EL DOMINGO HABÍA SUFRIDO UNA GRAVE LESIÓN EN LA CABEZA

Policía herida: continuaba internada y sus familiares siguen pidiendo testigos

Sólo está detenido uno de los dos presuntos agresores. Los familiares de la joven no descartan presentarse bajo la figura del Particular Damnificado en la causa penal que se está instruyendo.

Una imagen de la policía herida en este hecho. Fue tomada ayer por su hermano, mientras la joven sigue internada en el Hospital Pintos.
GENTILEZA: LUCIO RANCEZ
<
>
Una imagen de la policía herida en este hecho. Fue tomada ayer por su hermano, mientras la joven sigue internada en el Hospital Pintos. GENTILEZA: LUCIO RANCEZ

 

Al tiempo que continúa internada y recuperándose la Oficial de Policía que el pasado domingo resultó gravemente lesionada en la cabeza durante un incidente ocurrido en las inmediaciones de un boliche de esta ciudad, sus familiares no descartaban ayer presentarse bajo la figura del Particular Damnificado en la causa penal que por el caso se está instruyendo.

Además, volvieron a solicitar testigos del hecho, para poder así contar con más pruebas para incorporar a ese expediente judicial que se sustancia por el caso desde la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Juvenil.

En el marco de esa Investigación Penal Preparatoria que se está llevando adelante, un menor y un mayor de edad son quienes figuran como coimputados. En principio, ambos están acusados del delito lesiones graves.

El primero de 17 años y el otro de 18, habían sido aprehendidos instantes después a que el domingo último Fabrina Rancez, una policía perteneciente al Comando de Patrullas, resultara herida gravemente en la cabeza.

La joven, de 23 años, había asistido junto a otros efectivos de seguridad a un enfrentamiento entre varios jóvenes que se estaba registrando en cercanías de un boliche que está en una de las esquinas de Perón y Colón.

En esas circunstancias, cuando el domingo habían pasado unos minutos de la hora seis, la hija del ex concejal Rodolfo Rancez resultó herida en la cabeza, al ser impactada por un pedazo de baldosa.

Al tiempo que la policía fue trasladada al Hospital Pintos, el centro asistencial donde todavía permanece internada, los demás efectivos de seguridad que acudieron al lugar donde el incidente se produjo arrestaron a los dos jóvenes que ahora están acusados de las lesiones graves sufridas por la víctima de este hecho.

Mientras que el menor, que tiene 17 años, posteriormente fue liberado, hasta ayer continuaba detenido el otro imputado, a quien voceros de seguridad habían identificado como Matías Abel Rodríguez, de 18 años.

El joven, después de que su aprehensión fuera convertida en detención por un juez de Garantías, estaba hasta anoche privado de la libertad en la sede de la Seccional Primera local.

Ni él ni el menor habían declarado cuando, una vez arrestados, fueron indagados en sede judicial.

Si bien en principio había tomado intervención en la causa penal que se está instruyendo la fiscal de Tandil María de los Ángeles Marsiglio, en su caso como subrogante, actualmente el expediente judicial ya está siendo sustanciado por la Dra. Mariela Viceconte, titular de la Fiscalía del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil que tiene sede en Azul.

“Mejorando a pasos agigantados”

El impacto de ese pedazo de baldosa en la cabeza de Fabrina Rancez le provocó una fractura en el cráneo. Al ser trasladada en una ambulancia, ingresó en estado de coma al Hospital Pintos. En ese centro asistencial tuvo que ser operada y seguía internada.

“Está bien, mejorando a pasos agigantados”, dijo ayer su hermano Lucio Rancez en un contacto telefónico mantenido con este diario.

Además, el ex funcionario municipal no descartó que la familia de la policía herida se presente como Particular Damnificado en la causa penal que se está instruyendo.

“Estamos viendo qué hacemos y ya hemos estado charlando con varios abogados”, señaló Rancez, quien adelantó que -en caso de que se presenten en la causa penal- lo primero que solicitarán a través del abogado que elijan para patrocinarlos será un cambio de calificación de la causa penal.

Lucio Rancez entendió que lo sucedido podría encuadrarse en un “homicidio en grado de tentativa”, situación agravada en este caso por tratarse la víctima de una funcionaria pública.

El propio hermano de la joven había escrito ayer a través de su perfil en la red social Facebook novedades en cuanto al estado de la policía que en la actualidad forma parte del Comando de Patrullas.

“‘Fachu’ -tal el apodo de su hermana- está hemodinámicamente y neurológicamente estable. No ha habido cambios negativos y eso nos llena de alegría”, contó en alusión a lo que ayer era el cuarto día que lleva internada la joven en el centro asistencial municipal de esta ciudad.

Y agregó: “Nos informó el Dr. Copello (el neurólogo que está atendiendo a la policía) que hizo cambios en el tratamiento, lo que ellos llaman ‘descomplejizar’. Esto sería ir quitando medicación o aparatología para ir viendo la evolución de la gorda. Ya le quitaron la venda que protegía los diez puntos en su cabeza, y la herida ha cicatrizado de una manera sorprendente.

Actualmente está compensada, a pesar de estar saliendo de un problema serio”.

“Se aburre, pero recibió regalos de sus compañeros y amigas, y el tiempo se le va haciendo más corto. Sigue de muy buen humor y hoy (por ayer) volvió a recibir la visita de su prima, que no deja de emocionarla. Cada hora mejora su hablar”.

Más adelante, a través de su perfil en Facebook, el hermano de Fabrina Rancez reiteró el pedido de testigos del hecho donde la joven resultó herida el domingo último.

“Seguimos pidiendo testigos directos que hayan estado o hayan pasado por el sector de Colón y Perón el domingo 1 de mayo alrededor de las 6 de la mañana. Comuníquense conmigo a través de Facebook. Se reservará la identidad de los que aporten datos”.

“Minuto a minuto seguimos agrandando el pecho y alimentando nuestro orgullo por la fuerza y el temple de la gorda: todo un ejemplo para nosotros y una gran enseñanza de vida”.

“Gracias a todos los que siguen consultando sobre su evolución y a los que se acercan a darnos su cariño. Han sido los días de nuestras vidas en que más abrazos hemos recibido. Y no vamos mentir, fueron fundamentales para poder soportar este momento que, sin dudas, es (fue) el más duro que nos tocó vivir como familia”, sostuvo por último.

El dato

Tras la agresión sufrida, Fabrina Rancez fue llevada el domingo al hospital presentando una fractura con hundimiento de cráneo con pérdida de conocimiento. Eso obligó a que fuera intervenida quirúrgicamente, después de que llegó a estar en coma.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *