ENTREVISTA CON JOSE LUÍS DI PASCUALE

Por cuarto año consecutivo, se realizará la Adoración Perpetua

La cita para la feligresía es el mes de febrero cuando se adora a Dios y se pide por intenciones específicas. El sacerdote de la Iglesia Catedral, brindó detalles sobre la celebración que el pasado año tuvo un éxito importante y se extendió durante todo el año.

José Luís Di Pascuale dialogó con EL TIEMPO desarrollando la idea de la Adoración Eucarística que se llevará a cabo en febrero.

ARCHIVO EL TIEMPO
<
>
José Luís Di Pascuale dialogó con EL TIEMPO desarrollando la idea de la Adoración Eucarística que se llevará a cabo en febrero. ARCHIVO EL TIEMPO

La Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento se desarrollará en la Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario desde el 1 de febrero.

“Se trata del esfuerzo extraordinario que Dios nos pide hoy para derramar sobre la humanidad: Sus gracias extraordinarias. Cuando estemos dispuestos a hacer en la tierra como en el cielo, es decir, adorar a Dios perpetuamente, entonces Dios creará un “nuevo cielo y una “nueva tierra”.

Se trata de cubrir las 24 horas del día rezando por las intenciones que transmitió el Papa Francisco. Por tal motivo los interesados deben inscribirse en las planillas que se encontrarán frente al Santísimo que está en la misma Catedral, después de la misa de 8 horas en el lateral izquierdo y durante la noche. Se ingresa por la puerta lateral (para mayor seguridad). Esta práctica culminará el 28 de febrero.

EL TIEMPO dialogó con el sacerdote José Luís Di Pascuale (Padre Kelly), quien se refirió con más detalles a la Adoración Eucarística.

“La oración sólo se presta a Dios”

En primer término sostuvo que “la Adoración se realizará durante todo febrero, aunque este es el cuarto año que se realiza, después del tercer año que se hizo a pedido de la feligresía se concretó durante todo el año. O sea, después de febrero de 2016 que se realizó esta práctica, se desarrolló durante todo el año después de la misa del miércoles por la tarde hasta la del jueves, es decir un día por semana”.

Explicó qué es la Adoración Eucarística “es adorar a Dios como Dios, es decir la oración sólo se presta a Dios y nosotros creemos que está presente en la Eucaristía, Jesús que es verdadero hombre y el verdadero Dios. Es prestarle el obsequio de nuestro tiempo, de nuestra alegría de alabarlo, de agradecerle y pedirle; es la oración que se dirige a Dios y también pidiéndole intenciones específicas establecidas y que cada uno, además de pedirle por cada uno, pida por estas intenciones”.

Precisó que “una de ellas son las vocaciones sacerdotales que tanto pide el Papa Francisco y él mismo pide que recemos por él. Nosotros lógicamente lo hacemos en todas las misas y la necesidad más grande de la Diócesis son las vocaciones. Esas son como las dos grandes por las que rezamos”.

Especificó que “se podrá hacer en todo el mes de febrero en todos los horarios, una hora como mínimo. Tratamos de que haya 2 ó 3 personas por hora. Será en el templo del altar de Inmaculada o en la capillita del baptisterio”.

Por último destacó que “la pasada celebración de los Reyes Magos nos enseña a agradecer el regalo de Dios que es Jesús y esta actitud que es netamente cristiana se trata de pensar en el bien del otro o en lo que lo hace felíz. Si bien está pensando en los niños (refiriéndose a los regalos) pero lo trasladamos a todos en las relaciones en la familia y en todo tipo de ellas”.

Cabe señalar que la práctica de la Adoración Eucarística es una de las más tradicionales pero quizás convenga decir una palabra sobre el sentido de la oración. Para los católicos  la primera expresión de la fe es la oración, es como respirar. La adoración es dedicarle un tiempo a Jesús para rezar, para pedir, la fe que se expresa en la oración puede ser de alabanza, de pedido, de acción de gracia y está dedicada las 24 horas del día durante todo febrero.

Esta práctica de este mes tiene un valor extra porque ya de por si es muy importante rezar ante el Santísimo, la adoración perpetua tiene el valor de dedicarle todo un mes, aunque nadie está un mes ante el Santísimo.

Es la comunidad la que se va distribuyendo cada hora y hay una o más personas que están rezando en nombre de todos. Se le ofrece a Dios durante todo un mes por las intenciones fundamentales.


¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *