Policiales

Policiales

Condenado por abuso sexual, le dictaron una pena única de seis años y tres meses de prisión

9 de enero de 2020

Después de que un jurado de civiles lo declarada “culpable” de uno de los hechos por los que fue juzgado, un hombre fue condenado por un caso de abuso sexual que, de acuerdo con lo que quedara demostrado, se produjo en esta ciudad en noviembre del año 2017.



El fallo para el imputado, tras la realización de la audiencia de cesura del debate, se había anunciado en la previa a que se iniciara la actual feria judicial de verano.



El encausado -que actualmente está preso en la Unidad 7, el penal de varones con asiento en esta ciudad- fue identificado por voceros judiciales como Víctor Hugo Silva, un azuleño que actualmente tiene 37 años de edad.



Martín Céspedes, uno de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 con asiento en el Palacio de Justicia local, intervino en este juicio con jurados.



Por uno de los hechos por los Silva había sido procesado, el jurado popular designado para intervenir en este debate lo declaró “culpable” de lo que, a escala penal, fue el delito de abuso sexual gravemente ultrajante.



Eso se tradujo en que, en la audiencia que le puso fin a este juicio, Silva fuera condenado a una pena única de seis años y tres meses de prisión.



Según lo explicado en la resolución, esa sanción era comprensiva de la que le fuera impuesta al azuleño en este debate y de otra, que data del primer día de abril de 2014. Aquel día, a través de un juicio abreviado, en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 -también con sede en el Palacio de Justicia de Azul- el hombre había sido condenado a “un año y seis meses de prisión en suspenso”, al ser declarado autor de un intento de robo agravado que en esta ciudad se produjo el 13 de enero de 2013 (ver nota aparte).



La pena única para Silva, dictada en ese juicio al que fue sometido por este caso de abuso sexual, obedeció a que aquella primera condena había adquirido rango de firmeza el 21 de abril de 2014, lo que implicó que en este nuevo proceso le aunaran ambas sanciones. También, que le fuera revocada la condicionalidad de la primera de las condenas dictada por aquel ya mencionado “robo calificado en grado de tentativa”.



“Culpable” de un caso y “no culpable” del otro



El veredicto de culpabilidad para Silva por parte de los doce civiles que intervinieron en este proceso judicial había sido anunciado el pasado 13 de diciembre.



Exactamente una semana después, se conoció la pena para el encausado que le dictó el juez del TOC 1 que intervino en este proceso, que se completó con las participaciones -en representación de las partes- del fiscal Adrián Peiretti y de la defensora Oficial Soledad Kelly.



La Acusación intentó demostrarle al jurado de civiles que el hombre había abusado sexualmente de dos jóvenes, utilizando para ello un arma de fuego. También, el fiscal Peiretti sostenía que ambos hechos ocurrieron en las primeras horas de ese ya referido 4 de noviembre de 2017, cuando el imputado y los jóvenes, a la salida de un boliche, se fueron juntos a una vivienda de esta ciudad.



La Defensa Oficial de Silva tuvo un enfoque distinto con relación a los hechos que fueron materia de este proceso.



Al respecto, entre las argumentaciones esgrimidas al jurado, Soledad Kelly habló de la existencia con uno de los jóvenes de “una relación sexual consentida”; que a escala penal lo sucedido no podía considerarse como un abuso sexual agravado y que ambos varones no fueron coaccionados a través de la exhibición de un arma de fuego por parte del hombre que finalmente resultó condenado.



Valorando los argumentos esgrimidos por las partes en el proceso, los civiles que formaron parte del jurado sólo dieron por demostrada la existencia de uno de esos hechos, el que terminó en la condena ya referida para el azuleño sometido a este juicio.



Por mayoría de 11 votos, el jurado popular se pronunció a favor de un veredicto de culpabilidad para Silva, al declararlo autor a escala penal de un abuso sexual gravemente ultrajante. Al mismo tiempo, lo absolvió por el caso de abuso sexual donde como víctima figuraba el otro joven.



Específicamente por los hechos que fueron tratados en este debate, el azuleño fue condenado por el juez Martín Céspedes a cinco años de prisión. Y esa sanción, al unificarse con aquella otra que a modo de antecedente penal el hombre registraba, derivó en el dictado de la ya referida pena única de seis años y tres meses de cárcel.



Su primera condena había sido por un intento de robo



Víctor Hugo Silva, el hombre declarado semanas atrás autor de un caso de abuso sexual, registraba otra condena desde el 1 de abril de 2014, consistente en una pena de ejecución condicional de un año y medio de prisión.



Aquel día, la tramitación de un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 -proceso que había contado con la intervención del ex juez Gustavo Abudarham- finalizó con la condena para el azuleño después de que, según quedara demostrado, había intentado sustraer diferentes elementos de una vivienda situada en Guiraut y General Paz de esta ciudad.



A escala penal, el hecho por el que el hombre fue condenado en aquel proceso abreviado quedó definido como un robo calificado en grado de tentativa. Y la sanción que le fuera dictada, la cual después quedó firme, fue la misma que las partes habían acordado, en la previa a que desde el Ministerio Público Fiscal fuera solicitado ante el TOC 2 la realización de este juicio abreviado.



Ese hecho que Silva cometió -convertido en un antecedente para que ahora, tras la declaración de culpabilidad de un jurado de civiles, le fuera dictada una pena única de “seis años y tres meses de prisión”, al resultar condenado también por aquel caso de abuso sexual por el que días pasados fue juzgado- había sucedido el 13 de enero de 2013.



Según se dio por demostrado, en horas de la tarde de aquel día el hombre ingresó con fines de robo a la vivienda ya referida, luego de escalar “un paredón de dos metros de altura” y de “forzar la puerta de entrada” a la propiedad convertida en escenario de este ilícito.



Un bolso, varios teléfonos celulares, una filmadora con su cargador y dinero en efectivo fueron los elementos de los que intentó apoderarse.



El damnificado por el ilícito, al llegar a su casa, observó que se estaba produciendo el robo, por lo que intentó retener al ladrón. Al mismo tiempo, se comunicó con la Policía para dar cuenta de lo que estaba pasando.



Instantes después de aquel ya referido 13 de enero de 2013, efectivos de seguridad que concurrieron al lugar donde este intento de robo se produjo arrestaron a Silva.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.