DE BURGOS A BERTELLYS

“Por cada sumario que haga a un trabajador, voy a instalarle una carpa en el veredón”  

Lo expresó el secretario Adjunto del SOEMPA, Miguel Burgos, respondiendo así al intendente Hernán Bertellys cuando dijo que iniciará sumarios a los trabajadores en el marco de la denuncia que por violencia laboral hicieron contra Gustavo Lorusso, director de Turismo y Medio Ambiente. El dirigente gremial apuntó que ese funcionario “es un cobarde” y que el jefe comunal, defendiéndolo, termina siendo cómplice. “Lamentablemente, todos tenemos la misma sensación: que a este cobarde que maltrata a los trabajadores no le va a pasar nada”, sostuvo. Apuntó además contra el Concejo Deliberante por su inacción en el tema y contra el secretario de Gobierno, Alejandro Vieyra.

“Me gustaría que Hernán haga arreglar los teléfonos, ya que dice que hay teléfonos descompuestos, porque no se entera de nada, no sabe nada de nada”, dijo ayer el secretario Adjunto del SOEMPA, Miguel Burgos. NICOLÁS MURCIA
<
>
“Me gustaría que Hernán haga arreglar los teléfonos, ya que dice que hay teléfonos descompuestos, porque no se entera de nada, no sabe nada de nada”, dijo ayer el secretario Adjunto del SOEMPA, Miguel Burgos. NICOLÁS MURCIA

 

EL DATO:

También ATE tomó intervención en este conflicto. Ayer por la mañana, el abogado de la entidad gremial se reunió con una trabajadora municipal para comenzar a diseñar lo que posiblemente desemboque en la presentación de una denuncia penal por violencia laboral. En ese marco, la secretaria General de la Asociación, Vanina Zurita, repudió los hechos y aseguró que acompañarán a los trabajadores en este nuevo frente de lucha que se abrió. “Estaremos con ellos, por supuesto, respaldándolos en todas sus decisiones y poniéndonos al frente en lo que sea necesario”, dijo.

El secretario Adjunto del SOEMPA, Miguel Burgos, salió ayer a respaldar públicamente a los trabajadores que días pasados denunciaron al director de Turismo y Medio Ambiente, Gustavo Lorusso, por ejercer violencia laboral.

El dirigente, fiel a su estilo, apuntó duramente contra ese funcionario y también contra el intendente Hernán Bertellys, quien en una nota con este diario dijo que Lorusso “puede haber tenido un golpe de estrés”, justificando su accionar ante una trabajadora a la que increpó duramente, hecho que fue presenciado por muchos trabajadores.

“Con ese pensamiento, mañana me estreso y lo agarro a garrotazos, total estoy estresado. Vamos a ver qué opina en ese caso y si sale a defenderme como lo hizo con ese personaje”, sostuvo Burgos.

Además, pidió al jefe comunal que escuche a los trabajadores y aseguró que por cada sumario que inicie contra ellos, instalará una carpa en el veredón a modo de protesta.

También habló del secretario de Gobierno, Alejandro Vieyra, de quien dijo que “espero que no se le ocurra apretar a los trabajadores cuando vayan a testificar por lo que pasó” y del Concejo Deliberante que hasta ahora no se ha expedido sobre lo ocurrido.  

Un sumario, una carpa

De la posición del gremio respecto de los hechos denunciados por los trabajadores, el dirigente señaló que “es violencia laboral y de género. Es un cobarde al que no quiero nombrar (por Lorusso) porque se me ensucia la boca. Estoy seguro que no se hubiese enfrentado como lo hizo si era un hombre el que tenía enfrente. Por eso digo que es un cobarde”.

No conforme, añadió que el funcionario denunciado ya no es un ñoqui sino un sorrentino porque viene una vez por semana, y cuando lo hace es para maltratar a los trabajadores.

Advirtió en este punto “que no vaya a decir que no hizo nada porque hay muchos testigos e incluso hay un video. Uno de los trabajadores se avivó y lo filmó. Todos coinciden que era desgarrador ver a la trabajadora llorando por los insultos de ese sorrentino”.

Añadió que “los compañeros, ante tal violencia, se juntaron y firmaron una carta denunciándolo”.

Por otro lado, Burgos se refirió a la actitud del Intendente. En ese sentido, marcó que “me llama poderosamente la atención que Bertellys, leyendo el diario y escuchando la conferencia de prensa, lo defiende diciendo que es un buen gestor que trae plata. Pero el señor Intendente no puede apoyar a un tipo violento ni por eso ni por nada, porque sino está siendo cómplice”.

Volvió a apuntar duramente contra el jefe comunal porque “redobló la apuesta y dijo que va a sumariar a la gente. Tiene que usar el sentido común y escuchar más a los trabajadores. Él tiene la facultad de la calle como yo, es una persona humilde como yo. No se puede enfrentar a los trabajadores de esa manera, defendiendo a un sorrentino violento como es ese funcionario”.

En este punto, aseguró que se mantendrá al lado de cada trabajador “defendiendo sus derechos, en contra de la violencia de género y laboral, y también de la impunidad que quieren darle a este personaje. Porque todos olfateamos que no le van a hacer nada, que lo van a dejar pasar. Si se anima, por cada sumario que haga a un trabajador, voy a instalarle una carpa en el veredón.

El dirigente agregó que “los trabajadores fueron solidarios con su compañera que lloraba, porque presenciaron la violencia que ejerció y nadie podía creer lo que estaban presenciando”.

“Mañana me estreso y lo agarro a garrotazos, total estoy estresado…”

No dejó pasar tampoco los dichos de Bertellys, cuando en la nota que este diario publicó ayer señaló que Lorusso actuó como lo hizo porque está estresado. “Con ese pensamiento, mañana me estreso y lo agarro a garrotazos, total estoy estresado. Vamos a ver qué opina en ese caso y si sale a defenderme como lo hizo con ese personaje, indicó, para agregar que “él dice que se saca el estrés cantando. Que le recomiende (a Lorusso) que cante un poco más, porque ya me enteré que se graba cantando, imitando a no sé quién, y lo sube a Internet. Un cara dura. Más vale que se dedique al canto y deje de maltratar a la gente”.

Consultado si en estos días, desde que se conoció la denuncia de los empleados, pudo tomar contacto con algún funcionario, dijo que no. “Sólo he estado al lado de los trabajadores porque es lo que me corresponde”, señaló, para luego ocuparse del jefe de Lorusso, el secretario de Gobierno Alejandro Vieyra.

“Muchos funcionarios dicen que Vieyra y la mujer (Lucrecia Egger, también funcionaria municipal) son los monjes negros de la gestión. Pero después, en las reuniones, nadie dice nada. No sé si les tienen miedo o qué pasa. Hay mucha hipocresía”.

Además, advirtió que espero que no se le ocurra a Vieyra apretar a los trabajadores cuando vayan a testificar por lo que pasó. No creo que sea tan torpe, porque la filmación existe y la vamos a aportar como prueba si es necesario”.

En ese marco, consignó que “me gustaría que Hernán haga arreglar los teléfonos, ya que dice que hay teléfonos descompuestos, porque no se entera de nada, no sabe nada de nada. Dijo que una trabajadora judicializó el tema y no es así. Todavía no está la denuncia, ahora sí la va a hacer. Yo no sé quién lo asesora políticamente, pero desde ya le digo que a ese que lo asesora debería echarlo ya”.

Luego, Burgos apuntó que “en la nueva ley para los municipales, dice claramente qué hay que hacer cuando se da un caso de este tipo. Bertellys tendría que haber apartado a este cobarde e iniciarle un sumario como corresponde”.

“De la misma calaña que la gestión anterior”

En otro tramo de la nota, el dirigente del SOEMPA se refirió a la inexistente actuación del Concejo Deliberante. Una vez más, brilla por su ausencia en un tema tan delicado que involucra a los trabajadores”, dijo, para luego agregar que “no se le puede pedir mucho a este muchacho, el presidente (por Pedro Sottile) porque no sabe dónde está parado. Es como pedirle peras al olmo…”.

Agregó que “me llama poderosamente la atención el silencio de las concejales mujeres.

Recordó también que “venimos de una historia muy triste en este sentido. Cuando se dice violencia de género y laboral, nos viene a la cabeza Sergio Cedeño, Daniel Puga, Pieri Saldaño, Ayelén Martínez. Todos personajes que queremos olvidar, pero con estas cosas vuelven esos recuerdos nefastos”.

Por último, a modo de resumen, Burgos remarcó que “lo peor de todo esto es que todos tenemos la misma sensación: que a este cobarde que maltrata a los trabajadores no le va a pasar nada. Por eso le pido a Bertellys que escuche a la gente: trabajamos en condiciones indignas, no tenemos material, ropa, nada; y tras esto, un don nadie que viene una o dos veces por semana y cobra 30.000 o 40.000 pesos, maltrata a los trabajadores. Hasta hoy, por lo que están demostrando, son de la misma calaña que la gestión anterior.

“HAY MUCHOS TESTIGOS DE LO QUE PASÓ”

De acuerdo a lo que comentó Miguel Burgos ayer al hablar con este diario, hay una filmación de una parte de los hechos ocurridos el pasado viernes 6, cuando Gustavo Lorusso increpó duramente a una trabajadora y luego, antes de que pudiera irse de las oficinas de Obras Públicas, lo enfrentara su superior directo, el subsecretario de Producción, Empleo y Turismo, Juan Arruti.

En este sentido, el dirigente gremial señaló que “Arruti, defendiendo a la trabajadora, le dijo de todo y el cobarde se asustó”.

A su vez, indicó que a Lorusso (a quien en ningún momento de la nota quiere llamar por su nombre) “lo conozco de vista y escuchando lo que dicen de él los muchachos, lo pinta de cuerpo y alma: es un cobarde”.

En ese marco, advirtió que “la violencia de género no es sólo el golpe, sino también la verbal. Y da bronca que pasen esta cosas porque después, cuando se hacen las marchas de “Ni Una Menos”, estos personajes marchan con una velita para figurar, para que los vean. Son unos hipócritas porque escriben con la mano y borran con el codo”.

Por último, Burgos apuntó que hay muchos testigos de lo que pasó ese día en Obras Públicas, así que el Intendente no tiene escapatoria. Las cosas son como son. Agredió a la trabajadora, es que estos cobardes tienen siempre la misma actitud de buscar al sexo débil para descargar su furia”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *