Policiales

Policiales

Desfiguraron el rostro de una joven que fue víctima de un brutal ataque

15 de octubre de 2019

Más de cuarenta puntos de sutura tuvieron que aplicarle en su rostro y en el cuello a una joven que el viernes que pasó se convirtió en víctima de una brutal agresión. Según la denuncia que ella misma formulara, dos mujeres fueron quienes -prácticamente- le desfiguraron su cara, al provocarle varios cortes con un arma blanca.



Ambas la golpearon y además, utilizando ese ya referido elemento cortante, le provocaron varias heridas en el costado izquierdo de su cara y en el cuello.



Ese mismo viernes en que fue atacada, a causa de las lesiones que sufrió, la joven tuvo que concurrir al Hospital Pintos para ser asistida.



Posteriormente, en la Comisaría de la Mujer y de la Familia perteneciente a la Policía de la Provincia con sede en esta ciudad, la víctima de este hecho radicó una denuncia por la agresión.



En esa presentación que formulara en sede policial, identificó a quienes habían sido sus atacantes.



Una de ellas es una ex pareja de su padre, un hombre que -según lo referido en la denuncia- actualmente se encuentra privado de la libertad en la Unidad 38, una de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense que está situada en la localidad olavarriense de Sierra Chica.



“Me empezaron a agredir y a cortar entre las dos”



Ayelén Moreno, una empleada doméstica que tiene 22 años de edad, habló ayer con EL TIEMPO con relación a esa agresión que la tuvo como víctima, en el marco de un hecho que se produjo el pasado viernes en horas de la tarde.



“Ese día fui a la casa de la ex pareja de mi papá, porque tenia que ir a buscar unas pertenencias de él: un auto, dos televisores y un equipo de música”, contó.



“Pero no bien llegué me empezaron a agredir y a cortar entre las dos”, señaló la víctima -en ese contacto que mantuvo con este diario- sobre quienes la atacaron.



Alrededor de la hora 19 del viernes de la semana anterior, el hecho se produjo en una vivienda ubicada en cercanías a la Ruta Provincial 51 y su intersección con la Avenida Madres de Plaza de Mayo, en inmediaciones del balneario.



“Empezamos primero a discutir porque las cosas una de ellas no me las quería dar”, sostuvo con relación a una de las agresoras: la ex pareja de su papá, a quien también señaló como la mujer que le efectuara en su rostro y en su cuello esos varios cortes por los cuales después, en el hospital, tuvieron que darle más de cuarenta puntos de sutura.



Esa discusión que se inició cuando fue a buscar las cosas de su padre a la casa de la ex pareja del hombre se tornó, posteriormente, en un incidente mucho más grave, ya que Moreno comenzó a ser golpeada y agredida con un arma blanca, elemento cortante del que -según ella misma señaló- desconoce qué características tenia.



“No sé con qué me cortaron la cara, pero me desfiguraron todo el rostro”, indicó la víctima al referirse a las lesiones que sufrió durante este incidente, la situación que obligó a que luego tuviera que concurrir al Hospital Pintos para que fuera atendida.



En el centro asistencial municipal “me dieron alrededor de cuarenta, cuarenta y tres puntos, más o menos. Me atendieron en ese momento, me cosieron la cara y no quedé internada”, contó también ayer Ayelén Moreno sobre lo que pasó cuando, herida como estaba, el pasado viernes se dirigió al Pintos.



Ayer había tenido que regresar al hospital para continuar con las curaciones a las que ahora está siendo sometida a causa de esa agresión que afectó gravemente la fisonomía de su rostro.



“Entre las dos me pegaban y me insultaban. Y la que me cortó fue la ex pareja de mi papá. Hacía como un mes que ellos se habían separado. Entonces, fui a buscar las cosas que ella tenia de mi papá. Pero no me las quiso dar, y ahí fue donde empezó el forcejeo. Traté de defenderme lo más que pude porque, de lo contrario, me iban a matar. Y ahí me empezaron a cortar toda la cara”, señaló finalmente la víctima que tuvo este hecho.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.