INTERVINO PERSONAL DE BOMBEROS Y DE CAMUZZI

Personal de la empresa que se encuentra trabajando en la pavimentación rompió un caño de la red de gas

El accidente se produjo ayer a la tarde en Bolívar esquina Rauch, en momentos que los operarios estaban abocados al retiro del asfalto viejo para avanzar con la construcción del cordón cuneta por el sector. El asesor de la Obra Pública del Municipio, arquitecto Jorge Palmisano, confirmó que por los primeros datos que le transmitieron el conducto averiado se encontraba a una profundidad sensiblemente menor que la reglamentaria. La zona estuvo cerrada mientras se efectuaban las labores para subsanar el imprevisto.

<
>

Personal de la firma Camuzzi Gas Pampeana estuvo trabajando durante varias horas hasta poder subsanar la pinchadura de un caño de distribución de gas, que un trabajador de la empresa que está abocada a la repavimentación de las calles de la ciudad realizó accidentalmente mientras rompía, para su retiro, el asfalto viejo de la calle Bolívar esquina Rauch.

Si bien hubo temor en el vecindario por la imprevista fuga del suministro, no hubo que lamentar lesionados y todo quedó solucionado cuando, antes de caer la tarde, los expertos de la compañía responsable de la red de gas, reparó el daño y volvió a dotar del servicio al barrio en cuestión.

El imprevisto se originó en las primeras horas de la tarde de ayer, en el sector donde los operarios de la firma a cargo de construir el nuevo pavimento habían terminado de hormigor el nuevo cordón cuneta.

Un obrero abocado a la rotura del asfalto antiguo con una maquinaria hizo contacto con el caño de distribución y produjo la pinchadura, tras lo cual dio parte de lo ocurrido al supervisor y a partir de entonces se alertó a Bomberos y a Camuzzi, que tiene su base operativa y administrativa a la vuelta del sitio donde ocurrió el hecho.

Mientras que pasadas las 18.30 desde esta redacción se hizo la consulta al Cuartel de Bomberos y un vocero se limitó a señalar que “personal de Camuzzi quedó a cargo del operativo” que básicamente consistió en la reparación del conducto averiado, el asesor de Obra Pública del Municipio, arquitecto Jorge Palmisano, confirmó a este diario que, por los primeros datos que le fueron suministrados, el caño que resultó pinchado se encuentra a una profundidad sensiblemente menor a la reglamentaria.

Concretamente el funcionario comentó que la red estaba a menos de 30 centímetros de profundidad. “Ese caño tiene que estar mucho más abajo”, acotó Palmisano.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *