EL TRABAJO EN RED DE UN CLUB DE BARRIO

Piazza le hace frente a una realidad social y el resultado está cantado: gana por goleada

: José Bidegain.Días pasados, la comuna y el club industrial firmaron el convenio en el mismo SUM que será inaugurado formalmente en el transcurso de esta semana.
<
>
Días pasados, la comuna y el club industrial firmaron el convenio en el mismo SUM que será inaugurado formalmente en el transcurso de esta semana.

Escribe: Augusto Meyer De la redacción de EL TIEMPO

Silenciosamente la dirigencia de la institución sigue plasmando proyectos que buscan ir de la mano del crecimiento de sus jugadores como personas, más allá de lo estrictamente deportivo. La tarea no es nueva; desde hace cuatro años le sirven el desayuno a los chicos que representan a la entidad antes de viajar; el año pasado les realizaron a todos los planteles de divisiones menores estudios médicos, y ahora tienen un merendero que atiende de lunes a lunes no sólo a los nenes que forman parte de la entidad industrial. En convenio con el Municipio, ofrecen la merienda a los menores de hasta 15 años de toda la barriada. —

La dirigencia de Sportivo Piazza pone “toda la carne en el asador” para el partido que, como institución comunitaria, considera más relevante. Con la mirada puesta en la formación de personas, más allá del jugador, el club industrial viene realizando desde hace unos cuatro años una labor silenciosa pero con claros objetivos. Primero fue la instauración del desayuno para los planteles de escuelita o divisiones inferiores que deben afrontar un viaje para representar al club, para lo cual siempre tuvieron la ayuda de comercios locales. El año pasado, lograron que todos los jugadores de la escuelita y las divisiones menores de la institución se realizaban un completo chequeo médico y, recientemente, encararon en convenio con el Municipio una cruzada que apunta a cubrir las necesidades de todo un barrio, a partir de la apertura de un merendero.

Con ese objetivo se construyó en el ingreso al estadio un Salón de Usos Múltiples que ya está funcionando a pleno, más allá que por distintas cuestiones de “agenda”, la inauguración formal se llevará a cabo en el transcurso de esta semana.

“Hace cuatro años aproximadamente teníamos la idea de generar un espacio para que pueda ser utilizado por la gente del club; por jugadores, la comisión o los socios. Al estar concesionada la sede de la calle Yrigoyen, no teníamos un espacio cómodo como para hacer algún tipo de evento. Surgió la idea de hacer el Salón de Usos Múltiples y se empezó a trabajar. Todos sabemos la situación de los clubes cómo son, que es todo a pulmón, despacito, juntando fondos, haciendo rifas. Gracias a Lucas Di Antonino, que era miembro de comisión directiva en ese momento y es arquitecto, se diseñó el proyecto, se separó en etapas y se fue llevando adelante, con la suerte de que comenzó a estar funcional un año antes de lo previsto”, expresó José Bidegain, presidente del club industrial.

Tras mencionar que “la idea original era hacer un lugar donde se pudieran hacer peñas, un buffet grande que se pueda utilizar como salón de fiestas para los socios”, el dirigente dijo que “en el último tiempo surgió la idea de darle al SUM un uso más social para el club”.

“Siempre desde lo deportivo se habla de inclusión y de trabajo social, y acá aparece la parte donde debemos cumplir los clubes tomando acciones para poder paliar esos temas. El objetivo debe ser tener una contención deportiva y social. Desde hace cuatro años a los chicos, antes de viajar, les preparamos el desayuno porque notábamos que el día se hacía largo y que el rendimiento de algunos no era el mismo que el que se veía cuando jugábamos en Azul”, explicó.

Agregó que luego surgió la idea de desarrollar el programa de salud, que consistía en hacerles estudios completos y de complejidad a los jugadores de las inferiores (desde Décima a Sexta).

“Fue bastante complicado en principio llevarlo a cabo pero siempre contando con la ayuda de las instituciones. La secretaría de Salud siempre nos brindó su apoyo; los periféricos del barrio los tuvimos a disposición y los controles de alta complejidad se realizaban en el Hospital Materno Infantil. Se detectaron problemas cardíacos en algunos chicos, siendo derivados al Hospital Garrahan; en otros, se hallaron problemas de peso y falta de vacunas en un montón de casos. El problema que se había descubierto se le comentaba a los padres y se resolvía”, añadió Bidegain.

No conformes con esto, el mandamás de la entidad sostuvo que desde hace tiempo tenían la intención de “ir un paso más allá con el tema de la merienda”. “Notamos que hay muchos chicos que son del barrio, que salen de la escuela y van directo para la cancha y se van tarde a sus casas. Cuando trabajás con cierta gente que tiene otras capacidades y sabe más que uno sobre determinadas cuestiones, caés en la cuenta de la importancia que tiene en el desarrollo del chico la faz nutricional; así entendimos lo relevante de darle la merienda a los chicos”, indicó.

Como sucede en otros aspectos de la sociedad, la desintegración de la familia dejó al descubierto una necesidad que, por lo dicho a este diario por Bidegain, Sportivo Piazza no está dispuesto a dejar pasar.

“Hay casos donde pueden tener su taza de leche pero no hay quién se las prepare y sirva, de la misma manera que puede suceder que haya padres que no cuenten con los ingresos como para poder darle la merienda a su hijo. Por eso consideramos importante incluirlos a todos. Pertenecemos a la comunidad de un barrio de gente trabajadora, en parte con sus necesidades insatisfechas y es nuestra idea poder abarcar eso”, fundamentó.

 

El trabajo con otros

En la nota con EL TIEMPO, el presidente de Piazza comentó de qué manera se dio la conjunción de esfuerzos con la Municipalidad para llegar a concretar el proyecto del merendero. “Vimos que si bien teníamos el salón, nos faltaba lo demás. Pedimos una audiencia con el Intendente que inmediatamente se nos concedió; como siempre nos ha atendido -y no desde ahora sino desde que era secretario de Turismo-, le comentamos la idea que teníamos y quedó encantado. Es común que la dirigencia política diga que le interesa y ‘vamos a hacerlo’ y pasa el tiempo y la idea nunca se concreta. Este no fue el caso. A los quince días se estaba trabajando en el SUM para acondicionarlo, ponerle gas y los demás elementos para armar la infraestructura humana necesaria. Hay una nutricionista a cargo del menú y tres chicas afectadas al funcionamiento del lugar”, mencionó.

El entrevistado detalló que, con una evaluación posterior, se llegó a la conclusión que lo más conveniente era hacer extensiva la invitación a todo el barrio. “La idea nos pareció perfecta, fantástica. Todos los chicos hasta quince años que viven en el barrio pueden ir a tomar la merienda de lunes a lunes, de 16 a 20 horas. Se va a ir trabajando por turnos y la idea es que los chicos estén en el club, que tengan su lugar y contención. De a poco iremos sumándole cosas, como entretenimientos, cosa que el chico vaya al club, tome la merienda, entrene y se quede conviviendo con sus compañeros”, amplió Bidegain.

A renglón seguido aseguró que “es un factor muy importante que desde una institución se puede aportar para sacar al chico de la calle, de la droga y de un montón de cosas que están al alcance de cualquiera”, luego de lo cual garantizó que el del merendero “es un servicio que está calculado para 300 chicos por día”.

Bidegain subrayó que la idea fue del agrado de Lucrecia Edger (integrante del área de Legal y Técnica de la comuna); de Hernán Bertellys y resaltó el compromiso de la directora de Deportes, Noelia Gaillours, “quien estuvo a la cabeza de todo y es una laburante terrible”.

Más allá de lo perfectible del proyecto en marcha, el presidente de Piazza señaló que “el tiempo hará que la gente confíe que puede llevar sus nenes ahí y que sepan que van a tener la contención de un club”.

“El día que los gobiernos entiendan, como veo que está pasando acá gracias a Dios, que las instituciones intermedias son totalmente necesarias para el desarrollo de cualquier proyecto en sociedad, ahí va a ser todo más fácil. Tanto Piazza como cualquier club u otra institución tienen el día a día de cosas que a otros estamentos se les escapa. Si se trabaja en conjunto es mucho más fácil solucionar, segmentar el problema y, en definitiva, llegar. Graciela Blanco viene haciendo casi lo mismo que nosotros hicimos el año pasado. Estrellas es un club con el cual trabajamos muy cerca; nos alquila la cancha y vio los resultados que tuvimos, se movió, gestionó y lo pudo lograr. El seguimiento de los chicos se irá dando de manera natural y que te vean trabajar hace que haya gente que se acerque, como un odontólogo y una psicóloga que se ofrecieron para colaborar”, expresó Bidegain.

Hizo una suerte de autocrítica cuando sostuvo: “Cada vez que nos reunimos los dirigentes hablamos del ‘trabajo social que hacemos’ y yo me pregunto cuál es el trabajo social que hacemos…Está bien llevar a los chicos a jugar para quitarle dos horas de calle, pero a su vez está bueno buscarle una vuelta más. Nosotros armamos un proyecto, planteamos una problemática, mostramos lo que habíamos hecho y lo que podíamos poner a disposición”.

EL DATO

Días pasados, a través del parte de prensa se dio cuenta de la firma de un contrato de comodato entre la comuna y el club  Piazza mediante el cual la institución cedió al Municipio el SUM para ser destinado a un merendero. En la ocasión, Hernán Bertellys dijo: “Siempre destaco la importancia de aunar esfuerzos y voluntades entre las diferentes instituciones de la comunidad, entre los sectores público y privado, entre todos los que queremos aportar por nuestra comunidad. El club nos cede este espacio recientemente creado por la institución, para que podamos ofrecer una prestación necesaria para muchos vecinos”.

PALIATIVO A UN RECLAMO

Se consultó al presidente de Sportivo Piazza si consideraba que la apertura del merendero podría servir para ir en ayuda de una de las necesidades que forma parte del reclamo que hace el Movimiento 1° de Octubre, que tiene su base local en esa barriada, y respondió: “Villa Piazza es uno de los barrios afectados, como hay muchísimos otros que tienen sus problemas. Es probable que lo nuestro pueda ayudar a paliar esa situación. Es un proyecto que tiene piso, pero que no tiene techo. Hoy tenemos capacidad para dar 300 meriendas diarias pero si vemos que existe una necesidad mayor y es necesario dar un plus de eso, se va a trabajar para eso”, agregó.

LAS ATAJA A TODAS

Según contó Bidegain, la respuesta de los padres que han llevado a sus hijos al merendero no pudo ser mejor. En esa “aceptación” de ese y los demás proyectos instrumentados en los últimos años, hay una fuerte labor de Daniel Gamarra, coordinador del fútbol menor, y Jorge Aranza, vicepresidente de la entidad y del propio titular industrial. “Somos los que más andamos y tratamos de tirar ideas. De la mano de Gamarra (destacado ex arquero) se pudo armar el programa de salud y el proyecto del merendero”, expresó el entrevistado.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *