Policiales

Policiales

Azuleño está procesado por comprar con cheques truchos una heladera y un freezer

Fue excarcelado el domingo que pasó, luego de que días antes había sido detenido en Coronel Pringles. Los hechos que le atribuyen se registraron en Azul durante los meses de abril y mayo de 2016.

25 de marzo de 2020

TIENE 54 AÑOS DE EDAD

Acusado de estafas reiteradas y adulteración de documento privado, delitos supuestamente cometidos "en concurso real de acciones" años atrás en esta ciudad, un hombre había recuperado la libertad el domingo que pasó, informaron a EL TIEMPO voceros judiciales.

Días atrás, una comisión policial de la DDI Azul lo había detenido en Coronel Pringles, medida de coerción dispuesta en el marco de la instrucción de la causa penal en la que figura procesado, un sumario que se instruye desde una Fiscalía con asiento en el Palacio de Justicia local.

Identificado como Ramón Enrique Hernández, oriundo de Azul y de 54 años de edad, había sido el magistrado Federico Barberena -como subrogante desde el Juzgado de Garantías número 1 departamental- quien se pronunció a favor de otorgarle la "excarcelación ordinaria", dando lugar así a un pedido formulado por Diego Prado, el defensor Oficial del encausado.

Por los delitos que se le imputan, relacionados con el pago con cheques inválidos de un freezer y de una heladera, artículos que le compró a un comerciante durante -respectivamente- los meses de abril y mayo de 2016, se había negado a declarar cuando fue traído a los Tribunales de Azul para ser indagado, audiencia desarrollada en la Unidad Funcional de Instrucción número 1.

En esa Fiscalía, a cargo de Marcelo Fernández, se está sustanciando la causa penal que había dado lugar a la detención del encausado en Coronel Pringles.

La medida cautelar -dispuesta por la magistrada Magdalena Forbes, la titular del Juzgado de Garantías número 1- estaba vigente desde el 11 de marzo que pasó y se hizo efectiva una semana después en esa ciudad ya referida, ubicada a poco más de 220 kilómetros de Azul, donde el imputado se encuentra actualmente radicado realizando tareas ligadas con la construcción.

Un freezer y una heladera

Los hechos que a escala penal le están atribuyendo al azuleño que fuera excarcelado el domingo pasado se remontan a dos situaciones ocurridas durante el año 2016.

En ambos casos, como damnificado figura el propietario de un local dedicado a la venta y reparación de heladeras y freezers que está situado en Prat entre Rauch y Arenales.

El 13 de abril de aquel año, según se menciona desde la Acusación, Hernández concurrió al mencionado comercio y le adquirió al dueño del local, llamado Hugo Basile, "un freezer de 220 litros" valuado en más de 27.000 pesos, el cual pagó con un cheque que después se comprobó que había sido sustraído, del que el encausado -al parecer- sabía que no iba a poder ser cobrado, ya que había sido él mismo quien completó el cartular de puño y letra.

Una situación de similares características, traducida en esa otra estafa que a escala penal le atribuyen al hombre que el domingo que pasó recuperó la libertad, se produjo el 12 de mayo de aquel mismo 2016.

Según se describe en las actuaciones penales, ese día el encausado regresó al local de Basile.

En aquella ocasión, de manera falsa, dijo que venía de parte de otra persona y compró una heladera con freezer que también, por un valor de 24.500 pesos, pagó con un cheque inválido. Un cartular que -según después se pudo determinar- formaba parte de una chequera que había sido denunciada como extraviada.

La ausencia de antecedentes penales del acusado, lo que eventualmente podría significar que por estos hechos resulte condenado a una pena de prisión en suspenso, y "la importante cantidad de elementos" ya incorporados al sumario penal que aún se instruye -algo que a criterio del Juez de Garantías que lo excarceló reducían las posibilidades de que estando en libertad el hombre se convierta en un obstáculo para la sustanciación de esta investigación penal- se convirtieron en elementos por los cuales le fue otorgada la liberación.

En el marco de la investigación de este sumario, una vivienda en esta ciudad ubicada en la calle Estanislao del Campo, lugar que en un principio el encausado diera como su actual lugar de residencia, había sido allanada. Además, se requisó una camioneta Toyota Hilux propiedad del acusado, vehículo que -según testigos- utilizó para retirar esos electrodomésticos que compró y pagó con cheques inválidos.

El dato

Un mínimo de un año y un máximo de seis años de prisión contempla la escala penal prevista por los delitos que le están atribuyendo al hombre procesado en este sumario penal, quien el domingo que pasó recuperó la libertad luego de que días antes había sido detenido en Coronel Pringles.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

VER TODOS LOS VEHÍCULOS

Datos extraidos de   Autos de Hoy

Encontrá tu Vehículo

Concesionarias Oficiales y Multimarcas