Policiales

Policiales

Continuará privado de la libertad un azuleño acusado de un violento robo

13 de mayo de 2019

Un hombre que el mes pasado fue aprehendido en esta ciudad por un violento robo que tuvo como víctimas a dos vecinas y que cuando se hiciera efectiva esa medida cautelar se enfrentó, portando un revólver, con policías que intervinieron en lo sucedido, continuará privado de la libertad.



El viernes que pasó una jueza de Garantías le dictó la prisión preventiva, informaron a EL TIEMPO fuentes judiciales. El presunto autor de los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego con aptitud para ser disparada, portación de arma de guerra, amenazas agravadas por el uso de arma y atentado a la autoridad agravado, concurriendo todos ellos en concurso real de acciones, es un azuleño de 36 años llamado Claudio Marcelo Suárez.



Alias “el Cobra”, había sido arrestado después de que esos hechos por los que ahora está preso sucedieran en horas de la tarde del 16 de abril último. La causa penal por lo ocurrido se está instruyendo desde la UFI 13, a cargo del fiscal Javier Barda.



Contando con diferentes elementos de prueba reunidos en esta investigación preparatoria, desde esa Fiscalia había sido solicitada la conversión en prisión preventiva de la detención del encausado. Y el viernes que pasó, a ese pedido dio lugar Magdalena Forbes, la titular del Juzgado de Garantías número 1 departamental que también interviene en ese sumario.



Armado con un revólver



El primero de los hechos que se le imputan a Suárez se produjo minutos antes de la hora 18 de aquel día martes ya referido. Dos vecinas, una de ellas llamada Mirta Noelia Difranco y la otra Nelly Josefa Ranalli, estaban tomando mates en el exterior de una casa situada en la Avenida Catriel entre Puan y Guido Spano cuando se convirtieron en las víctimas de un violento robo.



En esas circunstancias, según se señala en la investigación penal, aquel día “Claudio Marcelo Suárez -quien se trasladaba a bordo de un biciclo de color amarillo desgastado- descendió del rodado en mención” para llegar a cabo el ilícito. Inmediatamente, “tras correr en dirección” hacia las vecinas, la primera de ellas de 82 años de edad y la otra de 63, “irrumpió” en la casa donde ambas estaban.



En ese entonces, lo hizo “portando entre sus manos un arma de fuego tipo revólver, calibre 38 ‘Special’ y marca ‘Colt’; apuntando el arma en dirección a la cabeza de Nelly Ranalli”, a quien amenazó con matarla. 



Después, a la otra víctima la empujó contra la puerta del zaguán del inmueble, le dio varias patadas “sobre diversas partes de su cuerpo” y la arrastró hasta una de las habitaciones de la casa.



En ese cuarto, a la mayor de las víctimas -según se ha determinado- Suárez le colocó el caño del revólver que portaba en la boca para llevar a cabo el robo. El hecho consistió en que esa tarde el sujeto que se hizo presente en la vivienda donde ambas mujeres estaban se apoderara de una caja “tipo alhajero” que en su interior contenía un reloj de pulsera, algunas joyas, un encendedor y una tijera. En la previa a darse a la fuga, se llevó también mil pesos.



No bien el hecho se produjo, la Policía fue alertada mediante un llamado al 911. E instantes más tarde se llevó a cabo aquel día la detención de Suárez, cuando -previo a ser identificado como el sospechoso de haber cometido el ilícito- varios efectivos de seguridad de la Seccional Primera se hicieron presentes en su domicilio, ubicado en la calle San Carlos.



Al llegar a ese inmueble, Suárez estaba en la puerta, portando en ese entonces un fierro. Además, en la cintura tenía ese revólver ya mencionado.

Según lo referido en la resolución donde su detención fue convertida en prisión preventiva, el acusado atentó contra los policías. Textualmente, les expresó: "Vengan dale, dale. Bájense putos, que acá tengo seis tiros para responder”.



La situación se volvió en ese momento por demás dramática, ya que Suárez amenazó con matar a los policías si ingresaban a buscarlo. Y también dijo que haría lo mismo con sus hijos y señaló que después iba a suicidarse. Pero finalmente nada de eso sucedió, ya que a pesar de que extrajo de su cintura el arma de fuego que portaba los policías lo redujeron, por lo que resultó aprehendido tras forcejear con los efectivos de seguridad.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.