EL VIERNES, EN ALVEAR ENTRE 9 DE JULIO Y BOLÍVAR

Por la irresponsable actitud de un vecino, un recolector de residuos sufrió una grave lesión

Agustín Cuevas ya sufrió el corte en el talón y sus compañeros le brindan los primeros auxilios. En el sanatorio se pudo constatar la profundidad de la herida que le provocó al joven un vidrio roto. Con el yeso colocado, el trabajador deberá aguardar que se determine si, por la lesión, será intervenido quirúrgicamente.
<
>
Con el yeso colocado, el trabajador deberá aguardar que se determine si, por la lesión, será intervenido quirúrgicamente.

Un trozo de una fuente de vidrio previamente rota cayó sobre el pie derecho del damnificado, un joven trabajador de Transporte Malvinas, provocándole lo que en principio sería la fractura del Tendón de Aquiles. Al damnificado tuvieron que colocarle yeso. Esta semana le realizarán estudios para determinar si es necesario someterlo a una intervención quirúrgica. –

Por tercera vez en lo que va del año, un trabajador de Transporte Malvinas S.A sufrió en las últimas una lesión de consideración como consecuencia de la imprudencia de algún vecino que colocó en una bolsa de residuos –sin ninguna medida precautoria ni cartel para advertir del peligro- vidrios rotos que, al romperse el envoltorio de nylon, terminaron cayendo sobre un pie del recolector domiciliario, provocándole lo que en principio sería la rotura del Tendón de Aquiles.

Víctima del hecho resultó un joven de 22 años identificado como Agustín Cuevas, quien debió ser trasladado al Sanatorio Azul para la colocación de un yeso, previa atención –primero en el mismo lugar del incidente y luego, en el centro de salud privado- de un profundo corte por encima del tobillo de la pierna derecha.

El lamentable suceso tuvo lugar el viernes, alrededor de la hora 22, en momentos que Cuevas retiró la bolsa que había en un canasto de un domicilio situado en calle Alvear entre 9 de Julio y Bolívar.

Emilio Cuevas, papá de Agustín y también trabajador de Malvinas, y Carlos Lirio, delegado gremial de los empleados de la empresa que realiza el barrido manual y la recolección domiciliaria y traslado hasta la planta de disposición final EcoAzul.

El papá del muchacho herido lamentó que haya personas que irresponsablemente dejan una bandeja de vidrio rota dentro de la bolsa, sin tomar los recaudos necesarios y poniendo en serio riesgo la integridad física de los recolectores domiciliarios de residuos.

El hombre, que trabaja desde hace años como barrendero para la misma firma, dijo no saber quién es el contribuyente que cometió semejante accionar reprochable, más allá de mencionar que la dueña del domicilio al que pertenece el canasto de basura salió de la casa y alegó que la bolsa en cuestión no era de su propiedad.

“La señora se puso a llorar, pero lo cierto es que alguien dejó esa fuente de vidrio rota en una bolsa que se rompió y esto le provocó una lesión grave a uno de nuestros compañeros. Somos trabajadores y nadie tiene derecho a poner en riesgo nuestra vida”, expresó Lirio.

El delegado sindical lamentó que, en lo que va del año, no haya sido éste el primer accidente de similares características que sufren, cuyas consecuencias pagan los obreros que no hacen más que estar cumpliendo con su labor.

“Es el tercer muchacho que se nos corta un tendón. Es lamentable y grave lo que sucede porque, como en este último caso, recién en la semana vamos a saber las consecuencias que esto puede tener en el compañero”, agregó el dirigente gremial.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *