Policiales

Policiales

Tres prisiones preventivas por "cuentos del tío"

9 de septiembre de 2019

Las detenciones de un convicto que, desde su celda en una cárcel de Córdoba, está acusado de cometer varios “cuentos del tío” y de dos mujeres implicadas también en este tipo de estafas fueron convertidas en prisiones preventivas por una jueza de Garantías.



Las medidas cautelares fueron dispuestas por Magdalena Forbes, la titular del Juzgado de Garantías número 1 con asiento en los Tribunales de Azul.



Los tres imputados en esta investigación penal, semanas atrás, habían sido arrestados en Córdoba por una comisión policial de la DDI Azul que viajó hasta esa provincia para hacer efectivas esas medidas de coerción.



A través de una investigación que se está llevando adelante desde la UFI 13, la Fiscalía con asiento en los Tribunales de Azul ahora a cargo de Adrián Peiretti, había sido posible desbaratar esta organización delictiva.



Mediante esa pesquisa se determinó que en la celda de una cárcel, donde está preso por otras causas penales, el convicto había montado un “call center” a través del cual llevaba a cabo estas estafas.



Según se sospecha, en total cuatro personas cometían estas maniobras delictivas. “Estafas reiteradas en perjuicio de jubilados y pensionados de todo el país”, se indica en un párrafo de la resolución que convirtió en prisiones preventivas a las detenciones de los tres imputados que tiene esta causa penal.



Allanamientos en Santa María



Entre esos hechos, figuraron dos ocurridos en Azul en mayo pasado, los cuales -una vez denunciados- dieron lugar al inicio de esta investigación mediante la cual fue posible desbaratar, el pasado 15 de agosto, esta organización criminal.



Aquel día, allanamientos realizados en el Departamento Santa María de la provincia de Córdoba derivaron en las detenciones del convicto y de las dos mujeres.



En el caso del hombre, que está preso en el Complejo Carcelario número 1 “Reverendo Francisco Luchesse”, ubicado a la altura del kilómetro 797 de la Ruta Nacional número 36, en jurisdicción de ese Departamento ya referido, su celda fue allanada, incautándose en ese procedimiento elementos considerados de interés para la investigación que todavía se está llevando adelante desde la UFI 13 con sede en los Tribunales de Azul.



También en Santa María, luego de que fueran allanados sus respectivos domicilios, aquel día resultaron detenidas por efectivos policiales de la DDI Azul las dos mujeres que ahora, al igual que el recluso, fueron procesadas con prisión preventiva.



Luis Sebastian Lugones, de 37 años de edad; Paola Viviana Sarmiento (40) y Samira Gabriela Joaquín (42) se llaman los acusados.



Todos oriundos de la provincia de Córdoba, semanas después a que fueran detenidos los trasladaron -exhorto mediante- a los Tribunales de Azul para ser indagados.



En esas audiencias, el recluso se negó a declarar; mientras que las mujeres sí hablaron. En ambos casos, sus testimonios apuntaron a señalar a Lugones como el hombre que las tenía amenazadas para llevar a cabo esas estafas, según le señaló a EL TIEMPO un vocero allegado a la instrucción de esta causa penal.



Al respecto, en el fallo la jueza Forbes escribió: “No paso por alto las declaraciones que brindaran las imputadas Sarmiento y Joaquín, mas entiendo que las mismas introducen hipótesis que no resultan siquiera mínimamente confirmadas por elementos de verificación causídicos, por lo que, al menos en este momento, y sin perjuicio de lo que eventualmente pudiera resolverse más adelante, no se ven conmovidas las conclusiones respecto de materialidad y autoría que han sido antes desarrolladas”.



“Organización criminal”



Según lo demostrado hasta ahora, junto con otro sujeto aún no localizado, los tres acusados “formaron parte de una organización criminal dedicada a la comisión de estafas reiteradas”.



En ese contexto, “actuando con planificación previa, logística, división de tareas entre sus miembros y utilizando una modalidad específica”, los varones hacían llamados telefónicos desde la cárcel cordobesa donde actualmente Lugones está preso para llevar a cabo estos “cuentos del tío”.



Cuando eran atendidos, se hacían pasar por representantes de la ANSES. Y les decían a los damnificados que “habían sido beneficiados con un pago retroactivo por parte del mencionado organismo”. También, que para acceder a ese beneficio tenían que efectuar, a través del cajero automático, operaciones desde sus cuentas bancarias.



Las víctimas, sin advertir que estaban siendo engañadas, transferían dinero de sus cuentas a las de los integrantes de esta organización delictiva.



Una de las titulares de esas cuentas es Paola Sarmiento, una de las mujeres a la que ahora le fue dictada la prisión preventiva.



Lugones, en tanto, está sindicado como el jefe de esta organización delictiva. En carácter de tal -se menciona en la resolución donde le fue dictada también la prisión preventiva- “daba las directivas a los restantes integrantes y realizaba los llamados ardidosos -junto con el sujeto aún no hallado- desde la unidad carcelaria donde (ambos) se encontraban alojados”.



Sarmiento está acusada de ser quien le daba la plata de esas estafas a la otra mujer para que, después, se la remitiera a Lugones al penal donde está preso. Samira Joaquín, además, le suministraba al recluso “las tarjetas de carga telefónicas con las cuales efectuaba las llamadas”.



A una de las azuleñas damnificadas por estas estafas, el pasado 14 de mayo, lograron sustraerle mediante engaño 95.000 pesos.



Dos días después de cometido ese hecho, en Azul otra mujer fue estafada, pero por una suma de 4.639 pesos.



También, durante los días 15; 16 y 17 de mayo pasados, se contabilizaron en esta ciudad más intentos de estafa similares, hechos que no se concretaron porque los damnificados se dieron cuenta que estaban siendo engañados.



Estafas (dos hechos), estafas en grado tentativa (siete hechos) y asociación ilícita, son los delitos que continúan atribuyéndoles al hombre y a las dos mujeres a las que el martes que pasó les dictaron en primera instancia estas prisiones preventivas.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.