector del paredón perimetral del cementerio local. Más precisamente la pared del sector al que se lo denomina “de los disidentes”, lindante a la calle Arenales y Pringles. El derrumbe, se había producido por la caída de una rama de gran porte que originó la destrucción y generó además la rotura de un vehículo que estaba estacionado en el lugar, por suerte, sin lamentar ningún otro tipo de daño.
En la ocasión, el vecino damnificado, señaló a El Tiempo que con anterioridad ya había reclamado que se podaran los árboles del sector, se sacaran plantas secas y se acomodara la medianera. Pero no obtuvo ninguna tipo de respuesta favorable por parte del municipio.

Los trabajos realizados por el área de Servicios Públicos, que arrasaron con el denominado “Cementerio de los disidentes”.


Sobre llovido, mojado
Luego de lo acontecido, desde el municipio, se comenzaron con los “trabajos”, según lo expresado en el parte de prensa municipal, consistentes “en retirar árboles que revisten peligro de caída… Se trata de pinos que tienen entre 70 y 90 años de antigüedad ubicados sobre calle Arenales, en el sector lateral de la necrópolis que se extiende entre Sarmiento y Tandil. Asimismo –se señalaba-, se comenzará con la restitución de 20 metros de paredón”.  Dicha tarea, según se especificó es llevada a cabo “por personal municipal del área de Servicios Públicos”.
Sin ningún tipo de conocimiento, coordinación, ni respeto, las tareas se han realizado descuidando totalmente el patrimonio y la memoria que dicho lugar guarda.
Recorriendo el sector, se puede apreciar como las plantas que han sido “mutiladas” han “destruido” lápidas, ornamentaciones e imágenes, dejando el sector devastado en una tarea incomprensible y que indigna. No se ha tomado ningún tipo de resguardo, ni cuidados, no se ha respetado la memoria de quienes allí descansan, ni el sentir de los familiares y mucho menos valorado el acervo que dicho sitio representa en la historia de nuestra comunidad.
Como señala el dicho popular “Sobre llovido, mojado”, manifestado aquello que no venía bien y acaba por ponerse peor.
Cabe señalar también, que con anterioridad a esta situación, el lugar presentaba unas muy precarias condiciones de mantenimiento y una falta de cuidado del patrimonio tangible e intangible.  Asimismo, se sumaron hechos de vandalismo y la utilización del predio por las denominadas tribus urbanas, sin haberse contado con la intervención del Estado y el compromiso de los vecinos en ningún momento.

Cementerio de los Disidentes
Este sector estaba destinado a los entierros de las personas extranjeras, principalmente alemanes, irlandeses e ingleses, que profesaban credos considerados ajenos a los judeocristianos, destacándose en su mayoría, protestantes, anglicanos, luteranos y una notable filiación masónica que se ve reflejada en el diseño de algunas lapidas.  Asimismo, se puede observar una minoría de suicidas, a los cuales  no se les permitía ingresar al sector principal de la necrópolis debido a condenación de esta conducta por parte de la doctrina cristiana.  Por lo expuesto a dicho sector se lo denomina “Cementerio de los Disidentes”.
En el libro de Actas Municipal, número 3  se encuentra el documento que narra la concreción de este sector, según lo dispuesto a fojas 102, en la sección del 16 de abril de 1880, donde se solicita el acondicionamiento de un predio para ser utilizado como cementerio no católico.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *