LO DECIDIÓ EL GOBIERNO PROVINCIAL

Por falta de personal, cerraron un pabellón del Instituto Lugones

Uno de los tres pabellones del Instituto de Menores Leopoldo Lugones fue cerrado por la provincia ante la falta de personal. El secretario Adjunto de ATE, Eduardo Bercovich, indicó ayer que “no había forma de sostener el Instituto” tal y como estaba funcionando.
<
>
El secretario Adjunto de ATE, Eduardo Bercovich, indicó ayer que “no había forma de sostener el Instituto” tal y como estaba funcionando.

La entidad que alberga a menores derivados judicialmente, funciona ahora con dos pabellones. La falta de personal, y también las malas condiciones edilicias y de alimentación, fueron determinantes para que la provincia tomara esa resolución que había sido pedida por personal y también por una jueza de esta ciudad. De esta manera, quedaron 18 menores albergados en el Instituto. Aún resta que el gobierno provincial dé respuesta a otras problemáticas que afectan severamente a la institución.

A mediados de marzo, funcionarios del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia estuvieron en esta ciudad recorriendo el Instituto de Menores Leopoldo Lugones para tomar contacto con las problemáticas de la institución. Las dos cuestiones princípiales que les plantearon en ese momento fueron la falta de personal y la superpoblación de menores.

Finalmente, la semana pasada llegó la orden de cerrar un pabellón y trasladar a los seis chicos alojados allí, lo que implica que ahora el personal se distribuya de otra manera. Además, esa decisión llevó a que otra de las problemáticas planteadas se resuelva -aunque por decantación-, como es la de la comida. El Instituto seguirá recibiendo la misma cantidad de comida, lo que les permitirá alimentarse más adecuadamente.

Así lo expresó ayer al hablar con este diario el secretario Adjunto de ATE, Eduardo Bercovich, uno de los responsables de llevar adelante los reclamos. En ese sentido, mencionó también a la jueza subrogante en el fuero de Responsabilidad Penal Juvenil,

Mariana Iriani, y a la defensora Oficial de Menores, Laura Serradell.

No obstante, el sindicalista no olvidó mencionar que aún esperan respuesta a otros reclamos como el mal estado en el que se encuentra el edificio, donde hay filtraciones de agua, la calefacción no funciona y los grupos electrógenos tampoco, entre otras tantas problemáticas.

El cierre del pabellón

En un principio, el dirigente comentó que “se cerró el pabellón que tenía seis menores” y recordó que hace dos años aproximadamente se presentó un habeas corpus por el estado edilicio en el que se encontraba el Instituto, la falta de personal, la mala alimentación que se les daba a los menores, la superoblación, entre otros.

Cuando asumieron las nuevas autoridades, responsables del Organismo de Niñez y Adolescencia -con el subsecretario de Responsabilidad Penal Juvenil Felipe Granillo Fernández a la cabeza visitaron el lugar y recibieron las mismas consideraciones por parte de funcionarios judiciales, trabajadores y de la Asociación de Trabajadores del Estado.

En ese encuentro, que se llevó adelante en marzo pasado, y ante la advertencia de la jueza Mariana Iriani de que si el gobierno provincial no tomaba cartas en el asunto -fundamentalmente en lo relacionado a terminar con la sobrepoblación y contratar personal- clausuraría uno de los pabellones, los funcionarios pidieron 10 días para en ese tiempo poder evaluar la situación y tomar una decisión.

Y, finalmente, la decisión fue cerrar uno de los pabellones ante la imposibilidad de tomar personal que el gobierno bonaerense.

“La provincia tenía que nombrar urgente personal, porque no se habían cubierto 11 vacantes que se fueron dando en los últimos años por jubilaciones y renuncias. El subsecretario Granillo dijo que no había forma de nombrar trabajadores en forma urgente y ahí fue cuando la jueza Iriani le dijo que clausuraría uno o que la provincia lo cerrara”, explicó Bercovich.

Unido a la problemática de la falta de gente, también estaba la de la mala y escasa alimentación que reciben los menores. “Esto también se le planteó al funcionario, a quien le hicimos ver que si cerraba un pabellón y trasladaba a los chicos a otro lugar, la comida iba a alcanzar bien para que los que quedaran se alimenten como corresponde”.

Ante estos argumentos, “en menos de 10 días, la provincia decidió cerrar uno de los pabellones y se llevaron a seis chicos a otro instituto”, consignó el dirigente al hablar ayer con este diario.

Así, hoy hay 18 menores “que están distribuidos en dos pabellones. Ahora, el personal trabaja un poco mejor y la comida alcanza para todos los chicos que están comiendo mejor”.

En ese marco fue que advirtió que como estaban “no había forma de sostener el Instituto. Sabemos que todos los institutos de la provincia están sobrecargados, pero este ya no podía seguir como estaba”.

Añadió en cuanto a la respuesta que obtuvieron que “esta nueva gestión, desde luego presionada por la jueza y los trabajadores, dio una respuesta bastante rápida. Esto se logró con la unión del Poder Judicial, los trabajadores y ATE”.

Otros temas a resolver

Asimismo, indicó que ATE y los trabajadores están en plena negociación con la provincia para que nombren cinco empleados y que “está todo bien encaminado”.

No obstante advirtió que “no queremos adelantarnos demasiado porque esos expedientes que se iniciaron pueden tardar una semana, dos meses o años. Todo depende de la voluntad política”.

Consultado si se reabriría el pabellón que fue cerrado si logran que se nombre más personal, dijo que “la idea es que vayan escalonadamente cubriendo los cargos que faltan para que el cupo del Instituto, que es de 22 menores, se vuelva a ocupar. Hasta que no suceda esto, el Lugones tiene que trabajar con dos pabellones”.

Por otro lado, indicó que aún resta que el gobierno provincial dé respuesta por el problema edilicio que presenta el lugar, donde además “no funciona la calefacción ni la caldera ni el grupo electrógeno, y además falta una máquina importante en el lavadero. Estamos esperando que lo solucione”.

Por último, Bercovich remarcó que “son cuestiones importantes que también las tiene que solucionar la provincia”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *